Cine y Televisión

Gracias Matt Groening, gracias por Futurama



Gracias Matt Groening, gracias por Futurama - Cine y Televisión

Hace poco alguien me ha hecho pensar en una de las series de animación más extraordinarias que han pasado por la pequeña pantalla, Futurama. La compañera Paty28 ha escrito, bajo el título de «La retorcida mente de Matt Groening», un artículo que recordaba aquel final tan tierno en el que perro de Fry se quedaba esperando durante años en la puerta de la pizzería donde su dueño trabajaba, sin saber que había quedado criogenizado a la espera de «despertarse» mil años después. Es uno de los episodios más recordados de la serie, gracias a esa historia paralela en el que se recuerda lo que dejo atrás el protagonista de Futurama. Pero no es el único, hay unas cuantas tramas que intentan explicar lo que sintieron los familiares y amigos de Fry, que seguramente pensaba que, dada la vida que llevaba en el siglo XX, nadie le echaría de menos. Qué equivocado estaba. Y todo esto me lleva a pensar en otro episodio mítico, aquel en el que Fry recordaba la relación con su hermano Yancy.

El episodio en cuestión se titulaba algo así como «La suerte de los Fry». Fry encontraba un trébol que creía especial y que le ayudaba a tener más suerte. Siempre lo llevaba consigo. Su hermano Yancy, mayor que él, y que estaba celoso de las cosas tan guays que hacía, como bailar breakdance, siempre intentaba hacerlo mejor, pero nunca lo lograba. Yancy descubría entonces que su hermano Fry tenía un amuleto en forma de trébol, y por ello, intentaba robárselo para ser tan especial como Fry. Eso, por supuesto, desembocaba en las típicas peleas de hermanos, por lo que al final Fry escondía su amuleto dentro del vinilo de la banda sonora de «El club de los cinco» -The Breakfast Club- (una película mítica de los ochenta).

Fry descubriría en el futuro, (o su presente, según se mire), una estatua de su hermano, quien se había convertido en el primer ser humano en llegar a Marte, algo que era el sueño del propio Fry. Además, aquel hombre que había sido inmortalizado en la estatua llevaba el amuleto de la suerte y encima, o eso pensaba el pobre Fry, le había quitado su nombre: Philip J. Fry.

Al darse cuenta que su hermano le había robado su vida, Fry se enfada mucho y va en busca del disco de El Club de los Cinco para comprobar si su trébol estaba todavía ahí. Increíblemente todos sus recuerdos materiales estaban intactos en la casa de sus padres, pero el trébol había desaparecido. Efectivamente, su hermano se lo había robado, o esa creía.

Conforme avanzaba la historia, el protagonista de Futurama iba descubriendo más cosas del pasado de su hermano, y se iba enfadando mucho más porque había realizado todos los sueños que tuvo un día, y que había confesado a su hermano Yancy. Todo ello hasta que descubre que el cuerpo de su hermano está enterrado en el cementerio reservado para los héroes de la Tierra, en la Luna.

Así que, con la ayuda de Leela y de Bender, Fry se plantaba en el cementerio lunar para desenterrar los restos de su hermano Yancy para intentar recuperar lo único que ya podía, su trébol de la suerte. Era entonces, frente a la lápida de su hermano Yancy, que ahora se llamaba Philip J. Fry, o eso creía él, cuando se daba cuenta que su pasado no había sido como pensaba.

Aquel hombre llamado Philip J. Fry, no era su hermano, en realidad era su sobrino, quien había sido bautizado en honor del propio Fry, que tras desaparecer había dejado un vacío en las vidas de su familia y de su pobre, como se recordaba en el otro episodio comentado. Aquellas historias tan bien contadas y sorprendentes, que te creaban un nudo en la garganta, son de las más recordadas de Futurama. Aquel final de «La suerte de los Fry», en el que el propio Fry se da cuenta de lo que dejo atrás, se convirtió en un final memorable, alimentado con la siempre épica canción de Simple Minds, «Don’t you forget about me». Estos pequeños detalles me hacen pensar en Matt Groening, que no sé si escribió el guión de aquel episodio, pero que dieron un nivel superior al entretenimiento televisivo.

Gracias Matt Groening, gracias por Futurama.

*Paty28, Matt Groening no tenía la mente retorcida, era un genio, 😉

El final del episodio de «La suerte de los Fry» (en inglés es igualmente entrañable):

Wikipedia del episodio:

https://es.wikipedia.org/wiki/The_Luck_of_the_Fryrish

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.