Sociedad

Feo Y Sin [email protected] (Belleza Objetiva)

Feo Y Sin Novi@ (Belleza Objetiva) - Sociedad

El presente artículo no busca motivar o dar consejos a las personas que se consideran con pocas cualidades físicas o atractivo, si no una observación analítica de la realidad de personas con tales características, por lo que se recomienda discreción al leer el mismo artículo, y el autor se disculpa de antemano por los posibles desacuerdos que intentan ser en su mayor parte objetivos, gracias por la comprensión.

Una vez que ya hemos aclarado ese punto, podemos empezar con lo que nos interesa. Como se ha establecido, no hablamos como un libro de autoayuda, sino de la verdad, primero que nada, la consideración de feo, como se ha de imaginar, no necesariamente nos referimos al aspecto físico o a un solo aspecto de este, como lo podría ser la cara, el cuerpo, alguna deformidad, etc. o incluso por la personalidad, sino de todos los posibles aspectos que involucre lo mismo.

Hay dos posibles aspectos que nos importarían para la consideración de fealdad, como el que se percibe por los demás, y el que se percibe por si mismo, si uno no se considera feo, difícilmente llegará a este lugar, solamente si se lo cuestiona, o incluso, puede que el pensamiento de la belleza se considera algo totalmente subjetivo, lo cual en su mayoría no es cierto, y tiene una dada razón que es importante de considerar.

Yéndonos a unos aspectos fundamental, la mayoría de las consideraciones “subjetivas” o acciones sentimentales y emocionales, están fuertemente arraigadas a cada persona, pero cada persona es un homínido resultado de la evolución, del progreso y adaptación genética, además de algunas consideraciones de entorno. Para poder progresar, Darwin propuso la teoría de la evolución por selección natural, la que indica, y se ha demostrado con datos estadísticos, que la especie con genes favorables para la supervivencia en un entorno determinado era la que tenía mayores posibilidades para sobrevivir, y de tal manera, dejar descendencia.

Evolución

Se establecen características genéticas determinantes para la supervivencia, y de mutaciones perjudiciales, también la propia selección natural, se encargaba de quitarlas, como lo podría ser el tamaño de animales extremadamente grandes en entornos donde no había suficiente alimento, o el desaprovechamiento de fuerza bruta en depredadores, donde gastaban más energía por caza que animales más pequeños.

Bien establece esta teoría, estos cambios no necesariamente son los mejores, ni siquiera ese estado debería de existir, sino que dependen del lugar, el entorno en el que se desarrollan, las especies con las que se desarrollan, y el tiempo en el que lo hacen. Entre todas las características que pudieran tener los seres vivos para ser considerados los mejores especímenes, con la prioridad de progreso, y las mejores posibilidades de conservar los genes, una de las más comunes, precisamente es la de poder conseguir pareja.

Y es que, especies que consisten en dos sexos (que aumentan la diversidad genética, y la posibilidad de adaptarse más rápido en conjuntos pluricelulares a diferentes entornos) tienen que poder indicarle a su pareja, que son los mejores para tener descendencia, que sus genes son los óptimos, y no solo eso, sino que su pareja debe de poder identificar que el prospecto, es precisamente el mejor para tener la descendencia.

Evidentemente esto tiene una gran cantidad de factores asociados, no solo estamos hablando de la habilidad de los individuos, aunque es mayormente determinante, sino también para las condiciones de su entorno, y los genes con los que ya cuentan estos, por ejemplo, si hablamos de un ente con buenos genes para sobrevivir a un ambiente frío, no buscará a otro que también tenga buenos genes para lo mismo, y posiblemente prefiera a uno con fuerza para supervivencia, aunque si no es determinante, sería mejor decidir el que conserve el frio.

