Anuncios
Literatura

Historias Que Dejaste Olvidadas: Microcuentos Y Poesía

Historias Que Dejaste Olvidadas: Microcuentos Y Poesía - Literatura

JUNTOS

El viento mece el aroma de tus cabellos, delicioso sabor, ambrosia para mis sentidos. ¿Y tu piel? Qué decir de tu piel que no haya soñado ya; fina y suave como la seda más delicada. Por eso ardo en deseos de rozar tu boca, de perderme en tus ojos de mar, de recorrer las sinuosas curvas de tu cuerpo, de hacerte mía mujer, de hacerme tuyo, de hacernos juntos.

 

GUARDIANA DE NUESTROS SUEÑOS

Las luces de los faroles despertaban al mismo ritmo en que la noche cubría el cielo con su sombrío manto, y en tribuna de blanco marfil, Selene se engalanaba con vestido de plata para saludar a los mortales. Todo estaba en el más absoluto silencio; únicamente, el chirriar de los grillos, resonaba en el ambiente en su particular orquesta sinfónica de cortejo.

 

RECUÉRDAME SIEMPRE

Dime tú, incierto destino, dónde se esconde aquel niño que ansiaba ser hombre para conquistar sus sueños. Dime tú, fatal infortunio, que ha sido de él. Porqué ahora que es hombre ya no sueña, no siente ni padece, y su tiempo cuenta las horas venideras en un tic tac de angustia. Ahora que es hombre ya no es nada, y no encuentra el camino que dibujó en su niñez. Aquel niño podía enfrentarse a cualquier desafío, hambriento de eternas aventuras, ávido de sensaciones únicas, de ardientes amores y cálidos amaneceres. Y ahora tú, te preguntarás que ha sido de él, y yo te responderé, todo por recordar.

 

UN ÚLTIMO OBSTÁCULO QUE ELIMINAR

Se erguía orgulloso desafiando al enemigo, lanzando improperios y dejando claro a sus oponentes que no había venido precisamente para salir huyendo. En su rostro, curtido por el paso de las campañas militares se dibujaba una media sonrisa de satisfacción; había luchado bien hasta ese instante, y lo continuaría haciendo hasta el final. Esa sería la batalla decisiva que pondría en juego el destino de su pueblo, así que, la derrota no sería una opción. Se enfrentó a sus miedos con valentía, venciendo a la propia muerte, y consiguiendo la libertad para su querida tierra.

 

¿QUIÉN SOY?

¿Y si siempre hice lo que no debía? ¿Y si siempre creí en las mentiras que reflejaban mi alrededor? ¡Despierta! Grita mi prisionero. Desata mis cadenas, implora. Quizá tiene razón y son ellos los extraños; el miedo, la incomprensión, lo desconocido golpea con fuerza la sien. ¿Acaso es real? ¡Adelante! No mires atrás. Escapa del hastío en el que se ha convertido este juego llamado realidad. Ahora ha llegado el momento de la verdad, pues tú no eres igual que ellos, siempre lo has sabido. Tú eres especial. Un don te ha sido concedido, pero no será fácil controlarlo. Haz de tu presencia luz, de tu voz sonrisas, de tus manos esperanza. Libérame y seremos eternos.

 

DIOSES Y MORTALES

Todos hablan de Héctor, guardián de Troya, Aquiles, hijo de Peleo, Áyax, el guerrero indomable, Ulises el sagaz, Agamenón, rey de reyes, y de muchos otros nombres que han sobrevivido al paso de los siglos. Pero en la famosa guerra de Troya cientos de guerreros desconocidos dieron su vida por unos ideales férreos y un devoto amor a su tierra y sus gentes. Uno de estos hombres fue Apolodoro; natural de Argos. Combatió bajo las órdenes del rey Diomedes, luchando como un valiente guerrero. Inagotable día tras día se ganó el elogió de todos los soldados aqueos, y el respeto de sus enemigos troyanos. Murió al séptimo año de contienda, y sus restos fueron incinerados en una gran pira funeraria, en reconocimiento a su valor y a los servicios prestados. Sus cenizas fueron entregadas a su mujer una vez finalizada la guerra, pero su nombre se perdió en el tiempo, como el de todos esos soldados caídos en las guerras acontecidas a lo largo de la historia. Solo llegan a nuestros oídos los grandes héroes, los reyes y emperadores, los generales y altos mandos…, pero el recuerdo de los soldados que dieron su vida por una causa que creyeron justa se desvanece como brisa matutina de primavera. Recordemos a los héroes como Aquiles, o Héctor, a los grandes reyes como Agamenón o Príamo, pero dejemos un hueco en nuestra memoria para los hombres como Apolodoro, soldados desconocidos que se merecen toda nuestra admiración. Descansen en paz, valientes soldados, pues vuestro sacrificio hace grande vuestra leyenda.

