Literatura

ESCRITO A PEDAZOS



ESCRITO A PEDAZOS - Literatura

# I. Me enamoré de ella nada más verla; de su pelo rojo hecho de hilos de fuego, de su fuerza y su regia figura. Pero fue su inteligencia, tan sagaz, tan sexy, tan brillante, lo que me atrapó en sus grandes ojos para siempre.

 

# II. El verdadero amor no entiende de sexo, tan solo de lealtades. El ser humano es biológicamente « heterosexual», luego, todo depende de la fuerza con la que actua cada parte de nuestras racionales pulsiones. Nuestra parte biológica suele ser la más fuerte, pues así estamos programados; aunque como seres racionales que somos, hay veces que nos cuestionamos nuestra propia naturaleza en relación a las «cuestiones del amor.»

 

# III. Siempre me sentí solo, incomprendido. Jamás nadie se fijó en los surcos que mis lágrimas dibujaban al correr por mis mejillas. Nunca lloré en público, pues quizá, quise esconder las debilidades que mi alma acomplejaba tener. Sentirme como los demás pretendí, ser aceptado en el rebaño; pero por más que intentaba esconderlo, siempre sospeché que mis ojos no veían el mundo como la hacían los demás. El tiempo me dio la razón, y no tuve más remedio que aceptarlo.

 

# IV. ¡Dispara! Apunta a ese ser de oscuro corazón. Que no hay mayor pesar que estar preso de uno mismo, sin celda, sin cadenas, sin nada que te impida ser libre, con la única excepción de tu propio miedo. ¡Dispara!¡Acaba con él!

 

# V. ¿Acaso, has sentido alguna vez, que tu cuerpo se elevaba tan alto que podías ver las eternas cumbres rozando tus pies, o que dentro de tí quemaba un fuego tan intenso, tan poderoso, que podría competir con la fragua del mismísimo Vulcano?

 

# VI. Siempre he pensado que el amor nos hace débiles. Pero contigo es diferente. Es una sensación ambigua, contradictoria. Es como sentir el fuego y el hielo penetrándote el alma a la vez. Ahora que te conozco, que te he encontrado, me siento débil ante la incerteza de perderte, de no poder ser lo que tú esperas de mi. Per contradictoriamente, me siento a la vez fuerte y poderoso, invencible, eterno cada vez que estoy a tu lado, cada vez que me miras, me sonríes, me besas, me abrazas, me haces el amor.

 

# VI. Espero que tus dioses puedan perdonarte, porqué yo, jamás podré hacerlo.

 

#VII. Tiemblan las nubes, mande el rayo a la simiente de la tierra, donde los hombres renacen, donde en yerma hierba reposan.

 

# VIII. Él, era un chico solitario, perdido, melancólico, tristemente atrapado en una rutina que desgastaba día tras día el brillante color oliváceo de sus grandes ojos. Ella, era una joven alegre, risueña, llena de esperanzas y de luz a pesar de los malos momentos que llevaba escrito en su pasado. Se encontraron por casualidad. Él no sabía exactamente como reaccionar ante la cegadora sonrisa de la chica; ella, se enamoró al instante de ese misterioso joven. El chico quiso decir algo, pero el miedo lo paralizó. Fue ella la que dio el primer paso, convirtiendo la tristeza en esperanza, el miedo en valor, y la melancolía en un pasado olvidado. Ella, se convirtió en la luz que hacían brillar día tras día esos grandes ojos oliváceos, sin importar nada de lo que había sucedido hasta ese mismo instante.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información