Sociedad

Éric Sadin Y El Auge De La Inteligencia Artificial

Éric Sadin Y El Auge De La Inteligencia Artificial - Sociedad

Desde que en 1996 la supercomputadora Deep Blue venciera al campeón mundial de ajedrez Garry Kásparov en una de las partidas más surrealistas de la historia, poniendo en jaque el valor de la inteligencia humana frente a la omnipotencia de la máquina, la innovación tecnológica no ha hecho sino ampliar sus horizontes, creciendo en eficacia, expectativas y sobre todo en su influencia sobre todos los campos de nuestra vida cotidiana. El filósofo francés Éric Sadin (1973) cuestiona en su último libro La siliconolización de la sociedad la deriva que toma la sociedad actual hacia lo que él define como un “tecnoliberalismo digital”, de alcance global y gravedad impredecible. Sadin identifica el auge de la inteligencia artificial con la creciente deshumanización y la pérdida de los valores, la devaluación de la autonomía y del concepto de sujeto en pro del bienestar material y los intereses del lobby tecnológico. En “La silicolonización de la sociedad” el pensador francés pone el foco en Silicon Valley, capital de la high tecnology y sede de las principales corporaciones de la industria digital a nivel mundial, haciendo hincapié en los peligros que comporta la globalización de un único pensamiento de futuro y en los intereses, políticos y económicos, a que obedece la imparable difusión de la tecnología en nuestras vidas.

Un futuro dudoso, donde las fronteras entre lo científico y lo ético, el derecho a la libertad personal y subjetiva y el control colectivo por parte de la industria se funden en la vorágine del big data, macrodatos recabados por empresas como Google, Apple, Facebook Amazon (conocidos como “los Cuatro”, mastodontes del imperio tecnológico). Corporaciones millonarias que manejan bancos masivos de datos, que almacenan y disponen de la información obtenida de nuestras preferencias personales y las administran en función de sus propios intereses comerciales. El bombardeo de novedades tecnológicas al alcance de unos pocos, la afluencia frenética al mercado de nuevos  dispositivos digitales que suplantan nuestra autonomía y disminuyen la capacidad volitiva del sujeto, la automatización del trabajo en perjuicio de la mano de obra o la visión tendenciosa de un futuro dominado por el capitalismo digital, planteada por los mass media como una realidad inevitable, son algunos de los temas que preocupan al autor de “Vigilancia global” y “La sociedad de la anticipación”. El filósofo relaciona estas tendencias con el desprestigio de los valores humanísticos, y preconiza la necesidad de un cambio social para poner freno a un devenir utilitarista que reduce el valor de lo humano a su mínima expresión.

Sadin dibuja un futuro cercano de tintes distópicos, presidido por la oligarquía de la tecnocracia y el materialismo y la “mercantilización y cuantificación de la vida”, en detrimento de la verdadera evolución colectiva y los límites que marca la delgada línea de la independencia personal.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lila Blair

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información