Política

Falacias sobre la estadística electoral en México

Patrocinado


Falacias sobre la estadística electoral en México - Política

Estamos solo a un par de días de la contienda electoral más grande que ha visto México. Hay un escenario polarizado y una sensación de sospecha tan gruesa que casi casi se puede cortar con un cuchillo. Nadie confía ya ni en el vecino.

La verdad sea dicha, el PRI nos ha legado una tradición enorme de fraude electoral y a veces se nos ha mal informado con toda la intención de confundir el proceso y creer que cuestiones anómalas en la estadística son completamente naturales.

Estas son algunas de las falacias que más he visto repetirse en estos últimos días respecto a la manera que tiene el INE de operar y los resultados electorales que proporciona.

Falsa proporcionalidad: “Que el 40% elija a X quiere decir que hay un 60% que no lo quiere para presidente”. El mismo argumento aplica para todos y entre menor es su cuota de preferencia electoral efectiva, mayor es el rechazo de los restantes.

Falsa inclinación: “Los indecisos van a decidir esta elección”. Entre los indecisos hay una porción que no votará, una porción que se decidirá por X candidato y otra que se decidirá por Z o Y. Los “indecisos” no son un colectivo bien definido que de último momento hará cargar la balanza hacia cierto lado.

Falsa tendencia 1: “Es mejor salir a votar a media tarde cuando la tendencia esté marcada”. Este punto es muy curioso porque no solo habla de una responsabilidad electoral-individual en contraposición con la decisión masiva; vaya, que no estás ejerciendo tu voto por criterio propio sino porque ves que la votación está favoreciendo a cierto candidato, lo que hará que votes en contra – creyendo que tu voto podrá equilibrar la balanza- o a favor – creyendo que tu voto sumará la brecha entre el primero y el segundo lugar. No te engañes, votar “cuando la tendencia está marcada” no hace una diferencia. substancial.

Falsa tendencia 2: “La votación varía y los candidatos pueden cambiar de posición.” Esta idea de que un candidato puede ser derrotado en la recta final del conteo es una farsa que ha sido desmentida varias veces. Los conteos del INE – sobre todo el conteo rápido o PREP – es reportado de manera aleatoria desde diferentes partes del país. La única manera en que algo así podría suceder es si se contaran primero los votos de las regiones en las que ganó el candidato Z, luego se contaran los votos de las regiones en las que ganó el candidato Y, etc. cosa que no se puede saber de antemano.

La elección está a la vuelta de la esquina. Muchos saldremos de buena voluntad a emitir nuestro voto, pero no toda la gente actúa de buena fe y razones de peso tenemos para no creer en nuestras instituciones electorales.

Yo, por mi parte, defiendo la idea de un conteo ciudadano paralelo al INE, también soy defensor de la idea de la segunda vuelta electoral. Ambas herramientas permiten elecciones más claras y realmente democráticas. Nos engañan con la idea de que entre más candidatos haya en la planilla, tenemos una democracia más rica.

Una democracia real es poder confiar en un proceso transparente y que opera con honestidad, desde que se instala la primera urna hasta que el último magistrado sale de la sala.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luis Enrique Anguiano Torres

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información