Viajes y ocio

Hostal Medievo, en el centro de Monforte

Hostal Medievo, en el centro de Monforte - Viajes y ocio

Uno de los sitios en los que hicimos una parada durante nuestras últimas vacaciones fue la localidad de Monforte de Lemos, donde nos quedamos dos noches para explorar aquella zona y, entre otras cosas, hacer una ruta por la Ribeira Sacra. En este caso elegimos un hostal porque, de lo que había disponible cuando buscamos en internet, era lo que más nos encajaba; y total como teníamos previsto ir allí sólo a dormir, pensamos que si no nos convencía demasiado tampoco sería traumática la cosa. La reserva la hicimos con Booking, como casi siempre, y no hubo ningún problema ni al hacerla ni al llegar al alojamiento, ni tampoco durante nuestra estancia allí.

El hostal Medievo se encuentra en la rúa Compañía 21, cerquísima del centro para ir caminando, pero no en todo el meollo sino lo suficientemente lejos como para estar en una zona bastante tranquila. La calle en la que está el hostal tiene mucho trasiego por lo que pudimos ver, pero la verdad es que no nos molestó ningún ruido durante las dos noches que dormimos allí. Junto al hotel hay un bar, que también se llama Medievo, y que después descubrimos que es de los mismos dueños; y además en la entrada del alojamiento hay un cartel que te indica que el registro debes hacerlo en el bar. Luego ya vimos que los dueños suelen estar casi todo el tiempo allí, y cuando algún huésped del hostal necesita algo, no tiene más que entrar al bar y lo atenderán sin problemas.

Nuestra habitación estaba en la primera planta del edificio (no hay ascensor ni rampas, así que entiendo que los que tengan problemas de movilidad no podrán alojarse aquí, porque no me suena haber visto habitaciones en la planta baja), era doble y tenía la siguiente distribución:

* Al entrar, lo primero que te encontrabas a la izquierda era el cuarto de baño, no demasiado grande pero muy limpio y creo que recién reformado, porque en contraste con el resto del interior del hotel, se veía muy moderno, con un plato de ducha bastante chulo, además del inodoro y el lavabo, y por supuesto dos juegos completos de toallas. En este caso no había botecitos de champú ni gel o demás cosas que te suelen poner, aunque al tratarse de un hostal ya dábamos por hecho que sería algo así, más bien austero.

* A continuación, enfrente del baño, un armario de lo más curioso, porque era medio empotrado; me explico. Por fuera se veía que tenía muy poco fondo, pero al abrir las puertas resulta que más de la mitad de ese fondo estaba encastrado en la pared, con lo cual era mucho más espacioso por dentro de lo que a simple vista nos pareció por fuera.

* El resto del espacio lo ocupaba una cama de matrimonio con una mesilla a cada lado, y a los pies de la cama, en la pared de enfrente, un escritorio con una silla, debajo un frigorífico pequeño, y en esa misma pared la televisión. Y lo que más me gustó de la habitación, no uno sino dos ventanales enormes que daban a la calle principal, en la que está el hostal.

La decoración era muy sencilla, sin florituras ni complicaciones, pero la habitación nos resultó muy acogedora. Y a pesar de que las ventanas daban a esa calle principal, ya decía al principio que no se escuchó ni un ruido ninguna de las dos noches que pasamos allí.

Hicimos la reserva con la opción de alojamiento y desayuno, que lo daban los dueños en el bar de al lado. No era en plan continental ni buffet libre como en otros sitios, pero al tratarse de un hostal ya dábamos también por hecho que sería algo así. De todas formas, te daban a elegir si querías zumo de naranja o no, café, té o chocolate, varios tipos de bollería e incluso te preparaban unas tostadas en un momento, si te apetecía. Así que en realidad no estaba nada mal. El hotel no tiene aparcamiento, pero en la calle en la que está suele haber sitio para aparcar sin problema, con lo cual otro punto a su favor. También hay conexión wifi gratuita para los huéspedes, que tenía buena señal y funcionó perfectamente el poco rato que la utilizamos. Y en cuanto al personal, sólo puedo decir cosas buenas porque fueron amabilísimos y atentos con nosotros en todo momento.

De precio tampoco estuvo nada mal la cosa, y es que las dos noches nos salieron por 96 euros; es decir, 24 euros por persona cada noche, que creo que está fenomenal. Así que, aunque pasamos poco tiempo en el hotel porque fuimos allí únicamente a dormir después de haber estado todo el rato de excursión, creo que fue una buena elección y posiblemente lo tendremos en cuenta de nuevo si volvemos por Monforte de Lemos en alguna ocasión. Aunque claro, teniendo allí mismo el parador, esa es una tentación bastante fuerte, la verdad…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.40 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

esperedondo

3 comentarios

Deja un comentario