Literatura

Hace tiempo que mi habitación huele a todos los vicios



Hace tiempo que mi habitación huele a todos los vicios - Literatura

Hace tiempo que mi habitación huele a todos los vicios…

El miedo a no ser correspondido; echar de menos y más, cada vez más a los viejos amigos; encuentros con algún desconocido; los sentimientos a los que no estoy acostumbrada, tan ajenos que me aturden – sea por el orgullo y la ingenuidad de los que me alimento que por la prisa que llevo para seguir conociendo – ; las búsquedas insaciables donde no se hallan respuestas, o respuestas que obtienes pero no necesitas -tienes que hacer la pregunta correcta- ; los deberes que cada vez nos parecen más jodidos, porque pesa cumplir con las expectativas más allá de las pasiones – rebeldes nos dicen- ; la distancia con mis más entrañables personajes de la vida; la alegría que nunca parece ser suficiente porque entre todo esto tan banal, sugiero que estamos hechos para algo más; todas las sustancias psicoactivas que nunca necesarias pero siempre bienvenidas para cualquier placer sensual y auditivo -melodías, siempre melodías; danzando por la vida- ; los pecados que no queremos pero siempre cometemos porque, joder, son los más exquisitos; la culpa que no tiene función más allá de limitarnos en la iniciativa de vivir -reflexión, hablemos de reflexión y no de arrepentimiento- ; cada nuevo día donde aunque decididos y con un millón de planes encima, sostengo que caminamos sin rumbo en este terreno tan simple y a la vez complicado que llamamos vida.
Vamos perdiendo, encontrando – no sé si ganando- . Aprendiendo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.18 - 11 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Wendy Erandytzel Vallejo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.