Estas características de decisión, anteriormente, pertenecían al instinto y condiciones básicas, por ejemplo, ciertas características físicas, visuales, daban una idea de las cualidades genéticas del portador, tanto porque eran un resultado directo de estas habilidades, como una mayor corpulencia para la fuerza, así como por que se les daba prioridad a mostrar buena estructura genética con el fin de ser atractivo para el sexo opuesto y poder obtener al mejor prospecto para la reproducción, en otras palabras, con mero carácter visual.

También existe la posibilidad, que teniendo en cuenta estas características, algunos organismos y/o especímenes, intentasen mantenerse con dichos aspectos físicos detectables, mientras que dentro guardasen algún des portento genético, como enfermedades de deficiencia cerebral, que no necesariamente, alteran el exterior, y como el individuo pluricelular, egoísta, no busca el bien común, no podemos descartar el uso de otras tácticas deshonestas al momento de buscar su propia supervivencia.

Es en estas cualidades, donde podemos definir la belleza, por lo menos la de hace algunos años, y más que ser subjetiva es relativa diferentes aspectos de los miembros involucrados, aun así, el margen de la objetividad es evidente, debido a que existen ciertas características que contra todo, tienen la conclusión de ser favorables, en caso de que no puedan ser percibidos por un sujeto, puede ser una deficiencia del mismo por identificar buenos prospectos o prospectos que le sean compatible, pero en la actualidad, ya no es solo eso.

Belleza física objetiva

La actualidad es todavía más complicada que antes para la selección y catalogación de aspectos atractivos, y una de las diferencias primordiales por las que sucede esto, es por nuestra propia conciencia y el avance tecnológico y mental de nuestro entorno. Bien se establece que un dado homosapien de varias decenas de milenios atrás, podría haberse fácilmente adaptado a nuestra sociedad moderna, y eso es debido a que la evolución lleva muchísimo tiempo para suceder, por lo que, en todo el tiempo ínfimo a niveles evolutivos de nuestro progreso intelectual, no ha sido suficiente para apenas notar cambios en nuestros aspectos genéticos, menos en los más complejos y arraigados como lo sería la selección de parejas.

Con lo anterior, podemos estipular que varios de los aspectos adquiridos durante nuestra primera etapa de evolución, con respecto al atractivo, se quedaron en nosotros, por lo que, de manera objetiva, es una manera de declarar que en definitiva, el físico importa, al igual que la belleza externa, para la selección de pareja, aunque no es el único factor, es importante tenerla en cuenta para la decisión de las parejas. ¿Cuáles son exactamente las cualidades genéticas que podemos decir que son de belleza general, y por qué?

Como bien mencionamos, las físicas, son referentes las que nos permiten la exposición de buena supervivencia, por lo que buena simetría de la cara, la cual indica perfección en distribución genética, sin errores considerables en la distribución y expresión; el tipo de cuerpo y la fuerza, que muestra el posible cuerpo del progenitor, la facilidad para adquirir ciertos estados corporales, y la defensa física para con la pareja; las caderas y pechos anchos, propicios para el parto y el proceso de amantado; una buena melena reluciente y sana, que demuestra carencia de defectos genéticos en esa zona del cuerpo; facciones duras, y aguerridas, que en hombres muestran un mayor potencial de existencia de testosterona, y por lo tanto de autoridad ante mismos miembros de la especie; facciones suaves y refinadas en el caso de las mujeres, que muestra grandes cantidades de estrógenos, serviles para el cuidado de las crías; buen tamaño de ambos sexos, que generan mayor posibilidad de resistir ante presas más fuertes, entre otros aspectos.

Los anteriores no son ni los únicos factores genéticos relevantes, ni todas las ventajas notables que tienen, pero nos sirven como salida para entender la belleza, y las razones de su estandarización y objetividad. En contra partida, algunas características genéticas poco atractivas, son la asimetría corporal, que se puede presentar en la cara, la baja altura, diferentes tipos de cuerpo y morfologías de cara, en el caso de los varones, algunas demasiado suaves y refinadas, y en el caso de las mujeres, demasiado toscas y aguerridas; poco o nulo cuero cabelludo, y un estado de gordura representa debilidad del propio organismo, y probabilidad de heredar factores genéticos infortunitos. Además, carencias evidentes, como protuberancias, estados físicos y mentales deplorables, son evolutivamente poco atractivos.

