Sociedad

En Venezuela Las Calles Y Aceras Son Una Trampa Mortal Para Los Peatones



En Venezuela Las Calles Y Aceras Son Una Trampa Mortal Para Los Peatones - Sociedad

Además de los muchos y muchos problemas que tenemos los venezolanos, y que ya son bien conocidos por mucha gente. Una actividad tan simple como caminar normalmente por la acera puede incluso mandarte al hospital.

El problema es multifactorial, y algunos de los elementos que conspiran en contra de personas inocentes que lo único que quieren es ir de un lado a otro, de la forma mas básica que tenemos los seres humanos (caminando) son los siguientes:

Los venezolanos la mayor parte del tiempo no tenemos la mente 100% en lo que estamos haciendo, así que cuando vamos caminando a la vez estamos pensando en un montón de problemas que resolver: Que tengo que comprar esto o lo otro y no tengo dinero, que se me daño el carro o algún electrodoméstico y no lo puedo reparar ni reponer, que no tengo agua hace una semana, etc. Y por otro lado al caminar más que prestar atención a donde pisamos, debemos estar alertas a la venida de algún amigo de lo ajeno que quiera despojarnos de lo poco que tenemos.

 

El estado de las calles y las aceras es lamentable, abundan los huecos, desniveles, objetos salientes en el piso, alcantarillas sin tapas, montones de basura que obstaculizan el paso directo por la acera y obligan al peatón a tomar la calle para poder seguir su camino.

Además de los huecos en las aceras abundan restos de estructuras, pues si se cae un poste o algún tubo la base queda allí y nadie se encarga de removerla, también tenemos que lidiar con el increíble diseño de estructuras de cemento en el piso que delimitan las áreas, y gracias a las cuales muchas personas han sufrido caídas y lesiones, como es el caso del boulevard de Sabana grande en Caracas.

 

 

Si es de noche todo este asunto empeora, ya que en la gran mayoría de las calles y avenidas del país el alumbrado público no funciona, y la oscuridad hace que los peatones sean más vulnerables a tropezarse o a ser víctimas del hampa.

Y si mencionamos el metro de Caracas, le colocamos la cereza al pastel, debido a que diariamente personas se lesionan dentro del sistema metro, un hecho muy común es que accidentalmente introduzcamos el pie en el espacio que queda entre el anden y el tren, terminando con múltiples traumatismos en las piernas, o fracturas en el peor de los casos, o tener la mala fortuna de caerse en cualquiera de las áreas y ser pisoteado por los demás usuarios.

En mi experiencia personal les comento que recientemente, yo pase a formar parte del gran grupo de personas que hemos terminado lesionados simplemente por caminar en las calles. Un día al salir de mi trabajo, me dirigí a mi casa, para lo cual tome el metro, luego al salir de la estación debo caminar hasta el lugar donde tomo el autobús, eran alrededor de las 7:00 pm, y la calle estaba completamente a oscuras, siendo los automóviles al pasar los que alumbraban un poco el lugar, sin embargo realmente yo iba caminando muy rápido y pendiente más que del lugar donde pisaba, de no ser victima de la delincuencia, y termine siendo víctima de un desnivel en el piso con el cual tropecé y aunque trate de recuperar el equilibrio, termine cayendo, con la mala suerte de que al hacerlo, impacte mi cara contra la rejilla de una alcantarilla que se encontraba en la acera, golpeándome sobre todo la boca,

 

y sufriendo varias cortadas en la cara, perdiendo además parte de un diente, sin mencionar que mis lentes se desarmaron.

 

A pesar de todo debo agradecer a Dios de que en mi país aún queda gente buena, pues recibí ayuda de por lo menos tres o cuatro personas, uno de los cuales me ayudo a levantar y me dio papel sanitario para limpiar la sangre de mi cara, otra persona me dio agua para lavarme la herida y trato de tranquilizarme y me acompañaron mientras llamaba por teléfono para pedir ayuda. A pesar de que no puedo recordar sus rostros, les agradezco muchísimo a esas personas que al verme caer se detuvieron a ayudarme de la manera que podían.

Termine con tres cortadas en el rostro, raspones y un diente partido, el atenderme esas heridas tampoco fue fácil y forma parte de otra de las tragedias que vivimos los venezolanos, los servicios de salud, tanto públicos como privados, y luego la otra parte que es conseguir los medicamentos, realmente triste nuestra realidad.

Es muy lamentable que algo tan simple como caminar por ahí, por donde queramos, no podamos hacerlos tranquilos ni libremente, seguramente si estuviese en otro país y me pasa esto hubiese demandado al estado por los daños sufridos, pero en nuestro caso no es así, nosotros mismos tenemos que ver como hacemos y agradecer que no nos pasó algo peor. No nos queda más que enfrentar las consecuencias, en mi caso, las cicatrices en la cara, y el daño en mis dientes, y como dicen en Venezuela “Salí     barata”, aunque ahora parezca prima de “Chucky”.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.17 - 24 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ibeth Benitez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información