Sociedad

Hablemos de: Mitos de la Virginidad Femenina



Hablemos de: Mitos de la Virginidad Femenina - Sociedad

A menudo escuchamos a las personas decir ciertas cosas acerca del tema, algunas demasiado ridículas y algunas otras que te ponen a dudar, descubre aquí cuáles son esos mitos y realidades que giran en torno a la virginidad de las féminas.

Uno de los mitos más habituales, enmarca a esa pequeña membrana que está justo a la entrada del órgano sexual femenino: el himen. Anteriormente las personas consideraban que una mujer cuyo himen estaba roto ya no era virgen, y definir la castidad de una mujer por algo tan maleable y delicado es absurdo. Esto se debe a infinidad de razones: Hay mujeres que nacen sin himen, el himen puede romperse haciendo actividades como manejar bicicleta y hacer ejercicio, el himen puede romperse si la mujer recibe un golpe fuerte. Por otra parte existen mujeres cuyo himen es tan elástico que no se rompe a la primera relación sexual. Interesante ¿no?.

Otro de los mitos que surgieron en la sociedad, se refería al hecho de producirse una separación entre las piernas luego de tener relaciones sexuales, lo cual es completamente falso, si bien algunas posiciones para el acto amatorio requieren que separes tus piernas, no significa que luego de eso no vas a poder juntarlas como lo hacías antes. Se trata de otro miedo infundado para evitar que las chicas tengan sexo antes del matrimonio, pero la verdad es que no quedará alguna evidencia externa que te delate si ya no eres virgen. Otro mito ¡Muy peligroso por cierto! consiste en aquél que establece que no se produce embarazo si es la primera vez que tienes sexo, amiga, una vez comienzas tu ciclo menstrual ya desde ese momento puedes embarazarte, así que siempre que quieras tener relaciones cuidate y que tu chico se cuide también.

Otro mito para desmentir se refiere al tipo de relación sexual: «si hago sexo anal u oral sigo siendo virgen». No, la virginidad no radica en la vagina. Sino del hecho de conservar la castidad de tu cuerpo y eso quiere decir que no hayas sido siquiera tocada por un hombre. También se comenta que perder la virginidad duele, y de hecho sí, sí duele. Pero no es un dolor agonizante, todo depende de cuan lubricada estés y de cuan excitada te encuentres. La primera vez debería ser cuidadosa, no agresiva, así que debe hablarse en pareja cuanta rudeza o fuerza quieres que tu chico aplique durante el coito.

Estos fueron algunos de los mitos más comunes referidos a la virginidad femenina, como puedes ver unos resultan patéticos y otros definitivamente mal intencionados, como quiera que sea se trata de tu cuerpo y de tu sexualidad, cuando encuentres a ese chico ideal y estés dispuesta hacerlo, hazlo, es normal sentir miedo, habla con tu pareja al respecto y sobre todo protégete, de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mary Ann

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.