Literatura

Explosiones y tortura en año nuevo (cuento)



Explosiones y tortura en año nuevo (cuento) - Literatura

Llega el último mes del año y aunque hay música, comida y hermosa decoración, no todos la pasan bien.
Tobby era el miembro más peludo de la familia.
Era un dulce cachorrito mordelón y de energía inagotable. Su nueva familia cuidaba de él; no le faltaba comida, agua fresca o algún juguete, podía estar dentro de la casa viendo TV o esperando en la ventana que los niños llegaran para sacudir su colita de emoción… En general le iba bien.


Pero cuando Tobby hacía alguna travesura u olvidaba hacer caca en su lugar lo regañaban fuertemente y lo sacaban al patio toda la noche.
Se sentía triste, le daba miedo la oscuridad y el frió no lo dejaba dormir más aun cuando llovía.
Al otro día se comportaba mejor, ni loco volvería a ese castigo.
Llegó un tiempo donde poco a poco la familia se veía más afanada, la casa se llenó de «juguetes» coloridos y hasta en la sala creció un árbol extraño, con unas manzanas muy brillantes pero sin olor…
Todos estaban locos! Nunca había dulces y galletas en la mesa pero ahora todo el tiempo y por todas partes estaban.
El pequeñito Tobby nunca había visto algo así y jugaba con cuidadito porque recordaba ese frío lugar al que lo mandaban cuando algo salía mal.
Una noche la casa se fue llenando con más y más personas pero no lo dejaban acercarse y lo alejaban.
Se escuchaba sonidos muy fuertes con la que las personas cantaban, bailaban y se sentían felices, todos menos Tobby.


En la cocina era todo diferente, olía delicioso, era algo nuevo y hacía babear al cachorrito, pero curiosear ahí al parecer también estaba mal.
Estuvo un rato dando vueltas buscando un lugar tranquilo entre las personas para poder descansar.
Su dueño se acercó con la correa, Tobby pensó en que se había portado bien y podría salir a dar un paseo, se emocionó y batió su colita pero… lo llevaron al patio. Estaba confundido, no había hecho ninguna travesura, ni orinado algún mueble, no cogió nada de la cocina, ni rompió los «juguetes» que colgaban… Estaba triste, muy triste.


Lloraba pero no lo escuchaban, protestaba pero no le entendían, todos estaban celebrando cuando de repente BOOM! a Tobby casi se le para el corazón y BOOM! otra vez, BOOM! sonaba muy muy fuerte BOOM! trataba de huir pero estaba amarrado BOOM! y se acurrucó atemorizado BOOM! sentía que algo le caía encima BOOM! BOOM! BOOM! era una tormenta? BOOM! nunca había estado tan asustado BOOM! BOOM! le zumbaban los oídos BOOM! cuándo terminaría? BOOM!
El pequeñito Tobby muy triste y asustado permaneció esa larga noche bajo los BOOM! del cielo.


Después de ese horrible acontecer ya no fue el mismo, le asustaba la correa, los juguetes y hasta la comida de olor especial.
Cuando salía tenia miedo… porque no sabía en qué momento sonaría otra vez BOOM!

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

rojapalomino

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información