Viajes y ocio

Guía rápida para tu viaje a Suecia

Guía rápida para tu viaje a Suecia - Viajes y ocio

¿Quieres ir a Suecia pero no sabes que puedes visitar o hacer allí? Aquí te dejo unas nociones básicas para que tu estancia en Suecia sea lo más divertida y amena posible.

Para empezar, lo que necesitas es tu maleta, o tu gran maleta, dependiendo en qué época del año decidas visitar este país. Como opinión personal si eres de los que le gusta la naturaleza y disfrutas viendo bosques verdes y lagos asombrosos, te aconsejo que viajes a Suecia entre los meses de Junio y Septiembre pues es la época que más brilla el sol, sin olvidar que, durante estos meses tenemos muchísima luz solar durante el día y solo unas dos horas de noche, por lo que en realidad, dormir te costará un poquito si no estás acostumbrado. Si eres de los que disfrutan de la nieve y el frío sus mejores meses son entre Enero y Febrero (el que más). Eso sí, no olvides que durante esta época del año Suecia cuenta con muy poca luz, anocheciendo a las 14:00 p.m y amaneciendo entorno a las 9:00 a.m.

Aparte de tu maleta, necesitarás dinero. Mucho dinero. Suecia no es un país barato. Seguro que esto no te pilla de sorpresa. Antes de entrar  en el tema os diré que es lo que vale tan caro en Suecia. Comer. Sí comer. Suecia está repleta de restaurantes, la mayoría restaurantes de otras culturas, tipo italianos ( a mi parecer los que más abundan), indios, japonenes, tailandeses etc contando con una escasa y propia gastronomía sueca. Sí. Lamentablemente es así. ¿Y si no le das tanta importancia a la alimentación y lo que tu deseas es ver Suecia y perder el menor tiempo posible comiendo? También puedes ir al Burger King o al Mcdonals, cadenas que como sabréis están por todo el mundo y su precio es prácticamente igual que en España. ¿Algo más? Ah sí, saber inglés o sueco, pero no es imprescindible. Los suecos saben un poquito de español, y es que en la escuela lo tienen como idioma a elegir preparando a los suecos para sus invasiones a Marbella. Otr recomendación es que ni por asomo se te ocurra cortarte el pelo en Suecia. Un corte de pelo puede costar 70 euros. Así que más vale que vayas peinado de casa si no quieres que la broma te salga cara. Fumar también puede salirte caro, en ambos sentidos.

¿Tenemos todo? Pues allá vamos.

En Suecia existen muchos locales que te cambian el dinero a coronas suecas, se llama Forex, y te lo hacen instantáneamente, eso sí, a veces hay colas y colas de gente y cobran una pequeña comisión. Mi consejo es que preguntes en tu banco si te cobrarían comisión al efectuar pagos con tarjeta en Suecia. El dinero ya no se estila en Suecia. Llevo un año prácticamente sin ver dinero y ahora que han cambiado los billetes sinceramente no tengo ni idea de como son, y es que Suecia está muy avanzado con el pago con tarjeta, pudiendo si quisieras pagar una barra de pan con ella.

Una vez que hayas solucionado esto, mi consejo es que visites una de las capitales más bonitas del mundo. Sí, Estocolmo o como algunos la conocen la Venecia del Norte. Estocolmo es una ciudad que jamás te verás agobiado por la cantidad de edificios y de gente, ya que su estructura no es para nada comparada con ciudades como Barcelona o Madrid. Estocolmo es amplia. En tu visita a esta ciudad te encontrarás muchos españoles por no decir muchísimos. Estamos por todos lados, sí.

Si eres de los que te gustan los palacios reales no te puedes perder sin duda El Royal Palace de Estocolmo, además de que tiene un precio económico, unos 15 euros por persona donde incluye la entrada a tres museos, tanto el palacio real, la cámara de los tesoros y las mazmorras o catacumbas. ¿Merece la pena? Sí. He estado cuatro veces haciendo este tour y es que, cuando vienen a visitarme todos quieren ver el palacio real  y yo no me puedo negar a que vean una de las cosas más significativas de Estocolmo. Eso sí, si quieres ver esto tendrás que despegarte las sábanas de la cara bien temprano pues los museos en Suecia suelen abrir entre las 10 a.m y cerrar sobre las 16 p.m. Gastarías mínimo dos horas haciendo el tour del palacio real pero si te gusta echar fotos a todo te auguro una estancia más larga en estos museos.

Ya que estamos cerca, después del palacio real podremos ir a otro de los sitios más emblemáticos  de Estocolmo. La Gamla Stan o el casco antiguo para que nos entendamos. ¿Qué hay ahí? Tiendas. Millones de tiendas de artículos de regalo. Ahí puedes aprovechar la oportunidad si quieres llevarle un recuerdo a tu familia y/o amigos. Pero no te pierdas la plaza de Gamla Stan pues todo el mundo que va tiene que echarse la foto de rigor con los edificios de colores detrás y si te apetece justamente al lado está el museo Nobel.

En esta misma Gamla Stan os encontraréis infinidad de restaurantes para comer. Para gustos los colores. Yo suelo ir a un italiano llamado Michelangelo. Su decoración tipo capilla sixtina en sus techos es espectacular. Todo muy bien ambientado, personal muy agradable y por supuesto, comida deliciosa.

Si os apetece patinar sobre hielo y habéis decidido ir en los meses que más nieva, podréis hacerlo en mitad de los lagos que atraviesan Estocolmo pues éstas se convierten en pistas abiertas al público cuando ellos consideran que el hielo está lo suficientemente gordo para que no ocurra una catástrofe.

¿Qué más podemos ver? El museo Vasa. Andando desde la Gamla Stan tardareis unos 20-25 minutos y las astas del barco se pueden ver desde bien lejos pues es un barco enorme. Este barco atraviesa todo el museo y hay unas cuatro plantas para ver el barco desde diferentes perspectivas. Este barco conserva la mayoría de su estructura original y su decoración digna de La Perla Negra es fantástica. Aparte del impresionante barco hay muchísimas otras cosas que explican como por ejemplo cómo fue recuperado y toda su historia. Su historia básicamente narra como se hundió nada más zarpar. ¿Merece la pena este museo? La merece. Su precio, unos diez euros. Los amortizarás bien pues aquí puedes pasarte unas 2 horas viendo todo el museo. Al lado de esta zona encontrarás otros museos como el de Abba por ejemplo, y muchos otros más.

Y si bien Estocolmo tiene infinidad de museos para visitar, habrá otras ciudades también muy espectaculares que podrás visitar como Uppsala, Gotemburgo o Malmö. Eso sí, vayas donde vayas no olvides tomar café y de camino comerte unos kanelbullar. Los suecos aman el café. La acción de tomar café y relacionarse con sus amigos se conoce como fika. Y es algo que ellos veneran como si de un dios se tratase.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Muflon

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información