Sociedad

Ensayo Contra Los Post-Estructuralistas



Ensayo Contra Los Post-Estructuralistas - Sociedad

La época contemporánea se ve estancada en un trance de esterilidad disfrazada de innovación, apertura y pluralidad cultural. ¿Cómo alguien podría disentir con esto? El mensaje que se divulga con arreglo posmoderno no sólo es espurio, sino que también busca instaurar la confusión deliberadamente. Pero primero, ¿puede la cultura ser más plural? ¿En qué términos? ¿Cómo?… Es absurdo proponer diversificar lo que ya es multiplicidad en sí. No hay nada que sea más diverso que la cultura. Ésta tautología sinuosa envía a mansalva difusas interpretaciones fundadas en yerros conceptuales insoslayables, mas son fundamentados por medio de los enrevesados postulados de la pseudofilosofía pos-estructuralista desentrañada en esta crítica.

Parten de la premisa errónea de la negación de la naturaleza. Error epistemológico que se sostiene en que el hombre no puede pensar sin convertir en artificial toda interpretación que procese su entendimiento. Es decir, no hay nada natural que el ser humano pueda entender sin contaminar tal noción con su intelecto. Ahora bien, admitiendo la parte certera de esta proposición, efectivamente estamos atrapados a merced de nuestras facultades mentales. No obstante, no podemos reducir la verdad a lo que el hombre sea capaz de entender, aún más reconociendo lo limitado que es el saber humano. Y sin dudas, este relato determinista no permite abandonar el antropocentrismo, paradójicamente rechazado por estos pensadores del reduccionismo antropológico. Filósofos de cuarto orden como los más influyentes escritores estructuralistas y los anti-humanistas de Derrida, Foucault, etc. Padres, estos dos últimos franceses, de todo instrumento actual de distorsión en el pensamiento exiguo e inexperto de la inerme juventud consumista. Víctimas sometidas al marketing de un mercantilismo salvaje ornamentado con la moda multicolor.

Lo que profesan, no es de una gran ignorancia, al menos por parte de estos ideólogos. Sino más bien, es de una artería tal que se esconde tras el ropaje de la tolerancia y la inclusión, mientras desvela su parte inferior. A saber, la decadencia que busca instalarse a partir de ideologías de tinte revolucionario. Enarbolando la bandera multicolor, se negocia el ultraje y la corrupción de las identidades. Vendiendo identidad al calor del fanatismo propiciado por eufemismos de “deconstrucción” para vaciar ontológicamente a los individuos borrandolos y ocultandolos en el anonimato de la afluencia. Transfiriendo todo lo privado al orden público, al dominio de las masas. Con el epíteto de “lo personal es político”, por no citar vulgares frases conocidas, se dispone la invasión de la privacidad bajo el subterfugio de la visualización y el cambio paradigmático. El cual hoy se dicta como necesario.

Tal dominio no podría ni asomarse a su consumación sin semejante ingeniería social. Sin el monopolio de la cultura logrado en las últimas décadas. Donde neo-marxistas, aceptaron el sistema aunque sus banderas digan lo contrario, pero encontraron la forma de ejercer el poder para dominarlo subrepticiamente. Justo en donde el poder no se, ahí donde con mas fuerza se ejerce. Y el resabio del materialismo dialéctico no deja de ser la matriz en la cual se funda la manipulación implícita y estratégica desde los frentes más insólitos.

Pero en donde pervive la utopía no es exactamente en la casi superada filosofía marxista, sino en el inmortal espíritu hegeliano. Determinismos de múltiples vertientes filosóficas que comulgan todas con el mismo lapsus execrable: antropocentrismo. Sublimación de lo humano hasta los extremos inconcebibles de divinizar las voliciones de tal modo, que reclaman libertades en nombre de la supuesta liberación de las paredes que ellos mismos construyeron para no dejar salir del constructivismo determinista. Resignación y pensamiento débil, prisión perpetua de cualquier atisbo de libertad en medio del libertinaje organizado con artilugios de coacción refinados. ¡Ay de los que aún crean en la libertad!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

KurtSchneider

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información