Ciencia

Erradicar las células tumorales durmientes precursoras de recaídas en el cáncer ya no es un sueño

Erradicar las células tumorales durmientes precursoras de recaídas en el cáncer ya no es un sueño - Ciencia

Se estima que en España se registraron en el año 2017  228.483 casos de cáncer y se especula una previsión para 2035 de  315.413 casos como consecuencia no solo del  aumento de la población sino que también de las técnicas de detección precoz,  las mejoras en el tratamiento tras la cirugía y del aumento de la esperanza de vida.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica la supervivencia a los 5 años del diagnóstico ha aumentado al 65% en comparación de los principios de los años 80 en donde la esperanza de vida no superaba al 45%  como consecuencia de la dificultad en realizar un tratamiento precoz que permitiera establecer un diagnóstico temprano y aumentar la prevalencia de la curación. Un claro ejemplo lo tenemos en las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en donde la posibilidad de quedar libres de recaer en el cáncer en los años 80 se situaba en torno del 70% en comparación a la actualidad que se aproxima al 90% gracias a los avances de la prevención precoz.

¿QUÉ ES UN TUMOR?

Un tumor  es una masa anormal de tejido corporal que está constituido por células que han adquirido  alteraciones y la habilidad  de multiplicarse de forma continua e incontrolada y inhibe la función del cuerpo para que controle la división y el crecimiento celular.

¿CÚAL ES EL MOTIVO DE LA RECAÍDA DE LOS PACIENTES?

Aunque la mitad de los casos actuales de cáncer no presentan recaídas y por lo tanto el paciente puede considerarse libre de enfermedad aún quedan pacientes que muestran resistencia a los tratamientos provocando la reaparición de la enfermedad en pocos años o décadas después. Esto es como consecuencia de las células durmientes tumorales que son indetectables en su mayoría y son capaces de dispersarse por diferentes rincones del cuerpo generando metástasis ya que tienen habilidad para actuar como células madre y regeneran todo el tumor original como consecuencia de su invulnerabilidad a los tratamientos convencionales.

NUEVA ESPERANZA PARA LOS PACIENTES

Tras diez años de investigación, un equipo de investigadores del Vall d’hebron  Instituto de Oncología de Barcelona liderado por Dr. Héctor Palmer y la Dra. Isabel Puig y mediante entidades colaborativas como: La Asociación Española Contra el Cáncer ( AECC), la fundación Fero, el Instituto de Salud Carlos III, Ciberonc y Cellex  han descubierto una nueva diana terapéutica que podría erradicar las células durmientes y permitir potencializar la funcionalidad  del tratamiento terapéutico  contra el cáncer o si más no eliminar la posibilidad de nuevas recaídas. Dicha diana terapéutica se encuentra en el factor epigenético TET2 que es capaz  de conducir con precisión la actividad global del genoma para que se recoja ordenadamente y obligar a las células durmientes a dormirse manteniendo su reorganización a fin de poder activarse en un tiempo corto o décadas después sin morirse.

Esta revelación ha permitido dar otro enfoque y indagar en  tratamientos que permitirán que la enfermedad no vuelva aparecer ya que han demostrado que inhibiendo el factor TET2 las células latentes se mueren en 19 tipos de cáncer diferentes  entre ellos: el glioblastoma, el melanoma, tumores renales, etc.

El objetivo de la actualidad se centra en diseñar un fármaco capaz de inhibir la actividad enzimática  TET2 y así eliminar las células latentes.

Héctor Palmer asegura haber encontrado tener una  serie de moléculas capaces de inhibir el TET2 pero aún están trabajando en la selección de las mejores para potenciarlas y comprobar que no son tóxicas para el organismo humano  y poder generar ensayos clínicos con ellas de aquí 5 años.

Aun así el TET2 deja una huella que es la 5- hidroximetilcitosina o 5hmC que puede medirse con técnicas convencionales en los laboratorios  y así poder predecir con alta precisión si un paciente resistirá a los tratamientos o recaerá más pronto  dependiendo de los niveles de 5hmC y en base a esto, el facultativo médico  podrá realizar un seguimiento más exhaustivo  o mantener terapias durante un periodo más prolongado.

