Historia

Fiorella Viva sin Vida



Fiorella Viva sin Vida - Historia

Fiorella, aquella chica estudiante de arte, como siempre, encantadora, radiante, jovial y de sonrisa profunda, aquella sonrisa que iluminaban el sitio más oscuro y solitario, la noche del 14 de julio, en esa pequeña habitación de aquel hotel alejado de la ciudad decidió romper con aquella inquietud que le había generado aquellas conversaciones interminables con sus dos amigas inseparables, era Sebastián el elegido, su cuerpo estaba preparado para disfrutar de todo el deseo y la plenitud que la iba a llevar a sentirse más mujer.

Sebastián, un estudiante de arquitectura, bohemio y soñador, la conocía desde hacía ya unos seis meses, poco a poco fueron coincidiendo en muchos aspectos de la vida, ambos eran netamente ilusionistas, era hermoso escuchar sus conversaciones pues estaban llenas de mucha inocencia e ilusión, ya no le bastaba a sus cuerpos un beso y una caricia, necesitaban algo más, era mucho amor, un agobiante deseo y era necesario desbordar la pasión.

Fue la noche más hermosa para ambos, la conexión entre ambos y la sincronía de sus cuerpos indicaba que estaban hechos el uno para el otro, Sebastián, con un par de experiencias previas no podía comprender como aquel encuentro fue tan distinto, desde allí comprendió que la vida lo había llevado a la persona correcta.

Fiorella, en su espacio sentía que la vida era una explosión de sentimientos, que había alcanzado la plenitud, su cuerpo humedecido por el sudor de sus cuerpos aún estaba en una especie de trance, su mente estaba perdida, y su mirada otro tanto.

Decidieron pues continuar sintiendo esa misma emoción, ese mismo deseo, esa sexualidad inquebrantable una y mil veces, se juraron permanecer juntos por la eternidad, era la emoción que sentían lo que los llevó a prometer cosas que posteriormente no iban a poder cumplir, si bien sus encuentros siguieron siendo frecuentes y cada vez más intensos, llego el día en que la vida los sorprendería con una noticia que les cambiaría la vida para siempre.

Fiorella a sus cortos 22 años decidió poner fin a aquel juramento, solo había transcurrido no más de un año desde aquel día cuando su cuerpo experimento aquel encuentro que cambió su vida, cuando en su habitación la tarde de aquel domingo Sebastían encontró que su cuerpo yacía en la cama sin aquella vida que soñaba, que planearon y que decidieron compartir, bastó una caja de pastillas y una nota que rezaba:
“Mi vida a tu lado era hermosa, pero me arrancaron los sueños, no podía seguir luchando con la amenaza de que algún día ya no pudiésemos estar juntos, solo te pido que te alejes de esta ciudad, no quiero que este sacrificio haya sido en vano, tu amor por siempre… Fiorella”
Sebastián, destrozado, no podía entender que había sucedido para que todo se desvaneciera, sin embargo, siguió el camino que le indicó su amada, se alejó de aquella ciudad, sin comprender nada, sumido en un dolor que sabía, no iba a sanar nunca.

Lo que jamás iba a lograr saber Sebastián es que en el cuerpo de Fiorella un cáncer detectado de forma tardía arrebataba sus ilusiones y sueños, no quería que su gran amor la viera desvanecer y decidió arrancar todo ese sentimiento de una sola vez.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

CVGOMEZ17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.