Cine y Televisión

Erase una vez un Raton que queria comprar el Español



Erase una vez un Raton que queria comprar el Español - Cine y Televisión

Es difícil no ver la gran mentira que es este sistema capitalista. Observamos todos los días como unas industrias caen y otras se levantan de la nada (o eso parece). Los ojos del mundo se posan en un evento específico cada semana, cuando en el pasado no ocurría nada en varios meses. Se afirma que la censura fue mayor antes, ¿y ahora? Quizá es más sencillo ahogar a la gente en un mar de noticias y escándalos exagerados que censurar libremente, o delimitar un proyecto por razones de beneficio popular. Actualmente los autores de cualquier cosa deben respetar las sensibilidades de millones de ofendidos más que a su propia imaginación. El hacer cualquier cosa o moverte hacia cualquier lugar es peligroso, tanto como adecuado. ¿Para quién sería adecuado que los creadores se tengan que autocensurar, sin demasiado esfuerzo por tanta presión? Sería incorrecto dejar afuera del proyecto al Capitalismo. ¿No fue en su nombre por el que varias democracias latinoamericanas, africanas y en Asia tuvieron que ser degolladas con violencia?

 

Los intereses norteamericanos son imperialistas por antonomasia. Desde invadir países para que una compañía de frutas se hiciera con el monopolio del plátano, ayudar a independizarse a las últimas colonias españolas con la condición de que a ellos se les permitiera construir bases militares en sus territorios (e incluso controlar parte de su PIB), perdonar la vida a criminales nazis a cambio de su cooperación en proyector científicos secretos en Nuevo México, crear grupos paramilitares en todo el mundo para mantener controlados a los gobiernos, hasta una de sus últimas fechorías: invadir un país para destruir sus infraestructuras y apoderarse de sus recursos petrolíferos. ¡EUA es la más grande y exitosa empresa alguna vez creada!, pero es algo que ya no nos sorprende.

 

Sin embargo, ¿quién más que ellos podrían haber fomentado un complot como el que ahora sufre la Industria del Doblaje Mexicano? Si, los gringos regresan de Afganistán, y desembarcan en Veracruz para volver a entorpecernos la vida. Si, descubrieron, por séptima vez, que debajo de ellos hay otros países, otra cultura, otro idioma, pero, sobre todo, un negocio que aún no controlan: el doblaje. Porque sí, Disney (un socio muy activo) ya tiene su empresa de doblaje, que se encarga de la distribución de sus películas para Latinoamérica y España. Sin embargo, esta juega en términos “limpios” dentro de este negocio, pues que ellos mismos se encarguen de que sus productos sean correctamente adaptados no es malo. Lo terrible es que ahora EUA quiere monopolizar la industria del doblaje de México, y posiblemente de toda habla hispana.

 

Ya con el TLC se había menguado la producción de cine Mexicano por las restricciones de “Tiempo en pantalla”, permitiendo que las producciones estadounidenses cobraran más relevancia para el público consumidor, engrosando las filas en sus estrenos y estableciendo sus películas en la mayoría de los cines del país como preferentes frente al producto nacional. “Les abrimos las puertas”, se afirma en un video del canal Zoom f7.

 

Aquí esta el enlace a este excelente video ensayo: https://www.youtube.com/watch?v=I0hq345-v4c

La Motion Picture Association of America vuelve a atacar:

 

“En medio de las discusiones a la reforma a la Ley Federal de Cinematografía –creada en 1992–, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador expresó su preocupación ante la presencia de Hollywood en estos trabajos legislativos.

 

A través de un comunicado de prensa de la Secretaría de Cultura, el gobierno federal afirmó que comparten «la preocupación de la comunidad cultural en torno a la participación de asociaciones que representen intereses extranjeros, en las discusiones de la legislación nacional». Esto debido a que Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, invitó a las discusiones de la reforma a la ley de cinematografía a representantes de la MPAA –la Motion Picture Association of America– asociación que representa a los grandes estudios de Hollywood como Disney, Paramount, Sony, Universal, Warner y Netflix como el miembro más reciente de su alianza. “

 

(Fuente:https://www.cinepremiere.com.mx/amlo-hollywood-ley-cinematografia.html)

 

Actualmente, en México, hay una discusión poco clara sobre el valor de Doblaje Mexicano, y su impacto sobre la sociedad.

