Literatura

Espartaco y la profecía

Espartaco y la profecía - Literatura

A todo el mundo nos suena Espartaco ya sea a través del cine, la literatura o de la historia. De este gladiador tracio se han contado sus hazañas y hoy les quiero traer una que cuentan los antiguos que le acaeció antes de levantarse en armas contra los romanos.

Plutarco, autor que vivió entre los siglos I y II d.C., nació en Queronea (región de Beocia), Grecia, es quién nos ha legado una obra (de otras que ha escrito) que ha llegado íntegra hasta nosotros llamada ‘’Vidas Paralelas’’. Es una obra biográfica donde narra la vida de personajes griegos y romanos para luego compararlos (de ahí el nombre de su obra).

Uno de los personajes que narra es Marco Licinio Craso (quien lo compara con el griego Nicias). En su biografía realiza una digresión para explicarnos la tercera guerra servil, es decir, la revolución de los esclavos y gladiadores liderada por el tracio de origen meda Espartaco. De todos los autores que nos hablan de Espartaco, Plutarco es quien nos ofrece más información sobre el tracio.

Aspecto muy interesante es el tema de su esposa y la profecía de la serpiente por el cual ella vaticinó su futuro. Es precisamente Plutarco quien nos da esta valiosa información, aquí la presento:

‘’Se cuenta que cuando fue la primera vez traído a Roma para ponerle en venta, estando en una ocasión dormido se halló que un dragón se le había enroscado en el rostro, y su mujer, que era de su misma gente, dada a los agüeros e iniciada en los misterios órgicos de Baco, manifestó que aquello era señal para él de un poder grande y terrible que había de venir a un término feliz. ‘’

Dice Plutarco que aquello sucedió cuando fue traído a Roma para ponerle en venta, es decir Espartaco aún no era ni gladiador, no sabía ni el mismo que iba a ser de su vida, próximamente iba a ser puesto en el foro de lo más seguro de la ciudad de Capua en un puesto de venta público de esclavos junto con el resto de prisioneros (en el que estaba su mujer) a la espera de que alguien les comprase. ¿Qué quiero decir? Pongámonos en la situación de Espartaco: Roma le tiene de prisionero a él, junto a su esposa y al resto de tracios, para llevarlos al foro de la ciudad de Capua lo más seguro dado que allí ejerció como gladiador. En el foro es donde se ejercía la vida pública, se vendía productos del mercado por ejemplo, y aparte de alimentos y objetos no materiales, estaban los esclavos traídos de tierras lejanas que eran vendidos a subasta. Allí iban a ser vendidos Espartaco, su esposa y el resto de los tracios que se habían rebelado contra Roma por no haber luchado contra Mitrídates, ya lo hemos visto en los libros esta historia.

Pues antes de ser vendido es cuando Espartaco tuvo ese sueño, Plutarco nos cuenta que un dragón se le enroscó en el rostro. Otras traducciones del texto dicen que fue una serpiente, es depende de la traducción, generalmente los traductores dicen ‘’serpiente’’. Pero casi que lo mismo es en realidad, en aquella época en la cultura occidental no iba a ver distinción. Espartaco confiando en su mujer le contó el sueño para saber qué podía significar. Si la mujer conocía el sueño es porque Espartaco confiaba en ella, de lo contrario no se lo hubiese confiado. Su mujer ya trabajaba en un templo de Baco (Dionisio griego) como maestra de la adivinanza, dicho con mis palabras lo que nos dice Plutarco. Es el dios del vino, de la fiesta, de las orgías, de…en fin…de ¡vida la fiesta y del desenfreno y disfrutad de la vida que son dos días!

Desde la antigüedad se interpretaban los sueños de diferente manera y la mujer de Espartaco interpretó su sueño de aquella manera. Una serpiente (o dragón) enroscada en su rostro era ‘’señal para él de un poder grande y terrible que había de venir a un término feliz. ‘’ Ciertamente poco hay que analizar estas palabras pues esas palabras ya lo dicen todo. Espartaco se convirtió en un enemigo mortal para Roma que trajo continuas muertes y destrucción (ahí lo ‘’terrible’’) pero liberaría a los esclavos dándoles la libertado (lo ‘’grande’’ y que conduciría a lo ‘’feliz’’) aunque ya sabemos que la historia no acabó bien, Espartaco consiguió que los esclavos viviesen libres durante un tiempo.

Plutarco sobre su mujer añade unas últimas frases: ‘’ Hallábase también entonces en su compañía y huyó con él. ‘’ Lo que quiere decir que cuando Espartaco y los suyos provocaron la salida de la escuela de gladiadores (ludus) de Capua, su mujer pudo también escapar con él. Digo esto porque otros gladiadores y esclavos no pudieron escapar pero su mujer consiguió dejar Capua con su marido.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alejandro Vides

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información