Literatura

Fraude y piratería Editorial



Fraude y piratería Editorial - Literatura

Cuando termine mi primer libro estaba eufórica, luego de meses de trabajo arduo al fin lo había logrado. Con manuscrito terminando comencé a buscar una editorial para publicarlo, con el conocimiento básico de lo que es y hace una editorial.

Me tope con un muro gigantesca pues no sabía entonces lo costoso que era contratar los servicios de una editorial. Fue cuando continúe mi búsqueda de otras opciones y encontré el maravilloso Amazon KDP, plataforma de publicación (en sus dos formatos) de libros para autores independientes.
La verdad tuve suerte al encontrarlo antes de que me encontrara una editorial pirata, o una fraudulenta.

Hace poco, unos meses atrás, fui contactada por un representante de una editorial. Ya de primera me pareció extraño, ¿por qué a mi? Como en ese entonces ya contaba con dos libros en Amazon la emoción de publicar con una editorial no era la misma. Lo cual me ayudo a pensar con claridad y comencé investigar. Pregunte en grupos de Facebook y ahí llovieron malos comentarios.
Descubrí que se trataba de una Editorial pirata.

Al parecer hay por un lado Editoriales “de verdad” pero poco confiables, son editoriales reales, con nombre registrado, con papeles al día. Sin embargo suelen estafar a los autores.
¿Cómo es esto?
Por lo general lo hacen con contratos muy bien elaborados para conseguir una buena tajada de las publicaciones de los libros.


Pues toda editorial trabaja con un equipo de edición donde se incluye los servicios editoriales (de diseño, maquetación, portada y publicidad). También están asociados a una imprenta y varias librerías. Por supuesto cada uno tiene su costo. Por tanto cuando un libro se vende el dinero obtenido es divido entre estos y lo que sobra es del autor.

Básicamente las ganancias del autor por libro vendido es del 10%, serian sus regalías. Y eso si no te topas con un fraude, entonces podrías quedarte sin nada.

Otra forma de actuar de estas entidades es a través de los servicios que te cobran como profesionales pero a la hora de recibirlos parecen menos que de nivel básico.

Como fue el caso de un pobre hombre, caso real publicado en un blog, que confió en Hera ediciones, que por su servicios de corrección, ortográfica y de estilo le cobraron 200 euros. Mas de un año después recibió al fin su manuscrito con 15 palabras resaltados para que él las corrija. Básicamente un robo.
Estos son ejemplos del tipo de EDITORIALES FRAUDULENTAS.

Por otro lado están las “Editoriales piratas” estas NO SON EDITORIALES, se hacen pasar por editoriales. Algunas son imprentas y su negocio consiste en sacar el mayor dinero posible al autor.

*Como Actúan;

Te contactan vía email; o por representantes en las redes sociales, como fue mi caso. Ya de una si recibís un email, no es de fiar. Las editoriales reales no buscan autores, tienen ya demasiados. Los autores lo contactan no al revés.


Piden manuscrito; ya sea por el email o en su página. “Lo evaluaremos y te contactaremos al instante”. Las editoriales reales nunca hacen eso, están llenas de manuscritos para leer. Lo que lleva al próximo punto.

Te responden al instante; Te responden al mes “Leímos tu obra y nos encanto, queremos que publiques con nosotros”. Esto es Imposible, como mencione las editoriales buenas están llenos de obras por leer y evaluar. Mínimo una editorial real tarda 6 meses en responder al envió de un manuscrito. Aunque sea una editorial pequeña tardaría al menos 3 meses, si es realmente seria. Y si quieren trabajar con vos te llamaran, no enviaran un mensaje.

Son muy insistentes; Te llenan de mensajes sobre todo lo maravilloso que es publicar con ellos, “nosotros nos encargamos de todo” pero apúrate o perderás la oportunidad. Lo que pasa es que temen ser descubiertos. Entonces no dan tiempo a pensar o buscar otras opciones.

Aceptan todas las obras: Una editorial buena que se respeta, sea grande o pequeña, acepta solo las obras de calidad. Las que considera que tiene gran posibilidad en el mercado. Si en su página encuentras muchas obras publicadas por año y de mucha variedad, entonces no es real.

 

Servicio pobre; te ofrecen excelentes servicios, al final te piden que corrijas tu obra lo mejor posible, editan lo mínimo, diseño y portada básicos, sin estilo. Imprimen por su cuenta y ni hablar de la publicidad. Porque a ellos no les importa mucho como queda el libro, si se vende o no. El negocio real es el escritor.

Venta directa: Te piden que colabores vendiendo al menos 40, 60, 70 (el número suele variar) de ejemplares por tu cuenta. Si no lo logras pues igual los tienes que pagar.

Regalías cero; si con suerte llegas a las librerías no veras un peso de la primera edición, debiste leer mejor el contrato, «está establecido en una de las clausulas que tienes que llegar a un mínimo de 100 dólares para acceder a las regalías».

Nunca pagan; lograste buenas ventas, llegaste al mínimo de regalías que necesitabas para recibir el primer pago y… no te pagan. Pero dicen que si lo harán, «solo es cuestión de tiempo». Es por lo general cuando se desentienden del autor, no responden mensajes y si los llamas no atienden.

Por eso amigo escritor, ya sea nobel, amateur o incluso con algo de trayectoria, presta mucha atención y ten mucho cuidado a la hora de firmar contratos con editoriales. Investiga ya sea en las redes, foros o a profesionales antes de aceptar.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Noemí Enrique

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.