Negocios

Fórmula Matemática de la Motivación para el Éxito

Patrocinado


Fórmula Matemática de la Motivación para el Éxito - Negocios

Cuando queremos comenzar a emprender un negocio, estudiar para un examen o empezar un estilo de vida saludable al principio nos sentimos muy motivados y enfocados en ese objetivo en concreto, sentimos esa fuerza interior que nos impulsa a la acción, que nos hace avanzar… el primer día, el segundo puede que sigamos igual, el tercero igual, el cuarto ya lo hacemos con menos ganas, el quinto ya empezamos a poner excusas para no hacerlo, y a partir de ahí nos invade la pereza y comenzamos a procrastinar hasta el fin de los tiempos.

¿Te suena esta historia?

Tranquilo, no estás solo, de hecho este es el ciclo normal de la motivación sobre todo cuando comenzamos a implementar un nuevo hábito en nuestras vidas, o comenzamos un proyecto desde cero. Siempre comenzamos muy motivados, pero lo que fácil sube, fácil baja, y al poco tiempo nos encontramos con picos de motivación muy bajos, donde las excusas son más fuertes que nuestro deseo. Lo mágico de este ciclo es que, si conseguimos perseverar en esos momentos donde la motivación es muy baja, empezaremos a avanzar en nuestro objetivo poco a poco, comenzaremos a observar como los resultados se empiezan a hacer visibles y la motivación comienza a incrementarse día a día, superando el pico álgido anterior.

Ahora bien, ¿cómo consigo no desistir en esos momentos bajos?, tener una respuesta a esa pregunta sería maravilloso ¿no crees? Y si te digo que esa respuesta existe, y que la solución es una fórmula matemática muy sencilla, ¿no me crees? En realidad no es a mí a quién no crees, sino al experto en motivación Piers SteelVamos a comprobar si el señor Steel tenía razón con su fórmula o no.

Antes de darte la fórmula déjame decirte que solo le funcionará a esas personas que se toman en serio su vida, si tú eres una de ellas, esto es para ti.

La fórmula es la siguiente:

 

¿Sencilla verdad? Vamos a pasar a explicar que significa cada una de sus partes para que todo quede mucho más claro. En la fórmula pondremos únicamente las iniciales de cada palabra.

E=expectativas que tenemos de que algo nos salga bien

V=es el valor que le damos a eso que queremos conseguir

I=es el nivel de impulsividad que tengas por conseguir ese algo (paciencia/impaciencia)

T o D=es el tiempo que falta para conseguir ese algo (el tiempo que se demorará la satisfacción)

El es para que no tienda a infinito.

¿Mucho más claro verdad? Para que seas capaz de ver su utilidad vamos a poner un par de ejemplos que se pueden dar perfectamente en la vida de cualquier persona:

EJEMPLO 1.

Objetivo: sacar buena nota en un examen.

E=7/10

V=8/10

I=7/10

T o D=7/10 (entendiendo que 1 es inmediato y 10 es muy alejado en el tiempo)

Realizamos las cuentas y nos da como resultado 1,12. Este valor está situado muy lejos del 10, significa que no tenemos mucha motivación para hacerlo y por lo tanto es muy poco probable que lo hagamos.

EJEMPLO 2.

Objetivo: salir con los amigos esa misma noche.

E=9/10

V=9/10

I=8/10

T o D=1/10

Realizamos las cuentas y nos da como resultado 9. Este valor está situado muy cerca del 10, significa que ahora si tenemos mucha motivación para hacerlo y por lo tanto es muy probable que lo hagamos.

¿Vas cogiendo el truco?

Bien, esta es la primera parte del artículo, porque aunque tengamos esta fórmula no significa que nos vaya a venir la motivación de repente, pero, conocer el código y saber la fórmula nos permitirá hackearla para conseguir ganar a la pereza y la procrastinación.

Para conseguir este hackeo debemos conocer 3 claves que utilizan las personas exitosas y que, al aplicarlas lo cambia todo:

1. Las personas que hacen cosas que a otras les da pereza es porque encuentran el disfrute en lo que hacen.

No les importa dedicar mucho tiempo a una actividad porque les gusta hacerla. Hay una segunda forma de hacerlo y es repetirte una y otra vez el por qué lo haces, esto hazlo cada vez que vayas a ponerte o cuando ya estés haciendo lo que tienes que hacer. Cuando te sientas tentado por la pereza haz lo contrario, repítete una y otra vez lo negativo. De esta manera lo positivo se une a lo que tienes que hacer y lo negativo a la pereza y la procrastinación.

2. Para ellos es 100% posible. No hay posibilidad de fallo. 

La única posibilidad es ganar, no existe la posibilidad de perder. Olvídate de tu pasado y créete que tus posiblidades de ganar son 100%.

3. Haz un examen diario.

Puntúa tu día del 1 al 10. Con esto hackeamos la fórmula, porque el examen no será dentro de un mes o una semana, será al final de este mismo día, y no puedes permitirte tener un día con una nota de 4 o 5, te mereces un día 10, y mañana otro día 10, porque si cada día es un 10 la semana es un 10, y el mes es un 10, y finalmente tu vida es un 10, y para conseguirlo hay que empezar con cada día.

 

Bueno hasta aquí el post de hoy, no dudes en ponerme un comentario con tus dudas, estaré encantado de responderte, déjame 5 estrellas y comparte el artículo con ese amigo/a perezoso que sabes que le vendrá bien.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Javier Guerrero

Deja un comentario