No obstante, para poderlo llegar a evaluarlo en seres humanos  se necesita de la financiación a nivel institucional y el apoyo de las fundaciones privadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Se estima que en España se registraron en el año 2017  228.483 casos de cáncer y se especula una previsión para 2035 de  315.413 casos como consecuencia no solo del  aumento de la población sino que también de las técnicas de detección precoz,  las mejoras en el tratamiento tras la cirugía y del aumento de la esperanza de vida.

 

Según la Sociedad Española de Oncología Médica la supervivencia a los 5 años del diagnóstico ha aumentado al 65% en comparación de los principios de los años 80 en donde la esperanza de vida no superaba al 45%  como consecuencia de la dificultad en realizar un tratamiento precoz que permitiera establecer un diagnóstico temprano y aumentar la prevalencia de la curación. Un claro ejemplo lo tenemos en las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en donde la posibilidad de quedar libres de recaer en el cáncer en los años 80 se situaba en torno del 70% en comparación a la actualidad que se aproxima al 90% gracias a los avances de la prevención precoz.

 

¿  QUÉ ES UN TUMOR?

 

Un tumor  es una masa anormal de tejido corporal que está constituido por células que han adquirido  alteraciones y la habilidad  de multiplicarse de forma continua e incontrolada y inhibe la función del cuerpo para que controle la división y el crecimiento celular.

 

¿CÚAL ES EL MOTIVO DE LA RECAÍDA DE LOS PACIENTES?

 

Aunque la mitad de los casos actuales de cáncer no presentan recaídas y por lo tanto el paciente puede considerarse libre de enfermedad aún quedan pacientes que muestran resistencia a los tratamientos provocando la reaparición de la enfermedad en pocos años o décadas después. Esto es como consecuencia de las células durmientes tumorales que son indetectables en su mayoría y son capaces de dispersarse por diferentes rincones del cuerpo generando metástasis ya que tienen habilidad para actuar como células madre y regeneran todo el tumor original como consecuencia de su invulnerabilidad a los tratamientos convencionales.

 

NUEVA ESPERANZA PARA LOS PACIENTES

 

Tras diez años de investigación, un equipo de investigadores del Vall d’hebron  Instituto de Oncología de Barcelona liderado por Dr. Héctor Palmer  y  la Dra. Isabel Puig y mediante entidades colaborativas como: La Asociación Española Contra el Cáncer ( AECC), la fundación Fero, el Instituto de Salud Carlos III, Ciberonc y Cellex  han descubierto una nueva diana terapéutica que podría erradicar las células durmientes y permitir potencializar la funcionalidad  del tratamiento terapéutico  contra el cáncer o si más no eliminar la posibilidad de nuevas recaídas. Dicha diana terapéutica se encuentra en el factor epigenético TET2 que es capaz  de conducir con precisión la actividad global del genoma para que se recoja ordenadamente y obligar a las células durmientes a dormirse manteniendo su reorganización a fin de poder activarse en un tiempo corto o décadas después sin morirse.

 

Esta revelación ha permitido dar otro enfoque y indagar en  tratamientos que permitirán que la enfermedad no vuelva aparecer ya que han demostrado que inhibiendo el factor TET2 las células latentes se mueren en 19 tipos de cáncer diferentes  entre ellos: el glioblastoma, el melanoma, tumores renales, etc.

 

El objetivo de la actualidad se centra en diseñar un fármaco capaz de inhibir la actividad enzimática  TET2 y así eliminar las células latentes.

Héctor Palmer asegura haber encontrado tener una  serie de moléculas capaces de inhibir el TET2 pero aún están trabajando en la selección de las mejores para potenciarlas y comprobar que no son tóxicas para el organismo humano  y poder generar ensayos clínicos con ellas de aquí 5 años.

 

Aun así el TET2 deja una huella que es la 5- hidroximetilcitosina o 5hmC que puede medirse con técnicas convencionales en los laboratorios  y así poder predecir con alta precisión si un paciente resistirá a los tratamientos o recaerá más pronto  dependiendo de los niveles de 5hmC y en base a esto, el facultativo médico  podrá realizar un seguimiento más exhaustivo  o mantener terapias durante un periodo más prolongado.

 

No obstante, para poderlo llegar a evaluarlo en seres humanos  se necesita de la financiación a nivel institucional y el apoyo de las fundaciones privadas.

