Literatura

EXTRAÑOS SERES

EXTRAÑOS SERES - Literatura

EXTRAÑOS SERES

 

No recuerdo cómo sucedió, o quizá mi mente se niegue a hacerlo, sólo sé que cuando me di cuenta ya estaba siendo arrastrado por ese gran remolino. Fui llevado a una realidad que yacía en las afueras de esa ciudad llamada convencionalismo.

Todas mis creencias y valores fueron trastocados, y es que llegó como un huracán que arrasó mi templo,  y yo entre sus ruinas, sólo, desprovisto y desorientado.

Su mirada traviesa, pero a la vez firme y serena me invitó a abandonar todo eso que asumía era mi mundo. Mi ser se resistía, pues dentro de esas estructuras, que hasta entonces creía sólidas, me sentía seguro y protegido.

La tarde agonizaba y sus últimas luces se colaban por el techo derruido de mi recinto y lentamente se diluía como invitándome a abandonar el lugar.

Salimos a la vida al morir la tarde y abandonamos esa ciudad que ya dormía. Era un viaje sin retorno, ya nada sería igual desde entonces.

 
Cuándo es que nos volvimos en esos extraños seres
que merodean a horas descompasadas.
Especímenes nocturnos de pasillos secretos y alcobas impensables.
Ávidos de encuentros furtivos.
Eternos buscadores del secreto de la noche,
confidentes de sus más íntimas confesiones.
Cuándo es que fuimos errantes de negras sendas, forasteros en sombríos pueblos,
que embriagados de placer retozábamos en sus solitarias callejas.
…cuándo es que te fuiste, dejándome solo en este extraño mundo.
 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

César Vargas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.