Deporte

Fútbol de ladies – Fútbol macho



Fútbol de ladies – Fútbol macho - Deporte

En el amor por lo alto, en futbol por lo bajo

Pelé se admira como ahora las mujeres están en todo; jugadoras, entrenadoras, árbitras, selecciones en todas las categorías, campeonatos mundiales, locutoras, masajistas; menos en la FIFA.

Marta Vieira da Silva (1986-), Balón de Oro en 2010, máxima goleadora histórica de la Copa Mundial con 15 tantos, se le conoce como la Pelé con faldas o la rainha.

Deyna Castellanos es una bella y hermosa millennial venezolana, juega en Florida State University, donde tiene una beca de estudios. En 2012 con 13 años de edad fue llamada a la selección, metió el gol con que ganaron a Brasil. Entre su honroso palmarés cuenta con The Best en United Women`s Soccer , Bota de oro en 2014, goleadora histórica con su selección en 2014, metió 11; goleadora histórica en el campeonato sudamericano en 2016, metió 16; nominada a The Best junto a la norteamericana Carli Lloyd y la holandesa Lieke Martens y al premio puskas de la FIFA para el mejor gol. No ganó ninguno de los dos premios, pero para mí es la mejor y el mejor gol. Frente a la selección de Camerún en el último minuto en el campeonato sub 17 en Jordania 2016, desde media cancha, la portera contraria daba muestra de no poder creerlo; si no tuvistéis la suerte de ver en vivo ese golazo, os invito a que lo veáis en Internet ese portento de gol; al final Deyna comentó que vio salida a la portera y le metió toda la potencia, quizás no visto ni en el futbol masculino, impresionante y de paso veréis su belleza, digna de una miss Venezuela.

Qué manera tan impresionante de predicción de las madres, Irene le llamó Deyna, porque admiraba al gran jugador polaco Kazimierz Deyna, sin saber lo que esa bebé sería; similarmente Mandy Teefey admiraba a Selena, así llamó a la chica maravilla, Selena Gómez. Cómo estas chicas han superado con creces a quienes sus respectivas madres admiraban.

Parece contradictorio, pero real, por ahora el fútbol femenino no atrae a las multitudes de hombres, como en una final de liga o cuando juega la selección. Diferente será si la FIFA acepta la sugerencia que vuela en las redes.

Aquí las comparaciones:

Las mujeres juegan como hormigas, en equipo. Los hombres juegan según son celebridades y el ranking que ocupan en la FIFA y los dígitos del contrato.

En el futbol femenino no se mencionan famosas. Un equipo de futbol masculino no es nada sin una o dos estrellas.

En un partido de mujeres se oye una fuerte periquera. Los hombres juegan en silencio y concentración.

Las mujeres se les olvida la posición. Los hombres conservan su posición desde el inicio hasta el final. Un delantero espera tranquilamente hasta que le llega la pelota.

Las mujeres bajan la pelota con las piernas. Los hombres bajan la pelota con el pecho.

Las mujeres juegan por amor al arte. Los hombres por unos dólares más.

Las mujeres en el fútbol: nadie nos toma en serio.

Los hombres en el fútbol: el deporte de las multitudes.

Una joven le dice a sus padres que desea ser jugadora de fútbol: “Estáis loca”.

Un joven le dice a sus padres que desea ser jugador de fútbol: “Ese se mi hijo, un Messi”.

Las mujeres en la foto son todo sonrisas. Los hombres, austeros.

Las mujeres se llaman para reunirse: “niñas”.

Los hombres, “hey cabrones”.

Las mujeres en los camerinos no se insultan. Los hombres, sí, «hey culero».

Las mujeres, hay países que ni soñando, árabes; en Rusia nadie les presta atención. Los hombres juegan en todo el mundo.

Las mujeres: “somos una rareza”, “se nos considera inferiores”, “no podemos ser profesionales”. Los hombres: “esto es cosa de machos”.

Las mujeres en el fútbol: nadie las quiere patrocinar.

Los hombres en el fútbol: compiten por patrocinarles.

Las mujeres entrenadoras les es dificil pagar cursos de fútbol, carísimos, para que luego no les paguen los equipos y no las valoran los equipos masculinos. Los hombres entrenadores tienen buenos salarios, los patrocinadores les pagan las capacitaciones, les pagan los pasajes.

Las mujeres jugadoras no ganan. Los hombres llegan a ganar más que los profesionales universitarios.

Las mujeres les dan un pelotazo en la entrepiernas y siguen jugando. Los hombres, hayhayhay, al suelo.

Las mujeres lloran cuando ganan. Los hombres lloran cuando pierden.

Las mujeres no se intercambiar camisolas al término del partido.

Las mujeres si les ponen tarjeta se ponen a llorar. Los hombres se le van encima al árbitro, trata de alejarse, lo persiguen, lo empujan, lo insultan, casi lo linchan, a veces interviene la policía.

Dicen que ya Blatter había sugerido que usaran pantoloncitos cortitos y ceñiditos. No cabe duda Blatter era un visionario.

Hay una plataforma en Internet haciendo una encuesta para presentarla a la FIFA, donde se puede votar:

Opción 1: a favor de que juegen en bikinito. ______

Opción 2: a favor de que juegen en tanguita. ______

La opción ganadora se impondrá en todos los estadios y se garantiza lleno total.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jose Aristides Hernandez Castellon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.