Política

¿FASCISMO O SIMPLE ULTRADERECHA?



¿FASCISMO O SIMPLE ULTRADERECHA? - Política

El fascismo siempre fue en España un fenómeno residual. En las elecciones de 1936, en plena era fascista, Falange Española consiguió un 0,7 % de los votos. Era, con enorme diferencia, el partido fascista más débil de Europa, y sólo una guerra polarizada la aupó al poder si bien muy atada por una dirección pretoriana y reducida a un símbolo a partir de 1957, cuando Franco enterró los 27 Puntos de la Falange para sustituirlos por Los 10 Principios del Movimiento. Si ya en esa época el fascismo fue algo residual en España, no va a resurgir casi ochenta años después de su muerte. La gran mayoría de supuestos neofascistas en un país con una impronta conservadora tan fuerte como España son ren realidad simpatizantes de la extrema derecha aunque aplique actitudes radicales copiadas del fascismo.

 

A diferencia del fascismo, la extrema dereecha tiene una cierta fascinación por Norteamérica. Los neofascistas, en cambio, son claramente antinorteamericanos y tienden más a defender a los países no alineados (Irán) y a las revoluciones populistas hispanoamericanas (Venezuela), algo que no se da en Vox y sí en Podemos, la CUP o Bildu. Sí, lo habéis leído bien. El fascismo es voluble, a veces se presenta derechista y otras izquierdista: Mussolini, Mahler, Doriot, Mosley, los hermanos Strasser, los nacionalbolcheviques…

 

La ausencia de reivindicaciones territoriales y su aceptación de un materialismo humanista común que excluye el idealismo y el vitalismo de la época fascista, hacen que las características que pueda compartir Vox con el fascismo sean cuanto menos residuales. Es harto improbable que puedan repetirse formas extinguidas del fascismo, ya que hoy en día todas las fuerzas ideológicas en competencia aceptan los conceptos de igualdad (social, racial, internacional), algo que se suma a la crisis general de la autoridad y a la marcha arrolladora de la burocracia. Además, en España el nacionalismo movilizado está invertido, como en Suiza o en la ex Yugoslavia. Más que mirar a Vox, debemos hacerlo hacia los nacionalseparatismos catalán y vasco: su führerprinzip, su altísima movilización política (incluso infantil), la importancia que dan a los símbolos con insistencia en aspectos místicos, o su teoría de Lebensraum o la necesidad de anexionarse nuevos territorios en los que vivirá la comunidad en gloria colectiva (Países Catalanes). Sabino Arana, padre del nacionalseparatismo vasco moderno, añadió una especie de Übermensch o idea de «gran raza» a la que hay que hacer esclava de sí misma para que ocupe un lugar destacado en la historia.

 

Y es que, como factor clave en el nacionalismo del siglo XX, la influencia del fascismo permanece y permanecerá en no pocos movimientos y regímenes, pero es prácticamente imposible que se reproduzcan todas sus características en un mismo lugar y época.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

materia_oscura

2 comentarios

  • Vox es un partido que intenta cazar votos en diversos caladeros, y en el que, como bien has señalado, los simpatizantes de una determinada ideología de derechas o extrema derecha, se sienten representados. Para mí Vox no es un partido peligroso en el sentido que algunos le quieren dar. Es un partido de desencantados y de personas que buscan soluciones fáciles a problemas difíciles. No simpatizo con ellos y espero que poco a poco se les vaya viendo que lo que ellos proponen como alternativa, no es sino más de lo mismo. Unos tipos que proclaman propuestas fáciles para contentar los oídos de sus seguidores. Como si las banderas dieran de comer a la gente.

    • A mi no me parecen propuestas fáciles, como las que ofrece el populismo, a problemas difíciles. Simplemente las propuestas de siempre de la extrema derecha. Lo veo más como una escisión del PP que como un movimiento populista como el nacionalseparatismo catalán, que ofrece la solución a todos los males de Cataluña con una sóla palabra. Si se saliera con la suya, habría una guerra civil en Cataluña en menos de un año cuando vieran que no se producen resultados visibles, hoy en día no hay la paciencia de antes, todo el mundo quiere las cosas YA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.