 

“De acuerdo con El Economista, la AMACC buscaría aplicar y reformar el artículo octavo de la LFC para que las producciones extranjeras, que con frecuencia desplazan a la producciones nacionales en cartelera, deban exhibirse en su idioma original a excepción de ciertas películas que sí podrían ser dobladas, como las que están dirigidas a niños (tipo Toy Story 4 – 96%) y los documentales de carácter informativo. Esto fue lo que se propuso según el diario:

 

    Las obras cinematográficas y audiovisuales serán exhibidas al público en su versión original y, en su caso, subtituladas al español en los términos que establezca el reglamento. Las clasificadas para el público infantil y los documentales educativos podrían exhibirse dobladas al español y a lenguas indígenas.”

 

(Fuente: https://www.tomatazos.com/noticias/385064/La-AMACC-quiere-prohibir-el-doblaje-de-peliculas-al-espanol-en-Mexico-para-incentivar-el-consumo-de-cine-nacional) Se podrá encontrar información complementaria a esta publicación por otras fuentes.

 

 

 

 

Sin embargo, la discusión se está dando. Dejando fuera lo absurdo de algunas afirmaciones que justifican esta prohibición, la ilegalización de un oficio del que viven cientos de personas, y que más que desgracias, a muchos, nos ha traído alegrías:

 

“La justificación de Mónica Lozano, productora de cine, es proteger el patrimonio cultural para que la gente no se americanice viendo productos ‘‘gringos’’ en español.

 

“Se doblan todas, todas las películas y por eso es necesario reformar la ley”, agregó Lozano.”

 

(Fuente:https://www.elimparcial.com/espectaculos/Quieren-prohibir-doblaje-al-espanol-de-peliculas-en-Mexico-20190710-0192.html)

 

Entonces, según Mónica Lozano, y después de leer información adicional de que lo que se busca es incentivar la industria del cine nacional, se va incrementar la cantidad de público consumidor de cine mexicano desapareciendo otra industria MEXICANA (que es, por cierto, la mejor del mundo), la del doblaje. ¿No sería mejor (aunque es igual de estúpido) prohibir el cine gringo? ¡Viva México!

 

Como desafortunado conocedor de la historia de mi país podría decir, simplemente, “que es la iniciativa de un ocioso burócrata, sin imaginación pero con mucha influencia”, pero no.

 

Aquí solo estoy suponiendo, querido lector: esta no será una estrategia de la Motion Picture Association of America para tomar control de la industria del Doblaje Mexicano, que, como ya lo dije, depende de mucha gente y mucha gente depende de esta, pero que también genera una enorme cantidad de dinero, entre convenciones, conferencias, firmas de autógrafos, presencia en medios tradicionales e internet; fama y reconocimiento del público, leal a un actor o actriz por el que comprarían  un boleto de cine o el peluche de uno de sus personajes (el mejor ejemplo de esto es Humberto Vélez con Homero). Nuestros actores de doblaje se merecen todo este reconocimiento popular, tanto por razones nostálgicas como reivindicativas, después de muchos años de anonimato y desprecio por parte de las productoras de películas, que han preferido pagarle más a un novato famoso que mejorar las condiciones laborales de los profesionales. Capitalismo, lo sé.

 

Los gringos desean todo. ¡Claro, impulsamos la prohibición del doblaje en México, después somos nosotros los que damos asilo a los actores, directores y productores despedidos en empresas privadas en EUA, para que continúen trabajando, monopolizamos esa industria en español (la cual llega a millones en Latinoamérica), reducimos costos y quitamos intermediarios, y nos convertimos, de un día para otro, en el país con el mejor doblaje a nivel mundial; absorbemos los beneficios que la imagen  de estos actores generan en convenciones en EUA (además hay mucho latino en mi territorio- empresa-), que obligaran a que el público del sur tenga que ver a sus ídolos desde el otro lado del muro… o los llevaremos de regreso, pero bajo nuestras condiciones y marcas! Parece demasiado exagerado, pero así hay que temerles a esos bárbaros del norte. El Ratón es insaciable.

