Literatura

Historia de las canciones (2): Street Fighting Man

Historia de las canciones (2): Street Fighting Man - Literatura

Street Fighting Man: los Stones de Mayo de 1968

Uno de las objetivos más frecuentes de las canciones es el de la reivindicación, la revolución o la protesta. De manera común conocemos a estas canciones como “canciones protesta”, porque son muy típicas entre los/as cantautores/as protesta. Pero el mundo del rock tiene también sus hitos de protesta, aunque muy a menudo se esconde detrás del significado de las letras, y no son tan claras como en otro tipo de canciones. Aunque parezca mentira los Rolling Stones también tienen su canción protesta, Street Fighting Man, creada a finales de los sesenta, cuando el mundo vivía una nueva y pequeña revolución.

Street Fighting Man, del disco Beggars Banquet (1968):

Los años sesenta fueron años muy convulsos en muchos aspectos. La nueva generación de jóvenes vivía de manera diferente a sus padres. La cultura y la música eran diferentes. La revolución hippie estaba en alza pero pese al pacifismo del movimiento, mucha gente no tenía una actitud pasiva. Y eso se tradujo en los movimientos del famoso Mayo del ’68 (este año se cumplirán 50 años). París y Praga fueron dos de sus epicentros, tal vez lo más conocidos, pero no los únicos. Estados Unidos protestaba por la Guerra de Vietnam y Reino Unido, con esa unión invisible entre las dos naciones, con sus dos movimientos culturales juveniles enlazados, hacía lo mismo.

Todo ese movimiento de protesta, especialmente en contra de la Guerra de Vietnam, llegó también a Londres, en donde los jóvenes, entre ellos muchos músicos y artistas de la época, también protestaba en contra del conflicto, a menudo en frente de la Embajada de Estados Unidos en Londres. Mick Jagger era uno de los manifestantes de una de las protestas acontecidas en la capital británica en Marzo del ’68. Hacía ya tiempo que Keith Richards tenía la canción, con su famoso riff inicial, y solo faltaba la letra, que en un primer momento trataba sobre personas violentas y que llevaba por título Did Everyone Pay Their Dudes. Pero las circunstancias mandaban, y decidieron cambiar la letra y convertirla en Street Fighting Man, con un significado mucho más político, algo inusual en las composiciones de los Stones.

Everywhere I hear the sound of marching, charging feet, boy

Cause summer’s here and the time is right for fighting in the street, boy

But what can a poor boy do

Except to sing for a rock and roll band

Cause in sleepy London town

There’s just no place for a street fighting man, no.

Por todas partes oigo el sonido de pies cargando y marchando, chico

Porque el verano está aquí y es el momento justo para pelear en la calle, chico

Pero qué puede hacer un pobre chico

Excepto cantar en una banda de rock and roll

Porque en la dormida Londres

No hay lugar para un guerrillero urbano, no.

La canción comienza así, describiendo la situación en las calles, tras años de protestas de jóvenes. Se preguntan los Stones qué pueden hacer ellos (qué puede hacer un joven si no cantar en una banda de rock and roll), qué pueden hacer en su ciudad dormida (¿se referirá a que Londres actuaba pasivamente frente a otras ciudades del mundo?), en donde no hay lugar para las protestas (no hay lugar para los guerrilleros urbanos, para los protestantes, puesto que las protestas que se desarrollaban en Londres terminaban con la policía cargando violentamente contra los manifestantes).

El resto de la letra gira en torno a esa idea, como queriendo protestar contra la actitud del gobierno de turno, que reprime a las manifestaciones y que no cambia su compromiso con Estados Unidos: But where I live the game to play is compromise solution / Pero donde yo vivo se juega a la solución de compromiso.

Puede que Street Fighting Man sea la canción más comprometida de su discografía, la políticamente más abierta. Estaba influenciada por la situación de la época. Los sesenta fueron años increíbles en lo que respecta a los movimientos culturales y las bandas de rock no eran ajenas a todo aquello porque, al fin y al cabo, sus seguidores y ellos mismos eran unos jóvenes que querían cambiar las cosas. Quedará dentro de su discografía como una de esas canciones con una curiosa historia detrás (el cambio de la letra), y con su poderoso riff acústico inicial, tan inconfundible que no hace falta decir que es obra de Keith Richards.

Street Fighting Man interpreatdo en el disco en directo Stripped

Continuará…

Más historias musicales:

Sympathy for the devil

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información