Literatura

Harley Quinn: Retrato De Una Demente

Harley Quinn: Retrato De Una Demente - Literatura

 

Harley Quinn es uno de los personajes femeninos más seguidos por los fanáticos, gracias a su alocada y ocurrente personalidad, sus humos negro y su sensualidad. Pero lo que los verdaderos fans sabemos es que esta personalidad fue cimentada más firmemente en el reinicio de New 52, pues la verdadera Harley Quinn es una demente, una psicópata sádica y desalmada, capaz de las peores atrocidades solo para complacer a su amo Joker, el cual le ha contagiado su lujuria demoníaca y hambrienta de caos y sangre.

 

Precisa y curiosamente, en el número 0 de su serie individual, se nos muestra una retrato psicológico bastante completo de la fragmentada y dañada mente de esta asesina. No sé si esto fue planeado deliberadamente o los hicieron sin querer, pero este número nos da nuevas luces sobre la verdadera Harley Quinn.

Empezamos mirando a Harley en las ruinas del cuartel de la Liga de la Justicia, meditando acerca de su salida del Suicide Squad y de su negativa a unirse a un grupo de villanos. Es una adoradora del caos, razona, pero de su propio caos.

Rememorando su pasado, nos enteramos de que Harley tuvo una infancia difícil, en la pobreza, junto a una horrible y numerosa familia; lo que la hizo encontrar su escape en el estudio, obstruyendo así la locura que aun entonces sentía nacer en ella, negando la realidad y aspirando a un sitio superior al de sus parientes.

Logrando graduarse con honores en psicología y empieza a ejercerla, pero los estúpidos problemas mentales que le relatan sus pacientes la exasperan. Ella busca algo más, la raíz más profunda de la locura, el estudio de la demencia y el caos; así que se dirige al lugar donde los peores lunáticos se pudren: Arkham.

Gustosamente estudia a los casos que los demás médicos dan por perdidos, sin embargo, no encuentra resultados positivos. Su búsqueda por la esencia de la locura la lleva a experimentarla ella misma, poniéndose en el lugar de los dementes.

Ahí ocurre algo extraño: Contrario a lo que estamos acostumbrados a ver, aquí, el Joker es el que cae rendido antes los encantos de  la doctora Herleen Frances Quinzel.

El Joker escapa de Arkham dejando un rastro de muerte y arrastrando a Harleen, a la cual arroja a el mismo tanque de químicos que lo transformo, dejándole, igual que a él, la piel blanca. “Al fin soy libre para hacerme la loca” comenta Harleen, aunque la cara de horror de tiene desmienten sus palabras. “Olvidar, jugar, hacerme la loca, la tonta” La locura de la recién nacida Harley… ¿Es real o fingida?… Con esas palabras no nos queda claro.

Mientras besa al Joker, este detiene un fragmento de vidrio que ella dirigía a su garganta. Una parte de Harley quiere matarlo, otra lo ama. Su mente este dividida en dos.

Al volver Harley a Gotham City, el Joker está desaparecido y dado por muerto desde hace mucho tiempo, así que intentara llamar su atención. Aquí vemos la fase más cruel y sanguinaria de la psicópata, que no duda en cometer las mayores atrocidades con tal de hacer volver a su lado a su amo, maestro y amante.

Vemos como es capaz de asesinar solo para robarse un par de medias.

Podemos ver que las personales de Harley son menguantes, ambiguas. Una elegante Harleen maneja sus finanzas con la precisión de un corredor de bolsa en Wall Street… para después hace volar por los aires una central policíaca, asesinando a docenas de personas inocentes.

Harley, sentada contemplando su mortal obra, se siente horrorizada por el dolor que ha causado, pero, como ella misma se ha “disociado” de la realidad, es decir, su mente se ha partido en dos; una de ellas es la fría y despiadada Harley y otra es la aun humana Harleen, la que mira impotente los actos de la parte dominante de su psique. “Mi mente racional este metida en una caja bastante pequeña atada con un moño alrededor” nos comenta Harley. “No es de tu incumbencia Harleen” dice reprimiendo a su otra mitad.

Anteriormente, Harley, disfrazada, había regalado cientos de videojuegos a niños. A una señal, un cómplice descarga un software a todos ellos. Al terminar, los videojuegos estallan, cegando en la violenta explosión la vida de los niños, de sus amigos, de sus familias, de todos aquellos que estaban cerca. Se puede calcular que las muertes se cuentan por miles.

Mientras Harley contempla las explosiones y la masacre, Deadshot, que en ningún momento hizo nada para detenerla, le comenta que no importa cuánto haga, al Joker ella no le importa  “¿Y?” es lo único que responde.

 “Somos una bala perdida y una bala perdida es inútil” dice Deadshot. “Dispárame” responde Harley.

Este comic nos muestra la verdadera cara de Harley Quinn. Una psicópata, una homicida a sangre fría, una asesina de masas que no duda en sacrificar miles de vidas inocente en aras de alto tan vacuo como llamar la atención del Joker. Lo interesante de este número es que nos muestra una nueva cara de la demente: La división de personalidades que sufre y los rastros de conciencia que la atormentan, así del odio que oculta por el hombre que le dio el empujón definitivo a la locura. Igualmente, no nos queda claro si está realmente tan loca o solamente, como ella dice, vive libre, en una libertad que encuentra la catarsis en la violencia y la muerte.

Lástima que en aras de las ventas, sacrificaran esta personalidad, sumamente interesante, para darle un mucho más suave, diluida hasta convertirla de una psicópata escalofriante, en una improbable anti heroína.

Pero está en la verdadera y original Harley, una mente trastornada que compagina de forma perfecta con el objeto de su retorcido amor: El Joker.
Imagenes: Pixabay y Google Images.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

John Lostar

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información