 

Si, lector, esta discusión lleva una semana, y han sucedido muchas cosas y ha habido cambios, como que el presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, Sergio Mayer, ya ha abandonado la mesa de negociación por motivos “culturales”, y ahora el tema parece estar en suspenso.

 

Me he puesto a buscar información sobre esto, y también me ha interesado la opinión de otros muchos entusiastas. Sin embargo, hay gente, con un poder mediático enorme, que parece apoyar (desde el punto de vista de los gustos y preferencias, que en ellos son más afirmaciones) esta prohibición. Pero parece haber más apoyo que rechazo hacia el doblaje por parte del público. O sea, que comprar a los “famosos de internet” no les ha servido demasiado a los interesados (es muy obvio que muchos blogueros están comprados por las grandes empresas).

 

Hay muchos argumentos poco válidos para hacer prevalecer los subtítulos sobre el doblaje, como el que dice que hay palabras con un significado más alto y con propósito, en inglés, que se pierden en la traducción. Ya es difícil que un guion sea adecuado y legible para una nación y un público, ahora sería imposible hacer una película pensando en que todo el mundo debe de entender mi chiste local. Esto es igual en el doblaje, que, al igual que los subtítulos, es una traducción, pero no literal, pues se tiene que adaptar el léxico de un idioma o país con el propio, y con ello, inevitablemente, se pierde mucha información. Esta problemática tiene su paralelismo en la traducción literaria. Borges hablo sobre esto, afirmando (en paráfrasis) que la traducción es una “reinterpretación” del traductor de la obra de un autor, y que es imposible que en la traducción no se detecten ciertas adaptaciones personales, que no demeritan el trabajo, porque la información, la prosa o el verso, su significado y forma y estructura se intentan mantener. (Le aclaro, lector, que esta es una paráfrasis mía de lo dicho por Borges; recomiendo buscar más información por si hay fallas en mis palabras). León Felipe, contrariamente, si hizo una interpretación muy personal de los poemas de Whitman, ¡tan maravillosos!

 

El doblaje es muchos trabajados en uno: traducción, reinterpretación, tropicalización (hay casos, es verdad, en que solo unos pocos los disfrutamos), adaptación, actuación, actuación de voz, sincronización, modificaciones en audio, etc. Es una arte desde el punto de vista de la reinterpretación y la presentación. Es absurdo que gente ajena a ese oficio o industria condicione toda esta labor con argumentos y propósitos absurdos. El Doblaje Mexicano es el mejor del mundo porque logra en todos los casos, con sus excepciones, poner a la par el dialogo con la acción. Esta opinión de que se pierde mucha información en la traducción tendría sentido si el margen de explicación en las películas pudiera ser mayor, como en un libro y sus  notas al pie de página, pero no es así. El director de doblaje busca la mayor fidelidad con el material original, y esto lo podemos comprobar en las mismas escenas de las películas; si no fuera así, el dialogo en las películas no estuviera acorde con las actuaciones y acciones sucesivas, sería algo obvio. Además, las empresas productoras de películas, tan celosas, protegen mucho el material original, al punto de que dentro del mundo del doblaje existen problemas con estas respecto a la calidad y contenido, porque temen que el actor distorsione la originalidad de su producto, cosa poco profesional y muy comprometedora para un actor de doblaje.

 

(Enlace video: https://www.youtube.com/watch?v=EY9Aygu8NJk)

 

Solamente los llamados puristas buscan que todo sea literal, cuando nada es puro. Es un error querer ser especialistas despreciando alternativas. Lamentablemente, este problema  es más grande.

 

La sensibilidad moderna simplemente son intereses capitalistas en movimiento. Lo que antes era aceptado, ahora no lo es, y en el futuro se revertirán las cosas… La censura es mayor, también, por el egoísmo. El doblaje es una maravillosa alternativa para ver una película. Los gustos no pueden limitarse, mucho menos las opciones. Está claro que nuestros pensamientos, gustos e ideas no son nuestros; se nos han impuesto, o nosotros mismos hemos elegido resignarnos.

 

Una sociedad de hipócritas no dura.

 

Por Carlos Ávila

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

José Carlos Zarza Ávila

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.