 

ESPÉRAME UN MINUTO MÁS

Cuéntame la historia de tu piel, repleta de dulces paisajes, de sinuosos caminos que llevan a tu sexo amor. Cúbreme con tus tersas manos, refugio de incautos y hogar de soñadores. Ahuyenta la oscuridad de mi espíritu y únete a mí en el eterno tiempo. Pero espera un poco más amor, no tengas miedo a la soledad, pues muy pronto nuestros caminos confluirán en uno solo, continuando unidos hasta el fin de nuestros días. Luego, nos convertiremos en llameantes estrellas, así nuestro amor será contemplado en la inmortal bóveda celestial.

 

MEJOR SIN TÍ

Tardé casi dos años en poder olvidarla y rehacer mi vida. Ahora me la he vuelto a cruzar y la he ignorado. Estoy contento. Ya no la deseo como antes, mi vida ya no gira en torno a ella, ya no despierto a media noche pensando en su calor, en la sensación de placer al estar a su lado. Actualmente me siento libre, purificado de su fingido amor, de sus engaños y de esas noches de falsas promesas. Es por eso que hoy te maldigo, cocaína.

 

LOS SORPRENDENTES 20 DÍAS DE ELIOT STINSON

Un mediocre escritor irlandés que no había publicado nada en su vida, encontró la inspiración después de un curioso viaje por las costas gallegas. Todo el mundo dice que está como un cencerro, ya que él asegura que todo lo que cuenta en su novela “El cazador de sueños” es real; aunque es difícil de creer. A pesar de esto, el reconocido escritor, es aceptado por la crítica como uno de los mejores autores de novela fantástica. Ya han pasado muchos años desde que Eliot Stinson hizo ese viaje por la mágica Costa da Morte, y aunque parezca pura fantasía o síntoma de desvarío de memoria por su avanzada edad, (tiene 92 años) muchos de los datos que explica los relata con total precisión, como si realmente fueran ciertos todos los hechos que ocurrieron y que a su manera, cuenta en su famosa obra. Él, asegura haber pasado esos sorprendentes 20 días en la pensión “Terra Morfeus”, a pesar de que no consta que nunca existiera ningún lugar con ese nombre.

 

EL JUICIO FINAL

Era un soleado pero frío día de primavera, y a pesar de lo que estaba a punto de suceder, la vida de los ilusos hombres de a pie transcurría como de costumbre. Una sombra espectral comenzó a inundar de tinieblas el cielo cobalto de la mañana, mientras miles de miradas aterradas, contemplaban como una gran bola de fuego y piedras caía sobre sus indefensas cabezas.

 

APOLOGÍA A LA MUERTE

Anoche la vi sonriendo en la lejanía.
De huesuda figura y elegante semblante,
me observaba orgullosa de su guadaña reluciente.
Presagio de dulce agonía,
la dama de negro, novia fiel,
esperando el momento de abrazarme en sus helados brazos.
No ha llegado el momento, le comenté
y ella, sonriente y taimada asintió.
No vengo a buscarte, contestó,
y la segadora de almas como vino se marchó.
Al girar la esquina la pelona reapareció,
y en sus ojos huecos el terror acaricié.
No te asustes viejo amigo,
pues como he dicho, todavía no vendrás conmigo.
A su lado una mujer de hermoso rostro,
no parecía asustada, pues a la pálida señora ya esperaba.
Con un tímido saludo la dientona se despidió,
pero antes de irse me recordó:
No tengas miedo a mi visita, pues años te quedan antes de tener cita.
Pero no reniegues nunca de mí, pues la Impía nunca olvida.

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.52 - 25 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información