Sociedad

¿hasta Dónde Me Quieres?

¿hasta Dónde Me Quieres? - Sociedad

En cualquier relación de pareja, ¿estaremos preparados para enfrentar ciertas preguntas y por sobre todo, semejante nivel de sinceridad?

(Escena teatral)

 

-¿Puedo preguntarte algo?

-Eso ya de por si es una pregunta. Y paradójicamente no me preguntaste si podías hacerla antes.

-No voy a entrar otra vez en tus juegos de palabras. Respóndeme esto: ¿hasta dónde me quieres?

-¿Por qué “hasta dónde” y no “cuánto”? ¿el amor se mide por distancia y no por volumen? ¿o quieres que te diga el trilladísimo “hasta el cielo” sólo para apagar la luz y soñar con los angelitos?

-Te estoy hablando en serio.

-Explícate mejor entonces, no quiero decirte “hasta el cielo” y que me repreguntes hasta que lugar de la estratósfera con precisión.

-Quiero decir, ¿qué harías por mi como muestra del más grande amor que me tienes?

-Se supone que ahora debo decir algo tan gracioso como denigrante, la audiencia lo espera para reír. No me lo hagas tan fácil.

-Sigo hablando en serio.

-Tanto como una adolescente.

-¿Y sólo ellos pueden hablar del amor en esos términos?

-Me niego a ser cursi, ¿está mal? No sería yo si fingiera decirte algo meloso para dejarte contenta.

-No quiero algo meloso. Quiero la verdad.

-La verdad no admite unidades de medición para los sentimientos. ¿Qué pretendes que te diga exactamente cuando me preguntas “hasta dónde te quiero” que suene a una verdad comprobable?

-Quiero que me digas algo que pueda creerte, eso para mi sería la verdad.

-No vas a dejarme en paz hasta que te conteste algo que te conforme, ¿no?

-La verdad me conformaría.

-Daría la vida por tí. Y sabes que no juego con eso.

-Sí, y te creo como siempre te creí. Pero… ¿qué clase de vida?

-La mía, es la única que tengo, ¿no te alcanza?

– Darías tu vida por mi donando un órgano, tirándote bajo un camión para que no me atropelle, etc, etc. Todo eso lo entiendo. Y lo aprecio y lo agradezco.

-No es para que lo agradezcas. Lo haría porque de verdad lo siento.

-Lo sé. Pero, ¿y si eso no nos alcanza?

-¿Te parece poco sacrificio? ¿Qué dé mi vida por la tuya?

-No, no me parece poco. Quizás no me parezca lo mejor que se pueda hacer. No me malinterpretes, yo haría exactamente lo mismo por tí, me tiraría debajo de ese camión o daría mi médula para que no te pase nada, o lo que fuese necesario. Pero me refiero a otras cosas que tal vez hagan falta. A otras que necesiten ser más racionalizadas.

-Pero el amor no es racional. Eso deberías tenerlo mas en claro que yo.

-Sí y no. Si hace tanto que estamos juntos es porque más allá de lo que nos queremos, pensamos en la mejor manera de mantenernos en ese estado, ¿no es así?

-Así es. Y los dos hemos renunciado a cosas por no fastidiar al otro. No voy a decir quien perdió más para no discutir sobre eso ahora.

-Entonces, debemos reconocer que en cierto modo, nos estuvimos forzando a querernos por una decisión racional.

-¿Qué estás sugiriendo?

-Que perdimos el sentimiento primario. Que sabemos que por costumbre, por conveniencia emocional, por no estar solos, y por muchas cosas más tenemos que estar juntos y querernos.

-Eso es ridículo. Hablas como si te hubieses dado cuenta de repente de que no me quieres más y tratas de justificarlo.

-Hablo como si me hubiese dado cuenta de que tengo que pensar en como seguir queriéndote. Y no me gusta.

-Cielo, yo…

-Creí que quizás te pasara lo mismo… perdóname las lágrimas, soy una estúpida.

-No, no me pasa lo mismo… ni siquiera lo pensé.

-Entonces ésa es tu mejor respuesta. Me quieres hasta donde ni siquiera tengas que pensarlo. No estás ni cerca de la puerta que te haga replantear lo que sientes por mí. Si no estuviese tan triste estaría felizmente orgullosa de que me quieras así.

-Pero, ¿por qué estás triste, entonces?

-Porque yo sí sé hasta donde te quiero, porque llegué hasta esa puerta y me di cuenta de que daría mi vida por tí, como siempre. Pero ya no la compartiría.

-¿Ya no me quieres? ¿Me estás dejando?

-Te quiero, pero me permito utilizar la última gota de ese sentimiento puro para dejarte sin pensarlo, antes de que la razón me haga ver el daño que te causo por seguir a tu lado en pos de la comodidad de ambos. Y te pido perdón por la cobardía de hacerte la pregunta, cuando en realidad ya sabía la respuesta y no me animé a tomar la decisión sin hacerla.

Adios.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Henry Drae

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información