De manera objetivo, las concepciones físicas, nos establecen muy bien la belleza de las personas, de tal manera, que una persona con suficiente criterio podría determinar si es bella o no bajo esta primera consideración, pero la actualidad a traído otro concepto de belleza, y es dado algunas características de nuestra actualidad, que ya fueron mencionadas.

Belleza actual

Hablamos de que el desarrollo científico y tecnológico, nos ha provisto de tantas ventajas contra otras especies, que la mera supervivencia es un acto muy sencillo de obtener, incluso, por aquellos entes que, en primeras instancias, parecieren no contar con las cualidades físicas necesarias, por la cantidad de alimento que existe, y que todo ser puede acceder a él sin necesidad de batirse a muerte, hace que cualidades como pelear contra otros animales, no sea determinante en la supervivencia.

Los estándares sociales de amabilidad y convivencia pacífica, hace que no sea tan importante imponerse ante otros individuos de la misma especie, y los mismos sistemas penales, incentivan a eliminar este tipo de prácticas, incluso haciendo menos propenso para la supervivencia en la sociedad, comportamientos agresivos. Los múltiples medicamentos, permiten que personas con deficiencias genéticas, y obesidad, puedan sobrevivir fácilmente.

En otras palabras, la supervivencia ya no depende de los factores evolutivos, sino de nuestra inteligencia, el avance tecnológico y científico colectivo, y nuestra accesibilidad al mismo. Con dicho, un mejor prospecto para la supervivencia sería un ser altamente inteligente, influyente y sociable. Otra cualidad, en el mismo aspecto social, hace que incluso la identificación de factores de atracción, pasen por dichas consideraciones, por lo que seres consientes, prefieren decidir en función de estos factores, pero por su ser consciente y no por su aspecto instintivo y evolutivo.

En otras palabras, las sensaciones de apego, normalmente dadas a interacciones del tipo social actual, son más dadas a la fuerza que por propio carácter evolutivo, aunque el aspecto social, también fue parte de nuestra evolución, por lo que es más fácil sentir una autentica afinidad evolutiva con seres que tengan alta capacidad social. Lo que nos deja la inteligencia y la influencia, como aspectos que, en primeras instancias, no deberían de ser atractivos, y se forzaría más a quererles, que quererles con autenticidad, aunque también puede darse el caso de mutaciones que faciliten estos aspectos.

Hay otra característica peculiar, dada por la misma sociedad, antes de una de las más evidentes, es el apego o la fidelidad, consideremos un ser que en primeras instancias era atractivo, ya sea por una cualidad física o cualquier de las tres no evolutivas directas (con el caso excepcional de la social), las parejas tienden a permanecer a costa de que uno de los individuos note que las características no son capaces de cubrir su necesidades de supervivencia o de lujo (un siguiente nivel asequible, dado que en nuestra sociedad, sobrevivir no es tan difícil, y llegar a un siguiente nivel, es totalmente lógico), o sean perdido las mismas.

Lo anterior es más que nada por el propio aspecto social, porque la sociedad lo considera correcto de esa manera, o por la relación que se tiene con el otro individuo. Estas características no era impedimento para nuestros antepasados para elegir o dejar a una pareja, puesto que, si llegaba un mejor prospecto, no había necesidad de dudarlo, a costa de las emociones del otro individuo (aunque esta característica, también podía servir para prevalecer con el prospecto, apelando precisamente al factor social, más evidencia de que se encuentra íntimamente ligado a nuestra evolución).

