Política

Feminismo disidente: Princesas y princesos



Feminismo disidente: Princesas y princesos - Política

Solo hay que pasearse un ratito por redes sociales para ver cómo está el panorama actual. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, se pone en marcha la maquinaria de arañar votos y de atraer a los borregos descarriados que se han podido desviar y empezar a pensar por sí mismos.

Las armas a usar son de lo más curiosas y variopintas y engloban no solo a tendencias políticas denominadas “clásicas”, es decir, la cansina letanía rancia de la izquierda contra la derecha en un ejercicio digno de patio de colegio, sino también a corrientes de nuevo cuño que se apuntan al carro que tuerce a la izquierda, a saber: feminismo, animalismo, veganismo  y algún otro “-ismo”, sectarismo al fin y al cabo… Los de derechas también tienen lo suyo y no descarto darles unas líneas en breve, pero ahora analizaré una noticia que ha hecho que se me quede tal cara de idiota que no me atrevo ni a mirarme en el espejo. La noticia en cuestión es ésta, os recomiendo encarecidamente que la leáis antes de continuar.

https://navarra.elespanol.com/articulo/sociedad/empoderamiento-cursos-pamplona-mujeres-talleres/20190408115525256338.html

Después de la noticia de que se han vetado ciertos cuentos en los colegios por considerarlos sexistas, pasan a institucionar e imponer esa forma de pensamiento con dinero público en “Talleres de empoderamiento”, de los cuales, las asociaciones feministas ya se llevarán su tajada por decirnos como educar a nuestras niñas, lo que pueden y lo que no pueden hacer o desear. El mismo concepto de «desprincesamiento» contradice uno de sus dogmas repetidos hasta la nausea: “las niñas pueden ser lo que quieran ser, astronautas, ingenieras o científicas”. Hasta ahí de acuerdo, pero jamás he visto mencionar que las niñas pueden ser albañiles, cocineras o mecánicas. Voy un poco más allá, según este feminismo de red social y subvención, las niñas pueden ser lo que quieran, siempre y cuando coincida con lo que ellos digan que es correcto, si tu hija quiere un vestido de Blancanieves no se lo compres, porque según esta gente no puede desear ser femenina ya que eso la convierte en presa de ese monstruo que es el Patriarcado. Las niñas no pueden tener cosas de niñas porque así lo dice el feminismo. Si le compras un set de limpieza a tu hijo varón eres mega igualitario, si se lo compras a tu hija eres sexista y estás fomentando comportamientos patriarcales.

Las princesas de hoy serán las reinas de mañana.

Eso, queridos lectores, se llama adoctrinamiento, de un corte muy totalitarista me atrevo a decir, y está al servicio de los intereses de asociaciones y sectores políticos a las que las mujeres les importamos una soberana mierda y, mucho menos les importa la educación de las generaciones futuras a las que tratan como a mini-adultos, reflejando sus frustraciones y sus sueños vacíos en ellos, modelando mentes según les conviene para recolectar a su votante ciego dentro de unos años. Según los postulados de toda esta corriente de feminismo tóxico y totalitario, las niñas no pueden ser princesas y los niños deben entender que ellos no son príncipes, sino que son el lobo feroz.

 

El lobo siempre será el malo si solo escuchamos la versión de Caperucita.

 

Más feminismo disidente en mis otros artículos:

Feminismo disidente: símbolos, panfletos y mercaderías

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.86 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Siru

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.