 

 

 

 

Se estima que en España se registraron en el año 2017  228.483 casos de cáncer y se especula una previsión para 2035 de  315.413 casos como consecuencia no solo del  aumento de la población sino que también de las técnicas de detección precoz,  las mejoras en el tratamiento tras la cirugía y del aumento de la esperanza de vida.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica la supervivencia a los 5 años del diagnóstico ha aumentado al 65% en comparación de los principios de los años 80 en donde la esperanza de vida no superaba al 45%  como consecuencia de la dificultad en realizar un tratamiento precoz que permitiera establecer un diagnóstico temprano y aumentar la prevalencia de la curación. Un claro ejemplo lo tenemos en las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en donde la posibilidad de quedar libres de recaer en el cáncer en los años 80 se situaba en torno del 70% en comparación a la actualidad que se aproxima al 90% gracias a los avances de la prevención precoz.

¿  QUÉ ES UN TUMOR?

Un tumor  es una masa anormal de tejido corporal que está constituido por células que han adquirido  alteraciones y la habilidad  de multiplicarse de forma continua e incontrolada y inhibe la función del cuerpo para que controle la división y el crecimiento celular.

¿CÚAL ES EL MOTIVO DE LA RECAÍDA DE LOS PACIENTES?

Aunque la mitad de los casos actuales de cáncer no presentan recaídas y por lo tanto el paciente puede considerarse libre de enfermedad aún quedan pacientes que muestran resistencia a los tratamientos provocando la reaparición de la enfermedad en pocos años o décadas después. Esto es como consecuencia de las células durmientes tumorales que son indetectables en su mayoría y son capaces de dispersarse por diferentes rincones del cuerpo generando metástasis ya que tienen habilidad para actuar como células madre y regeneran todo el tumor original como consecuencia de su invulnerabilidad a los tratamientos convencionales.

NUEVA ESPERANZA PARA LOS PACIENTES

Tras diez años de investigación, un equipo de investigadores del Vall d’hebron  Instituto de Oncología de Barcelona liderado por Dr. Héctor Palmer  y  la Dra. Isabel Puig y mediante entidades colaborativas como: La Asociación Española Contra el Cáncer ( AECC), la fundación Fero, el Instituto de Salud Carlos III, Ciberonc y Cellex  han descubierto una nueva diana terapéutica que podría erradicar las células durmientes y permitir potencializar la funcionalidad  del tratamiento terapéutico  contra el cáncer o si más no eliminar la posibilidad de nuevas recaídas. Dicha diana terapéutica se encuentra en el factor epigenético TET2 que es capaz  de conducir con precisión la actividad global del genoma para que se recoja ordenadamente y obligar a las células durmientes a dormirse manteniendo su reorganización a fin de poder activarse en un tiempo corto o décadas después sin morirse.

Esta revelación ha permitido dar otro enfoque y indagar en  tratamientos que permitirán que la enfermedad no vuelva aparecer ya que han demostrado que inhibiendo el factor TET2 las células latentes se mueren en 19 tipos de cáncer diferentes  entre ellos: el glioblastoma, el melanoma, tumores renales, etc.

El objetivo de la actualidad se centra en diseñar un fármaco capaz de inhibir la actividad enzimática  TET2 y así eliminar las células latentes.

Héctor Palmer asegura haber encontrado tener una  serie de moléculas capaces de inhibir el TET2 pero aún están trabajando en la selección de las mejores para potenciarlas y comprobar que no son tóxicas para el organismo humano  y poder generar ensayos clínicos con ellas de aquí 5 años.

Aun así el TET2 deja una huella que es la 5- hidroximetilcitosina o 5hmC que puede medirse con técnicas convencionales en los laboratorios  y así poder predecir con alta precisión si un paciente resistirá a los tratamientos o recaerá más pronto  dependiendo de los niveles de 5hmC y en base a esto, el facultativo médico  podrá realizar un seguimiento más exhaustivo  o mantener terapias durante un periodo más prolongado.

No obstante, para poderlo llegar a evaluarlo en seres humanos  se necesita de la financiación a nivel institucional y el apoyo de las fundaciones privadas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.60 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ARLETTE21

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información