Otra cosa que sería necesaria destacar, es que comportamientos en los que se unen por poder adquisitivo, que son prácticamente la influencia en el entorno social, aunque mayormente son vistos con cierto desprecio, son totalmente razonables bajo las consideraciones consientes, es menos racional elegir a alguien por su belleza física, por lo expuesto con anterioridad.

Otro aspecto social influyente, son contratos sociales, ya sean acuerdos, o ya sea apelación a cierto tipo de sensaciones, como sensaciones de superioridad y autoestima, pueden ser las causantes de cierto tipo de atracción inconsciente, ligados íntimamente a los aspectos sociales y sus sistemas de recompensa personales. Por lo que es plausible la atracción a ciertos individuos sin ninguna característica genética ni actual eficiente para la supervivencia, entre otros, por mero aspecto de superioridad, sin necesidad de que el individuo sufra de problemas en su percepción de belleza ni que pertenezca a un rubro de belleza similar.

Y es que también es posible, dado el aspecto social, que la necesidad de buscar pareja sobrepase la necesidad de atracción autentica, por lo que elijan a individuos que más se acerquen a sus propios estándares de belleza, con el fin de cumplir con esta satisfacción emocional, una recompensa. Claro que lo establecido son teorías basadas en la ciencia, pero los diferentes aspectos, así como los mencionados, aun tienen potencial de profundizarse más, de manera independiente, incluso, se sugiere la realización de estudios de algunos de los temas expuestos.

Para conclusión de este pequeño apartado, siempre existe la posibilidad de conseguir la pareja, y ya hemos expuesto varios aspectos para ello, en esta sociedad, es asequible que un desportento genético, se consiga a uno de los miembros del sexo opuestos, más prodigioso en este sentido.

Decisión difícil

Ya establecimos que, en definitiva, en la sociedad actual, es totalmente factible el conseguir una pareja dada sin importar la belleza física que se tenga, cambiando alguno que otro aspecto personal, y buscando al correcto prospecto, no obstante, aquí expondremos algunos puntos importantes con respecto al tema, que pueden que cambien la propia perspectiva. Como bien se sugiere de manera implícita, el esfuerzo necesario para poder conseguir un tipo de pareja, en función de la propia belleza física, es superior a menor belleza física, en primeras instancias, por la atracción instintiva, es eso, instintiva, por lo que es percibida con facilidad en un ambiente abierto, con el que varios especímenes del sexo opuesto pueden fijarse y sentirse atraídos a seres con mayor belleza física.

Incluso, un ser que también tenga una gran belleza física, esto no solo acapara a los mejores prospectos con los mejores prospectos en dicho ámbito, por lo que disminuye la posibilidad que se fijen en un ser con menor belleza, sino que también se aplica al propio individuo, aun en un ambiente abierto, un desportento es un desportento, para poder mostrar las demás cualidades, o requiere vestir y usar cosas caras, ser payaso de la clase, escribir ecuaciones complejas en una pizarra o en el suelo (muestra tendencias psicópatas, no recomendable), pero para superar a los demás, y poder conseguir uno especifico, se tiene que realizar un esfuerzo superior y personal.

Además, se tiene que no capta la atención del mismo grupo, puedo solo captar la de una pequeña región, y para llegar a mayores, dedicarle más tiempo a un solo individuo, donde los aspectos sociales, impedirían en muchos casos, intentarlo con varios al mismo tiempo, o serían vistos como habilidades sociales generales y no de ligue. Al contrario que con los prospectos bellos físicamente, cuya presencia ya es suficiente para tener varios prospectos sin necesidad de violar ninguna conducta social, ética ni moral; dicho sea de paso, ellos solo requieren pararse, mostrar su belleza, y ligan, un prospecto desfavorable, tiene que entrar a horrores a una batalla que no sabe si ganará.

