Literatura

El fraude de la televisión

El fraude de la televisión - Literatura

 

 

Las señales de humo fueron una de las formas más eficaces para comunicarnos y convertirse en un Chamán el método para manipular a los demás. Hoy en día los medios de comunicación nos utilizan como marionetas, imponiéndonos su forma de pensar.

En cada canal televisivo se transmite violaciones, asesinatos, farándula, y se olvidaron de las personas que van aportando al desarrollo de la humanidad, les dieron la espalda a aquellos exploradores en el universo. Millones de escritores continuamos en el anonimato tan solo porque los programas de juegos y fiestas acaparan la atención. Por ello hoy me desperté motivado a escribir sobre la manipulación de estos medios de comunicación (la televisión). Hagamos sentir que los humanos somos más inteligentes y no nos dejamos usar. No somos las marionetas de algún club de teatro. Invoco a los hispanohablantes pensar ante cada suceso.

Es verdad que la generación de filósofos parece extinguirse y la mayoría nos dedicamos a alguna ocupación, sosteniendo que no nos alcanza el tiempo por motivos de trabajo. Sin embargo para mirar programas basura, para lamentarnos de las olas de asesinato o violaciones emitidos en los diferentes canales el tiempo nos alcanza. Hemos desarrollado la pereza para coger un libro y leer algún artículo, algún capítulo de una novela, las palabras de los intelectuales están ahí, para desgajarlas hoja a hoja, para recibirlas palabra por palabra, desarrollando imaginación, sintiéndonos cada vez más libres ante una injusta opresión.

En muchos canales no se transmitieron sobre las tesis de Hawking, no se habló sobre el universo. Las noticias mundiales no le enfocan las cámaras para una buena entrevista a un ganador del premio Nobel. Hay chicos ganando medallas de oro en olimpiadas de Matemática, derrotando obstáculos para alcanzar sus metas. Dónde están esas biografías, ¿por qué en vez de chismes basura no emitimos sobre la vida de Einstein, Shakespeare, Cervantes, Nietzsche, Freud, entre otros miles de intelectuales?

 

En los colegios de mi país, se han dejado de impartir la Filosofía y la Psicología, disciplinas que desarrollaban el pensamiento y la libertad, gracias a aquello nos olvidamos de plantear un mundo agradable para la mayoría y la misma casta nos gobierna año tras año, mientras la gente capaz descansa ignorado porque la prensa opina que ellos son los malos, los terroristas, sin argumentar justificaciones razonables, solo opiniones vulgares, idiotizándonos a la gran masa humana.

 

Por estas razones, invoco a los usuarios de Internet buscar informaciones valederas, inspirar a sus hijos con las formas de alcanzar su realización, encontrar la felicidad con el desarrollo de la cultura. Leer libros, conversar con filósofos, desgajando hoja a hoja sus pensamientos y no redimirse en una miserable existencia. Casarse por amor, estudiar por vocación, sonreír a pesar de que los demás traten de inundar al mundo con sus amarguras.

 

Si nosotros leemos un capítulo de una novela durante cada tarde el mundo temblará, hasta sentiremos cómo sufren los niños israelíes con el abuso de Estados Unidos y no estaremos aferrados a la opinión de algunos periodistas vendidos a los intereses de los dominantes.

 

 

En conclusión exhorto a cada humano: pensemos con amor, luchemos por nuestra felicidad, a pesar de que el mundo nos aplaste con su manipulación aportemos con nuestras ideas y forjemos la libertad y la libertad no está en la calle, no es una fruta sagrada, no está en un eslogan, tampoco en un grito de revolución. La libertad somos nosotros y lo forjamos mediante la educación.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

LUIS ENRIQUE

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información