Deporte

Futbol Y Juguetes Rotos

Futbol Y Juguetes Rotos - Deporte

Una vez cada cuatro años hay un algo de futbol, que es vital para que el mundo siga girando. Se trata de algo más que un deporte cualquiera, han estallado guerras a causa de partidos de futbol, la descomposición de la antigua Yugoslavia se fraguo en torno al futbol, el futbol en definitiva es el deporte que mueve el mundo.

Partido de futbol base

Equipos de futbol Base en pleno partido.

Es el deporte mayoritario en casi todo el planeta sobre el que vivimos, aunque si bien es cierto que hay países donde el deporte nacional es otro, salvando el caso de los Estados Unidos, en el resto del universo planetario en el que vives, el futbol si no es el primer deporte, es que es el segundo, lo más lejos tercero.

Esto hace que la profesión de ojeador para equipos de futbol no sea un pasear de colegio en colegio. Un ojeador serio, de un club serio, vera partidos de futbol al menos en tres países distintos al mes. Porque las estrellas del planeta futbol, ya no solo nacen en Orcasitas y en Poble Nou. También nacen a orillas del Zambeze y a los pies del monte Fuji. Hoy en día, en un universo global, la búsqueda de los próxi

mos herederos de Pele, Raúl, Figo o Beckham se extiende hasta los rincones más perdidos de la tierra.

Y en esta búsqueda de la próxima estrella; que muy a menudo es la búsqueda del próximo juguete roto; no solo participan los ojeadores de los equipos de la elite. Los ojeadores de los equipos modestos también hacen su parte; en realidad la parte más difícil. Que no es otra sino la de encontrar en sus vecindarios, en sus pueblos o en sus aldeas a ese chaval de cuatro o cinco años que cuando toca un balón lo hace con una magia característica propia de los genios.

Ellos son en gran medida los principales responsables de que esos niños lleguen a ser el próximo Cristiano Ronaldo, el siguiente Lionel Messi o quizás el próximo Fernando Torres. Pero también son los principales responsables de no saber qué hacer cuando ese niño va dejando de ser niño y o bien va perdiendo la magia que inicialmente se le veía, o bien decide adquirir el comportamiento del emperador y deja de estudiar, deja de entrenar, deja de ser un niño, una persona y se convierte en un emperador endiosado al más puro estilo Babe Ruth. Pero sin darse cuenta de que o eres Babe Ruth o el camino del endiosado termina en el arroyo.

Con suerte los niños que lleguen a estos clubes de futbol base, no sean más que eso, niños que se lo pasan bien pegándole patadas a un balón. Que es al fin y al cabo el origen de este noble deporte, que nunca debió dejar de ser más que eso.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Dani Castro

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información