Sociedad

Estudiar arquitectura (Parte I)



Estudiar arquitectura (Parte I) - Sociedad

La arquitectura, ese campo que engloba un poco de todo y te tiene noches en vela. Cuando yo empecé la carrera, hace 4 años, me llevé muchas sorpresas. En bachillerato, para mí, esta carrera era una normal, con tus horas de sueño y tus apuntes. Pero es mucho más. Explicaré mi experiencia en la universidad de Barcelona (etsaB) para los que queréis o tenéis curiosidad como funciona este mundillo.

La primera frase que me marcó fue «ser arquitecto es una forma de vida». Todo da vueltas a esto cuando te adentras a este mundo. Debe ser tu prioridad, si quieres salir rápido de la carrera y conseguir ser profesional. Y aunque te descuides con tus estudios, cuando ya has entrado, te das cuenta que todo tiene que ver con eso.

Mi primer día, al llegar a la universidad estaba tranquila. Estudiaba lo que me gusta en la ciudad que me gusta. Claro que tenía nervios también, como todos los primeros días importantes. Pero no me imaginaba entrar donde entré realmente. La primera clase fue proyectos. Es como la asignatura más importante que existe, ya que creas tus proyectos (muy mal los dos primeros años, sinceramente, pero por algo se debe empezar). Me perdí, y me metieron en un aula que no era mi clase, aunque era lo mismo con diferente profesor. Me asusté cuando empezaron a enumerar los diferentes materiales que debías poseer en cuanto antes. Era una lista muy extensa. También me asuste cuando dijeron que la próxima semana debíamos dibujar un proyecto ya existente en un papel din-A1. No tenía ni idea de donde conseguir papel tan grande. Días más tarde descubriría que ese es el pan de cada día de un arquitecto. Nos hablaron por los pasillos de una copisteria en la universidad. Pero era tarde ya porque yo había comprado un papel de ese tamaño (que es algo más grande por ser de pintura) de una tienda de artes. Dibujé muchas horas y saqué un 5, pero eso ya es otra cuestión.

Los materiales que nos dijeron, también los compré al día siguiente. No he usado nada de esos materiales. No los compréis si veis que no los necesitáis. Compraréis mucho más y a todas horas: el material para maquetas. Me ha arruinado, la verdad, pero te acostumbras. Y no pienses «oh, me ha sobrado, lo utilizaré para la siguiente» porque la siguiente el profesor, para fastidiar, te dirá que lo hagas de uno totalmente diferente.

Otra cuestión es el tiempo de dedicación. Olvídate de fines de semana libres o dormir mucho. Por suerte, a mí no me gustaba dormir demasiado. Necesitas muchísimas horas de dedicación y, lo más importante: buscarte la vida. Porque los profesores no te van a ayudar a resolver nada. Te pueden decir lo que está mal o darte referencias, pero tienes que ser tú el que busque lo que necesite. Las notas, aunque le dediques mucho, tampoco pienses que serán 10. O sí. Depende mucho de tu imaginación, ingenio, horas de trabajo, si le caes bien al profesorado…

Oh, casi me olvido. La peor asignatura de la carrera es en primero: dibujo I. Se basa en dibujar a mano alzada. No enseñan bien, las notas son bajas, tienes que estar 3h de pie dibujando sobre una tablilla lo que ves con sus puntos de fuga, etc. Es la asignatura de fuego de la carrera. Mucha gente la ha dejado por ella. Así que cuidado.

Pero, tranquilos, que no sólo tiene cosas malas. Hay mucho apoyo y ayuda entre compañeros. Hay profesores que te marcarán toda tu vida y te enseñarán más allá. Tu conocimiento crece en todos los campos, hasta el de filosofía. Hay muchas salas de estudio que el ambiente es único. La semana de día, que es una semana sin entregas ni exámenes llena de actividades en toda la universidad.

Lo más importante es cómo te cambia la visión de todo el mundo. Te fijas, descubres, etc. Te enriqueces muchísimo y empiezas a pensar de otra forma. Valoras la naturaleza, el aire libre (por lo poco que puedes tomarlo), el café… Conoces a personas increíbles, tanto estudiantes como profesores.

Si os apasiona, podréis con todo esto. Todos hemos podido. Si no te apasiona y lo estudias porque no sabes que más estudiar, replanteate estudiar otra cosa. Necesitas motivación, confianza y si caes (te caerás muchas veces), poder para levantarte.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Simona Lupea

2 comentarios

  • Gracias por compartir tu experiencia. Tu relato me recuerda muchas de las cosas que pasó mi hermana durante su primer año en arquitectura en la Universidad Central de Venezuela. Aunque luego ella pidió cambio a medicina (su pasión).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.