Literatura

Guerra De Bestias



Guerra De Bestias - Literatura

Cuenta la historia que hace mucho tiempo, existieron dos razas tenebrosas en el planeta tierra. El norte era dominado por los Ktuss y el sur, por los Aastharos. Se sabe que desde la existencia de cada especie, libraron batallas debastables durante millones de años por el dominio, conducidos por la sed de poder que hervía en su sangre.

Los Ktuss, eran bestias aladas con grandes dientes filosos e inmortales garrotes. Sus cuerpos eran oscuros y siempre estaban sedientos de guerra.

Los Aastharos, por el contrario, eran bestias luminosas. Estas poseían poderes mágicos y dominaban la hechicería de la luz y la oscuridad.

Un buen día, en medio de la guerra de las fronteras rocosas, el cielo opaco fue iluminado por un brillo rojo encandecente que cego temporalmente a todas las bestias.

Seres extraños descendieron y al tocar la tierra con sus pasos, los combatientes cayeron de rodillas y hubo un silencio sepulcral. Al cabo de un momento, en el que los caidos recobraron su visión, los seres extraños se dirigieron a ellos, proclamando ser los creadores de todo lo que existe.

El jefe de los Aastharos dio un paso adelante.

– Mi nombre es Rhotar. Soy el encargado de mi raza. ¿Quien osa interrumpir mi legado en la guerra que se esta desatando?

– Rhotar, lider de Aasthar, mi nombre es Ighlar. Miembro de los cinco creadores de todo, guardián de los vientos y los cielos oscuros.

– Nuestra historia y orígen contraría completamente lo que dices. – replicó Rhotar. – El gigante de piedra es nuestro amo y señor. Sólo a él, servimos como sus hambrientos guerreros.

Justo en ese instante, a espaldas de Ighlar y sus acompañantes, una voz grave resonó y llamó la atención de todos.

– Yo soy Mhal-ig. Brujo mayor. Mi creador es el gran hechicero Zthenn. ¿Por qué debo creer en las palabras de mi rival y unos cuantos seres desconocidos? – el luminoso mago flotaba mientras un haz de luz rodeaba sus pies.

Ighlar miro a Mhal-ig, luego a Rhotar. Habló para todos los presentes.

– «Los Cinco», hemos decidido intervenir en esta larga batalla. – el ser misterioso se acerco a sus acompañantes. Estos extendieron un par de blancos mantos en sus manos.

– He aquí, nuestra última y más grande creación. – miró lo que sostenia y prosiguió.

– Desde hoy, no habrá mas guerra. Hago entrega de estos seres. Uno a Rhotar y el otro a Mhal-ig. Cuiden y enseñen a estas criaturas a ser mas fuertes que ustedes mismos. Un día regresaremos y cuando eso suceda, ellos dos, un Aastharo y un Ktu, lucharán hasta que el vencedor sea proclamado rey de los guerreros.

Los seres, sin más palabras, dieron vuelta y ascendieron, desapareciendo en los oscuros cielos junto con los rojos rayos.

 

Fue así como los primeros seres humanos aparecieron en la historia para cambiarlo todo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

brianmanrique

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información