Sociedad

 Espiritu Santo.

 Espiritu Santo. - Sociedad

ESPIRITU SANTO.

Hace unos días en una de mis visitas a la iglesia, durante el sermón, uno de los hermanos integrantes de la congregación hablaba sobre el Espíritu Santo. Habló con tan sabias palabras que muchos lo aplaudieron, fue una disertación de ejemplos y fenómenos tan bien ubicados en nuestro camino que no pudimos evitar sentirnos conectados con él.

Pero ¿Realmente sabemos quién es el Espíritu Santo? Hay quien plantea que es una paloma, por aquel suceso ocurrido cuando el bautismo de Jesús. Si buscas en la Biblia podrás encontrar que cuando Jesús fue bautizado el cielo se abrió y el Espíritu Santo vino a él como una paloma.

También, en Génesis 1, El Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas y en Hechos 2, como viento y fuego. Llegaron lenguas de fuego y los allí reunidos comenzaron a hablar diferentes idiomas, según como el Espíritu Santo les facilitara la habilidad de expresarse. Es vigoroso realmente, desde que al hombre le fue entregada la vida por el todo poderoso, podemos ver como ocurren milagros a quien confía en él y siente verdadera devoción.

Realmente es una idea o es la posibilidad misma del hombre de conectarse con él. Si es así, entonces, no es paloma, un río o lenguas de fuego. Es una persona.  En Génesis 1.26 dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. En este versículo se habla ampliamente de la “Trinidad” Padre, Hijo y Espíritu Santo, describiendo a estos como personalidades semejantes. Aunque nunca nadie ha visto al Espíritu Santo, todos nos lo imaginamos como una presencia invisible muy fuerte, capaz de hacer milagros.

Recordemos que Jesús hablaba del Espíritu Santo como alguien que vendría y nos enseñaría todo lo que nos hiciera falta, Juan 14:26. Si es así, no esperemos entonces a alguien débil y falto de inteligencia, nos encontraremos a ese Espíritu enérgico, perspicaz y con mucho poder, pero ¿Cómo sería nuestra comunicación con él? ¿Necesariamente tiene que tener esa semejanza a la que hacía referencia Dios en un inicio? No nos debemos conformar con esa descripción que acabamos de ilustrar, es necesario que interactúes con él, que le hables, que le entregues el control de tu vida pues está deseoso de conocerte y poder obrar en ti esos milagros que te llenarán de ese dominio sagrado.

¿Cómo podemos entender todo? Pongamos un ejemplo: si quieres conocer realmente a tu hijo tienes que hablar con él, interactuar y transmitirle tu amor para que confíe plenamente en ti. De igual manera ha de ser con el Espíritu Santo. Tendremos que buscar un espacio para entablar una comunicación con él, hablarle todos los días, agradecerle y pedirle lo que nos haga falta. Llegará el momento en que te conozca y te sentirás realmente lleno de ese poder.

Una relación casual con el Espíritu Santo no te convertirá en su mejor aliado, debes concederle espacio, tiempo, privacidad y confianza. No será rápido, tal vez, pero el diálogo continuo y tu devoción te irán llevando a él con seguridad y amor.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.91 - 11 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Harold

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información