Cine y Televisión

Esperando Otra Casa…

Esperando Otra Casa… - Cine y Televisión

Pasé mucho tiempo antes de decidirme en ver La Casa de Papel. La mirada perdida de la máscara torturándome cada vez que abría el Hotmail u otra de las redes sociales no podía pasar desapercibida. Y me ganó la curiosidad por saber que es lo que encerraba aquel extraño suceso. Cuando mis amigos comentaban de la Casa yo no podía disimular mi malestar por no saber los detalles.

Pero una noche me atreví a dar el gran paso. Encendí mi nuevo televisor y con mano temblorosa ingresé a Netflix. Mi mirada clavada en la máscara de Dalí duda en presionar el botón de play. ¡Nunca lo hubiera hecho!. Empezaron una serie de aventuras nocturnas y una ocasional llamada de atención con la advertencia del inminente divorcio por parte de mi impaciente cónyuge que me esperaba para dormir, mientras yo era esclavo de las inteligentes intrigas de el Profesor. Aún pesan en mis  ojos las madrugadas y las miradas de esperanzas que ponía para ver el tiempo que me quedaba para dormir después de gustar la serie. Y cerraba los ojos con el cargo de conciencia después del pecado cometido. ¡Pero qué bonito!

Puedo decir sin vergüenza alguna que me atraparon las ideas de ese hombre y puedo decir que en medio del mal que significaba asaltar la casa de la moneda de España creció la simpatía hacia el grupo de delincuentes que protagonizaba la serie. Digo protagonizaban porque hasta ahora se especula tanto sobre la continuación de la serie que uno se pregunta cuánto de cierto hay en ello y si no nos estarán echando flores sobre algo inexistente. ¡No entiendo de verdad a Netflix! ¡no habrá! ¡no debe haber!. Es muy difícil que segundas partes sean tan buenas como la primera (casos excepcionales como Spiderman 2 con Tobey Maguire). El momento más romántico de la serie, que no lo protagonizaron precisamente los jóvenes, sino la inspectora Murillo confinada en su casa y juntando las postales que le dieron las coordenadas para alcanzar a su polémico e ilegal amor, el Profesor. Ese final no merece una continuación. Yo pienso que no puede haber algo más allá y no se lo merece. Es como decir (tal vez herejía) la vida eterna…no puede haber algo más allá de ese hermoso final.

Por de pronto no especulemos, no nos atormentemos con suposiciones y si quieren emociones, pues volvamos nuevamente al capítulo uno. No hay nada mas sabroso que volver a gustar lo que tanto placer nos ha causado…Esperando otra Casa? Espero que no…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

El Profesor

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información