Política

Familias Divididas: El Drama De La Diáspora Venezolana

Familias Divididas: El Drama De La Diáspora Venezolana - Política

Familias divididas, separadas por la distancia, es parte del panorama de
cientos de miles de hogares venezolanos en la actualidad.

Lo peor de todo,
es que es un mal que parece no tener fin porque cada vez son más las
personas que, huyendo de la crisis económica y social, se ven obligadas a
decirle adiós al país que un día albergó a millones de inmigrantes.

Según un estudio de la Universidad Simón Bolívar, son casi dos millones los
venezolanos que viven en el exterior.

Esto representa una cifra alarmante,
sobretodo si tomamos en cuenta que muchos de esos dos millones son
profesionales y que sus salidas del país generan una ‘fuga de cerebros’ que
trae consecuencias muy negativas para toda la nación.

Médicos, profesores, ingenieros y arquitectos forman parte de una larga
lista de venezolanos que emigraron en busca de mejores oportunidades.

Como José Sánchez, un venezolano, de 19 años, quien migró a
Washintong D.C., Estados Unidos, hace poco más de dos años, confiesa que lo
que más le costó a la hora de irse del país fue dejar a su familia y amigos
de toda la vida.

Sánchez, quien aún mantiene contacto con personas en Venezuela, no pierde
la fe en que algún día la situación del país mejorará y Venezuela volverá a
ser un país estable. Él sabe que no será fácil, pero nunca pierde la
esperanza.

También en Estados Unidos, Zulay Valero, de 57, quien tiene fuera de
Venezuela 20 años (el mismo tiempo de la Revolución Bolivariana), se fue
del país en busca mejores oportunidades y decidió ir a probar su suerte en
Nueva York.

Lo que más le costó, confiesa, fue dejar su esfuerzo de años en Venezuela.

Además de vender todas sus casas para poder emigrar, así como alejarse de
sus familiares y amigos y adaptarse a la cultura estadounidense.

«Extraño mucho mi país y quiero volver porque allí pertenezco; es donde
están mis querencias, mi corazón. Extraño poder salir en cualquier momento
a recorrer ciudades o pueblos, visitar mis amigos, conversar con la gente y
conocer a una bella nieta que tengo allá (en Venezuela)», afirmó Valero.

No hay dudas de que Estados Unidos es uno de los países más demandados a la
hora de emigrar, pero no es el único país desarrollado al que los
venezolanos han optado por viajar: también está España, por ejemplo.

Para el año 2015, el Departamento de Población de Naciones Unidas divulgó,
a través de un informe, que al menos 151.000 venezolanos residían en
España.

En la actualidad, se estima que esa cifra haya aumentado a 300.000.

Las principales comunidades elegidas por los venezolanos en el país europeo
son Canarias, Madrid, Barcelona y Valencia, según registros oficiales.

Esther Romera, de 54 años, es una de esas 300.000 personas que hoy viven en
España.

A pesar de que emigró hace apenas 5 meses, principalmente por la
inseguridad, afirma que dejó toda una vida en Venezuela:

«Allá (en Venezuela) dejé a mi madre, hermanos, primos, tíos, mascotas, mi
vida».

Asimismo, Esther admite que extraña el sabor latino, la ‘echadera de broma’
del venezolano, la risa constante, el cerro Ávila, el verdor de Caracas, el
azul del cielo y las hermosas playas. Para ella, todas esas cosas son
irreemplazables.
Romera ha tenido que adaptarse a la Cultura Española, pues pese a hablar el
mismo idioma, muchas veces los significados de las palabras son totalmente
distintos.

Además, en la región que hoy habita, el sol sale a las 7 a.m. y
a las 9 p.m. todavía puede apreciarse, lo que representa una alteración en
su rutina biológica.

Pero a pesar de que muchos venezolanos han partido hacia naciones lejanas
para buscar el futuro que en su país se les negó, también hay una gran
cantidad de ellos que han optado por emigrar a destinos muchos más cercanos
como, por ejemplo, Colombia.

Según Migración Colombia, unos 40.000 venezolanos viven legalmente en la
nación neogranadina.

Sin embargo, se desconoce cuántos han entrado
realmente al país de manera ilegal; no obstante, un estudio de la
Universidad Simón Bolívar estima que son más de 900.000 los criollos que
hoy hacen vida en Colombia.

Pero el éxodo hacia Colombia también se ha debido a la falta de buenas
oportunidades de empleo en Venezuela.

Oswaldo Contreras, un venezolano de 54 años, quien ejerce la Medicina hoy
en Cúcuta, Colombia, salió de Venezuela hace dos años y medio producto de
la grave situación política y económica a la que estaba expuesto.

Contreras debe estar renovando constantemente su visa de trabajo para poder
laborar como médico en el país que le abrió las puertas: Colombia.

Sin
embargo, es otro de los venezolanos que está lejos, pero no ausente, pues
frecuentemente monitorea la situación del que siempre será su país:
Venezuela.

«Aprendí pronto que al emigrar se pierden muletas que han servido de sostén
hasta entonces, hay que comenzar de cero, porque el pasado se borra de un
plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o que ha hecho antes» :
Isabel Allende.

Dedicado, con mucho cariño, a todas las familias que han quedado divididas producto de la diáspora venezolana, a los que están lejos de sus seres queridos en el exterior en busca de un mejor futuro y, sobretodo, a los que a pesar de todo aún dicen con orgullo YO SOY VENEZOLANO.

NOTA: ESTE REPORTAJE LO REDACTÉ HACE DOS AÑOS PARA UNA PRÁCTICA EN LA UNIVERSIDAD; ALGUNAS DE LAS CIFRAS NO ESTÁN ACTUALIZADAS PARA EL MOMENTO DE LA PUBLICACIÓN. SIN EMBARGO, HOY MÁS QUE NUNCA, ESTÁ VIGENTE.

GRACIAS POR LEERLO. APRECIO LOS COMENTARIOS Y LAS CRÍTICAS CONSTRUCTIVAS.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.25 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

NestorFereira12

2 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información