Literatura

Génesis 1 – Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH)



Génesis 1 – Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH) - Literatura

La creación 

1 En el principio Dios creó los cielos y la tierra.
2 La tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.
3 Entonces dijo Dios: “Sea la luz.” Y hubo luz.
4 Dios vio que la luz era buena; y Dios separó la luz de las tinieblas.
5 Y Dios llamó a la luz día y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.
6 Entonces dijo Dios: “Haya expansión (firmamento) en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.”
7 Dios hizo la expansión (el firmamento), y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y así fue.
8 Y Dios llamó a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.
9 Entonces dijo Dios: “Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco.” Y así fue.
10 Dios llamó a lo seco “tierra,” y al conjunto de las aguas llamó “mares.” Y Dios vio que era bueno.
11 Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra vegetación: hierbas que den semilla, y árboles frutales que den su fruto con su semilla sobre la tierra según su especie.” Y así fue.
12 Y produjo la tierra vegetación: hierbas que dan semilla según su especie, y árboles que dan su fruto con semilla, según su especie. Y Dios vio que era bueno.
13 Y fue la tarde y fue la mañana: el tercer día.
14 Entonces dijo Dios: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años;
15 y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.” Y así fue.
16 Dios hizo las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche. Hizo también las estrellas.
17 Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,
18 y para dominar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios vio que era bueno.
19 Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día.
20 Entonces dijo Dios: “Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes, y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.”
21 Y Dios creó los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales, según su especie, están llenas las aguas, y toda ave según su especie. Y Dios vio que era bueno.
22 Dios los bendijo, diciendo: “Sean fecundos y multiplíquense, y llenen las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.”
23 Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.
24 Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganados, reptiles y animales de la tierra según su especie.” Y así fue.
25 Dios hizo las bestias de la tierra según su especie, y el ganado según su especie, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y Dios vio que era bueno.
Creación del Hombre y de la Mujer
26 Y dijo Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo): “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.”
27 Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28 Dios los bendijo y les dijo: “Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.”
29 También les dijo Dios: “Miren, Yo les he dado a ustedes toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto les servirá de alimento.
30 Y a todo animal de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento.” Y así fue.
31 Dios vio todo lo que había hecho; y era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana: el sexto día.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

La Biblia Hablada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.