Literatura

Fin De Año Funesto En Mi Pueblo

Fin De Año Funesto En Mi Pueblo - Literatura

En mi país Venezuela, con  la llamada   Revolución Bolivariana han ocurrido sucesos que rayan en lo inverosímil y esto es uno de ellos que unos amigos asombrados me contaron. Ocurrió en un pueblo de Barlovento llamado Panaquire, ubicado en lado oriental de las costas del estado Miranda. Ese 31 de diciembre del año 2017 los vecinos lo bautizaron como el “funesto fin de año”. Y que fue lo que pasó para tal decisión unánime de sus pobladores?

Contenido

 El hecho comenzó cuando el gobierno decidió seleccionar al pueblo de Panaquire, para vender a precio popular como acostumbra el ejecutivo el pernil para el beneplácito de los pueblos adyacentes. Ese día 28 de diciembre (Días de los Inocentes) los habitantes de las comunidades se acercaron e hicieron sus colas en la plaza Bolívar de Panaquire, esta  le daba vuelta a la iglesia y se extendía hasta el cementerio. La alegría, la hermandad era elocuente, con sombrillas, sombreros y cartones para taparse del inclemente sol hacían sus planes para hornear el pernil.  La chicha se vendió, la licorería agotó su inventario, los leñeros celebraban con un trago de ron cada pilón de leña que vendían, los aliños se agotaron;  así transcurrió ese día, la gente con su pernil al hombro esperaba  la buseta para ir Caucagua.

Al culminar la jornada el pueblo de Panaquire quedó solo con sus habitantes que comenzaron a preparar sus planes de fin de año. Hubo una jornada de limpiar la plaza y las calles llenas de cajas de pernil.

Uno de los afortunados  fue Morochoto, conocido  líder negativo de una banda  que mantenía un estricto control en el pueblo y de las autoridades policiales. El Morochoto con sus perniles, se adelantó a las festividades y esa misma tarde mientras los panaquireños  limpiaban la plaza y las calles, el   montó su pernil en la leña que ya ardían. Celebraba el día de los inocentes, sus secuaces  y amigas  se jartaron y disfrutaron al son del regatón y la salsa toda la noche. Pero la fatalidad estaba la puerta de la esquina, la madre del Morochoto, sufrió un ataque estomacal, en pocas horas sucumbió, temblando, y adolorida,  murió en sus brazos cuando la llevaba de parrillero en la moto al dispensario de la plaza. Una bacteria fue la causa de su fallecimiento. En su mirada malvada brotaban lágrimas, y entre sollozos  reunió a la banda  en la plaza e  impartió la orden de tres días de duelo. Los cortadores de leñas, los verduleros, las dos licorerías, los bodegueros, el salón de baile, fueron avisados por sendos cartelones con la nota luctuosa del duelo impuesto. Uno en la iglesia, otro en la farmacia, en la comisaría, en la licorería y el de la plaza que rivalizaba con el de la iglesia como el más leído de los asombrados pobladores de Panaquire,   se miraban a los ojos, sus caras acongojadas, unos  se marcharon hacía su casa a llevar la noticia y otros se acurrucaron en la iglesia.

El 31 de diciembre, día jueves,  ese día Morochoto decidió enterrar a su madre. Solo el timbre de algún celular o la moto de un lucero (miembro de la banda)  armados daban vueltas para cerciorarse: el duelo se cumplía a cabalidad interrumpían el silencio del pueblo.  Todo paralizado, nada se movía, los pilones de leña intactos, en la licorería ni la ventanita de seguridad estaba abierta, la policía tuvo que colaborar con la difusión a los vecinos de salir a despedir el ataúd con los restos de la  madre del Morochoto cuando pasara por las calles al cementerio.

Los que  pudieron huir  en sus carros y sacaron algunos perniles,  al regresar el 1 de enero escucharon los relatos de la  triste noche de fin de año.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

africano84

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información