Salud

Enfermedades más comunes de transmisión sexual

enfermedades de transmisión sexual

Las ETS son infecciones que se transmiten de una persona a otra durante el sexo. Son muy comunes y muchas personas que la padecen no presentan ningún síntoma obvio de la enfermedad.

Algunas ETS también pueden transmitirse por medios no sexuales, como la sangre u otros compuestos sanguíneos y de la madre al hijo. Los hombres y mujeres de todas las edades, regiones, orígenes étnicos y niveles económicos pueden contraer ETS.

¿Cuáles son los tipos más comunes de ETS?

La mayoría de las ETS pueden detectarse fácilmente a través de una prueba y en su gran mayoría solo necesitan un tratamiento adecuado. Hay guías y consejos que puedes conseguir gracias a internet, como por ejemplo la guía de salud unof.org podrás conocer acerca de los tratamientos sin recetas existentes en función de cada patología.

A continuación te explicamos las enfermedades de transmisión sexual más comunes.

Gonorrea

La gonorrea es causada por una infección bacteriana que ataca generalmente las membranas mucosas.

Los síntomas más comunes de la gonorrea son flujo o sangrado vaginal entre períodos. Los casos no tratados pueden llevar a complicaciones como la enfermedad pélvica inflamatoria, el embarazo ectópico y la infertilidad. Los hombres pueden desarrollar inflamación de la glándula prostática, uretra o epidídimo.

Históricamente, la penicilina se ha utilizado para tratar la gonorrea, pero en la última década ha surgido la resistencia a la penicilina, por lo que se debe usar nuevos antibióticos o combinaciones de medicamentos para tratar estas cepas resistentes.

Herpes genital

El herpes genital puede ser causado por los virus del herpes simple tipo 1 y tipo 2. Cuando aparecen signos, generalmente se manifiestan como una o más ampollas en o alrededor de los genitales o el recto.

Las ampollas se rompen y dejan llagas sensibles que pueden demorar varias semanas en curarse. El virus permanece en el cuerpo de por vida y las lesiones pueden recurrir de vez en cuando.

Las mujeres que adquieren herpes genitales pueden transmitir el virus a sus bebés durante el parto, si no es tratada en los recién nacidos, puede causar retraso mental y muerte.

El herpes genital se trata con terapia antiviral supresiva que ayudan a controlar los síntomas, pero no eliminan el virus del herpes del cuerpo.

Sífilis

La sífilis es el resultado de la bacteria Treponema pallidum y la persona infectada tendrá una lesión sifilítica.

Una mujer que está embarazada y que también tiene sífilis puede transmitir esta ETS a su bebé, lo que puede ocasionar muerte fetal o deformidades congénitas graves. La penicilina sigue siendo el fármaco utilizado en el tratamiento de la sífilis.

Virus del papiloma humano (VPH)

La infección por papilomavirus (VPH – Virus del papiloma humano) es la infección de transmisión sexual más frecuente; la ausencia de síntomas favorece su propagación, ya que la mayoría de las personas afectadas desconocen el proceso infeccioso que se encuentra en curso y la infección por VPH es más común en las mujeres.

Existen alrededor de 100 tipos de virus del papiloma diferenciados según el genoma. Algunos son responsables de lesiones benignas como verrugas, otros pueden producir lesiones preinvasivas (displasia) e invasivas, es decir, cáncer cervical.

En general, el tiempo entre la infección y la aparición de lesiones precancerosas es de aproximadamente cinco años.

El tumor del cuello uterino (cuello del útero) fue la primera neoplasia reconocida por la Organización Mundial de la Salud como totalmente atribuible a una infección, de hecho, es causada en el 95% de los casos por una infección genital por VPH.

Clamidia

Esta infección es la más común de todas las ETS bacterianas, ya que la infección por clamidia puede causar secreción vaginal anormal y ardor durante la micción.

Cuando no se trata en las mujeres puede conducir a la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), una de las causas más comunes de embarazo ectópico e infertilidad en las mujeres. Muchas personas con infección por clamidia tienen pocos o ningún síntoma de infección; pero es fácil de tratar con un antibióticos una vez que se diagnostica.

La clamidia puede infectar la próstata, causando una complicación llamada prostatitis, que puede llevar a la disfunción eréctil.

En los hombres, las bacterias de clamidia pueden infectar la uretra, que es el tubo que lleva el esperma fuera del cuerpo. Con el tiempo, las bacterias pueden viajar a través de la uretra hasta la glándula prostática.

Si la próstata se infecta e inflama, puede restringir el flujo de sangre al pene, lo que puede dificultar la formación o el mantenimiento de una erección.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Pacope

Deja un comentario