Anuncios
Sociedad

Esta Es La Verdad Que No Quieres Aceptar!

Esta Es La Verdad Que No Quieres Aceptar! - Sociedad

Tenés que saber cómo hablar el lenguaje del dinero. Cuando vas con un banquero, ¿él te pide el boletín? No. ¿Te pregunta si tenés buenas notas? No. A él no le interesa si fuiste a la escuela.Te pide tu estado financiero, tu estado de cuentas. Tu estado financiero es tu boletín. Muestra al banquero qué tan bueno sos con el dinero o no. Así que el verdadero padre rico, padre pobre es tu estado de cuentas. No quiero un trabajo, quiero activos, porque con eso puedo comprar bienes raíces, mis activos pueden comprar hoteles, comprar pozos de petróleo, empezar un negocio, no quiero un trabajo.

La educación es realmente importante, pero mejor que elijas a tus maestros inteligentemente para saber si son de verdad o no. La mayoría de los maestros no enseñan lo que hacen. Un verdadero maestro es el que hace lo que enseña.

Todas las escuelas, universidades, y sistemas educativos tradicionales del mundo parten del mismo error: te enseñan a trabajar a cambio de dinero. Punto. A partir de ahí, comienzan todas las demás dificultades.

Cuando un padre le da a su hijo el inocente consejo de: “ve a la escuela, consigue un empleo, trabaja duro, sal de deudas y ahorra dinero”, lo que en verdad le está diciendo es lo siguiente: “adquiere una deuda estudiantil, sal a trabajar a cambio de ingreso ganado, el ingreso que más impuestos de todos paga (35-50%), has muy rico a tu jefe, vuélvete más pobre cada año debido a la inflación que devalúa tus ahorros, paga nuevamente la tasa impositiva más alta por los intereses de tus ahorros, jubílate a los 67 y ten presente que tu ingreso disminuirá una vez te retires. En pocas palabras: trabaja duro toda tu vida para pagar más impuestos que nadie y al final jubilarte pobre”.

Los títulos universitarios solo sirven para impresionar a tu jefe y obtener un aumento o ascenso. En el caso de tu negocio, tú eres el dueño, así que, ¿a quién vas a impresionar? Es mejor pasar un par de años levantando un negocio desde cero en las trincheras del mundo real que cursando una maestría aprendiendo a lamer botas y memorizando respuestas.

Necesitas cero diplomas para convertirte en un empresario, pero necesitas un diploma para ir a trabajar para un empresario. Interesante, ¿no?

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Miguel Angel Gomes

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información