Y es que, a costa de haber realizado un análisis y esfuerzo bestial por encontrar y adquirir a su pareja, la llegada de un prospecto con las mismas cualidades no físicas, incluso superiores que el propio prospecto, y una siquiera mayor capacidad de atracción física, debería ser razón suficiente para que el prospecto del sexo opuesto, cambiara de decisión, aunque esto normalmente no pasa, por aspectos sociales, pero en supervivencia, e incluso deseos internos e instintivos, debería de ser la norma, por lo que incluso el esfuerzo no lo tiene seguro.

De manera empírica, muchos son los casos de individuos que dedican una gran cantidad de tiempo a ligar, perdiendo dinero, amistades, y lo más importante, tiempo de posible producción y dedicación en aspectos más redituables, y no consiguen a su pareja deseada (que incluso se ha vuelto satírico en la cultura popular), lo que también es un golpe emocional fuerte, que puede llegar a muchísimos extremos, como el propio suicidio (lo que cerraría de tajo la supervivencia del individuo).

Y aun cuando podrían conseguirse la pareja, no hablamos de la fluctuación entre atracción física, y existencia de mejores prospectos, que posibilita la infidelidad, sino también la posible generación de descendencia, como bien se había establecido con anterioridad, esta era una de las características principales por las que se buscaba pareja en la antigüedad, y un aspecto importante a considerar. Pero estos seres, que son herencia de aquel ser que tanto esfuerzo puso para conseguir pareja, puede dar las mismas o peores deficiencias a su herencia, y si no a esa, este a la suya, o de esa manera sucesiva, tal y como funciona la evolución.

En la antigüedad, en una era salvaje, estas mutaciones que cada vez quedan más deficientes se eliminarían por ellas mismas, simplemente no encontrarían pareja, y no podrían procrear, pero en la actualidad, no es tan claro, y ya se ha demostrado de manera empírico, el sufrimiento y el desaprovechamiento de tiempo causado por el intento incesante de la misma acción.

Muchos dicen que lo sigan intentando sin importar lo feos que se puede estar, que en algún momento se encontrará el verdadero amor, y bien ya he dicho que es altamente probable, pero que es desperdiciar mucho tiempo y no ir sobre seguro, siempre apostando, y aunque se consiguiera, obligar al hijo aun no tenido a sufrir un destino igual o peor, porque sí, por propia supervivencia desarrollamos indicadores de nuestro buen progreso o malo en la vida, y la tristeza es natural, aquella que nos dice que algo esta mal, que necesitamos ayuda de la sociedad.

Y duele haber nacidos de nuestros pares de manera aleatorio, combinando sus peores genes físicos para obtener un total desportento, deberás que duele, tanto que parece que la única manera de compensarlo es adquiriendo amor externo, pues la propia concepción de nosotros mismos es una perspectiva de desportentos y razón no nos falta, y esta bien llorar, pues te esforzarás mucho y no será seguro, o mejor …

Hagámosles un favor a nuestros hijos, a la sociedad incluso, ayudemos al progreso, y reduzcamos el dolor dejándolo por la paz, no es justo quizá, pero es genético, es lo mejor, por la familia, por la herencia, por la humanidad, por nosotros mismos, por nuestro tiempo. No digo que hay que eliminar estos genes y es lo mejor, dado que siempre llegaremos a ser clasistas y con oportunidad de mejoras, ni tampoco incentivo purificación mucho menos por actos hostiles, pues aun somos productivos para la sociedad, solo que no para tener hijos.

Incluso se ayuda al problema más actual, como lo sería la sobrepoblación, ya no es necesario que cada uno de los especímenes procree, incluso podemos darnos el lujo de decidir, pero solo nosotros mismos, podremos decidir que no, si encontramos rasgos genéticos que sabemos que no serán buenos para las futuras generaciones. Otros aspectos sociales, intelectuales, etc., esos no se heredan de manera sencilla, en esos aspectos es mejor ser maestros, tutores, asesores, e inclusive activistas.

Esta es la triste y dolorosa verdad que necesitamos, objetiva, indiferente, pero siempre será nuestra decisión.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

VerdadAnalitica

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información