Literatura

Esperando



Esperando - Literatura

La conoció en una tienda. Mujer al fin, daba vueltas por todas partes, indecisa sobre que comprar. Esbelta y elegante, él no pudo quitarle los ojos de encima.
Se acercó al salir de un probador, y le pidió opinión sobre un vestido. Modeló bien coqueta. A partir de entonces quedó prendado.
Era soltero, ella también. La invitó a salir. Lo hicieron varias veces.

-No puedo seguirte ocultando que me gustas, y quiero que seamos más que amigos- al fin le dijo.

Parecía que nunca se le iba a declarar.

-Tengo que pensarlo, no estoy segura. Dame tiempo.

Pero el tiempo se hacía infinito y ella no decidía nada, aunque lo buscaba cada vez que lo necesitaba, y recibía cualquier acto de interés con una sonrisa, sin embargo, rechazaba suavemente cualquier avance. Siempre disponía de una razón para no aceptarlo. Y él le componía poemas, le regalaba flores y canciones, la acompañaba a donde fuera. Siempre disponible como los buenos amigos, siempre incondicional como quienes aman con pureza.
Mientras, el buen caballero continúo esperando y esperando, como si el tiempo no corriera, como si fuese a hacer eternamente joven, hasta que un buen día ella se marchó lejos, con otro hombre, quizás no tan caballeroso, a algún lejano sitio de este mundo.

Moraleja: No derroches tu tiempo esperando por nadie, que tú no eres inmortal.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Pedro P

2 comentarios

  • Es una historia de la vida real. Aquí hay errores por parte de ella y de el. Una muber debe ser clara y no engañar a nadie haciendole creer que si. Y el actuó de buena fe. Pero no se percató de señales que le decía que lo rechazaba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.