Anuncios
Sociedad

¿gato O Gata? La Diferencia Es Mucho Más Que Un Centímetro

¿gato O Gata? La Diferencia Es Mucho Más Que Un Centímetro - Sociedad

Si estás pensando en incorporar un felino a tu vida y no te decides acerca de su sexo, te contaremos las ventajas y desventajas de cada uno de ellos. La cultura ha avanzado y ya no nos basamos en el hecho de que la hembra aparece con cinco sorpresitas en su panza una vez cada dos meses y que el macho se nos va de parranda para tener sus orgías sexuales durante una semana. Las cosas han cambiado y la castración es un hecho. Por lo tanto, indaga en el perfil de cada uno de los universos gatunos y toma la mejor decisión para ti.

La gata y su universo

Compañera: las hembras suelen ser mucho más compañeras de los humanos que las adoptan. Les gustan más los mimos y la falda de su humano parece ser su destino final. Si buscas una mascota pegajosa y llena de amor, te recomendamos a las chicas felinas.

Limpia: todo puede ocurrir entre el cielo y la tierra, pero la tendencia marca que es muy difícil que una hembra haga sus necesidades fuera del arenero. Su conducta se acerca a la de una mascota limpia y prolija. Además, no marca el territorio como lo hacen los machos.

Castración más cara: tener un animal es sinónimo de castrarlo. Si tienes alguna duda, te invitamos a explorar en los conceptos de una tenencia responsable de mascotas. Por lo tanto, es sumamente importante tener en cuenta los precios de dichas operaciones. A nivel general, la castración de la hembra, al ser más compleja, cuesta un 50% más que la del macho.

Puede llegar a ser más agresiva: la mayoría de las gatas son tranquilas, apacibles y mimosas. Sin embargo, algunas de ellas nacen con un temperamento inquieto y resultan agresivas y mordedoras, tanto con sus humanos como con otras hembras que anden en la vuelta.

Es más dócil a la hora de recibir compañía felina: es posible que en algún momento sientas ganas de incorporar a otro felino al hogar. En términos gatunos, dos son mejor que uno. Si es una hembra la que está en casa, la incorporación, tanto de una hembra como de un macho, será más sencilla en lo que se refiere a la adaptación.

El gato y su universo

Salidor: aunque esté castrado, nuestro varoncito felino mostrará una fuerte tendencia a salir. Si bien no volverá todo lastimado por las legendarias peleas de gatos, sí se expondrá a peligros aún mayores: el tráfico, perros y, lamentablemente, los mismos humanos. Si vives en una casa desde la cual tenga acceso al exterior, lo mejor es elegir una hembra.

La temible pulverización: el gato no debe ser castrado hasta cumplir mínimo seis meses de edad. Durante todo ese tiempo, y probablemente durante un par de meses después de su castración, pulverizará rincones, sofás, camas y hasta tu ropa. La pulverización es el temible chorro que expulsa de forma horizontal para marcar su territorio. Si eres sensible a los olores, y créeme que este se siente en el medio de tu frente, mejor elige una hembra.

Castración más barata, pero cuidado: se obstruyen: si el dinero es un problema a la hora de llevar a cabo su castración, probablemente no sintamos tentados a adquirir un macho. No obstante, su uretra es demasiado fina, y se afina aún más después de la castración, por lo que tienden a obstruirse. ¿Se puede evitar? Sí, se puede, pero nada es del todo seguro. La medida de base que debemos tomar es darle ración de alta calidad y especial para machos castrados. Con esto estaremos gastando más dinero mes a mes, por lo que la diferencia de la castración se nos esfumará. Pero el principal problema no es este: es posible que tu gato macho se obstruya más allá de las precauciones que tomes para que ello no ocurra. El resultado es la uretrostomía, una cirugía que vale aproximadamente ciento cincuenta dólares y que lo deja como una hembra. La ventaja es que no se volverá a obstruir. Sin embargo, hay dos enormes desventajas que yacen detrás de los efectos secundarios de esta operación. La primera de ellas es la pérdida permanente, y de por vida, de orina de forma constante. Sí, lo que lees, se hará pichí hasta cuando esté dormido. La segunda de ellas es que, lisa y llanamente, puede morir. Los riesgos que que la uretra cicatrice y se pegue son del 50%. Si esto ocurre, la eutanasia es la única salida si no quieres que tu bello gato fallezca a consecuencia del estallido de su vejiga.

Come más: los machos son más grandes y musculosos. Si sumamos esto a sus salidas, tenemos un mayor gasto energético, el cual se traduce en mayor gasto de comida de forma mensual.

Cuidado con los alfas: su tu machito llegó a tu vida de adulto y sin castrar, es posible que se halla desarrollado lo suficiente para ser un alfa. Esto quiere decir que tiene los mejores genes del mundo y que es un luchador nato. Los alfas son los responsables de que otros gatos vuelvan a casa hechos tiritas. Pero ellos también se llevan parte de la paliza y suelen aparecer con importantes lastimaduras. Si bien esto se termina al castrarlos, queda en ellos la necesidad imperante de pelear. Por lo tanto, cuando quieras incorporar a otro felino, tendrás que elegir una hembra sí o sí, ya que el contacto cercano con otro macho podría resultar en una trifulca letal.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Tercon Arbiza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información