Literatura

Historias De Terror: 3:00 Am

Historias De Terror: 3:00 Am - Literatura

Suena una alarma en mi mente que me despierta de golpe, algo extraño considerando que mi pesadilla era con ojos amarillos, que me miran desde una esquina, desde un rincón desde la terraza de mi casa, desde todos lados, ocultándose en la oscuridad, una sensación de sofoco me paraliza el cuerpo, con las yemas de mis dedos rozo la sábana blanca de mi cama para sentirme vivo y despierto, “¿Seguiré despierto?” ,me pregunto, o “esto que siento, ¿en realidad es un sueño?. Un ruido en mi jardín me saca de mis pensamientos, pero no puedo moverme para ver que es, de una forma valiente y casi intrépida logro librarme de mis ataduras mentales que mantienen paralizado mi cuerpo unido a una fría cama, al lograr pararme me tambaleo, siento que alguien me observa desde un lugar distinto al que dirijo la mirada, pero solo me queda valor para ver que hay en mi jardín, casi sin pensarlo observo detenidamente mi ventana y busco en las sombras cualquier cosa que no pertenezca a este lugar, pero me distraigo fácilmente por la inmensidad de la luna que me conmueve con su esplendor, siempre he sido un romántico, pero también un iluso, rápidamente volteo y dirijo la mirada una vez más a mi cama, algo se ha caído haciendo un ruido seco y estrepitoso, me acerco con dudas en mi mente de que puede ser, al observar mi mesa de noche inmediatamente identifico que es, mi despertador, al detallarlo recuerdo a mi hija quien tan dulcemente me lo obsequio, pero no puedo concentrarme en ese bello recuerdo, algo no me deja, me asusta pensarlo pero me aqueja saber cómo se cayó el despertador de su lugar, pero aun así me acerco a él retándome a mí mismo e intentando dejar atrás mi cobardía ante lo que desconozco, recojo la causa de mi intriga con mis manos temblorosas, hace mucho frio, más de lo normal y eso no me gusta,  veo la hora en dicho aparato, son las 2:00 am, “¡NO!” me digo a mí mismo, son las 2:37 am, el despertador adelanta de una forma confusa los dígitos que marcan la hora, hasta que finalmente se detienen, pero no puedo  ver qué hora es, me distrae una mano fría que siento en mi espalda baja, grito del susto y de la sensación tan desagradable que siento, pero me he quedado sin voz. Mi intento de ayuda ha sido inútil ante una presión ejercida por una mano fría y mojada en mi cuello, ya no temo por mi, temo por mi hija que está en la otra habitación, temo por lo que le pase inmediatamente después de que este ente terrorífico y perturbador acabe conmigo, tan rápido acabo de pensar en ello, me despierto en mi cama sudando a chorros entendiendo que solo fue una pesadilla más de tantas que he tenido,  pero sin duda esta ha sido de las peores que recuerde, me levanto de mi cama con una intensa migraña, y me dirijo hacia la cocina para tomar un vaso de agua, al dejar el vaso en el fregadero escucho un grito ensordecedor, que viene de la habitación de mi hija, corro ágilmente diciéndome a mí mismo que todavía no es demasiado tarde, abro la puerta bruscamente y entro, pero doy un paso hacia atrás al ver que mi hija no está, mis ojos la buscan con desesperación, pero solo me encuentro con un reloj que marca las 3:00 y unos ojos amarillos que me miran detenidamente desde el closet de la habitación.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.40 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

pedronieves14

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información