Literatura

Hoy es eternidad

Hoy es eternidad - Literatura

Hoy es Eternidad: la Eternidad acaba, a mano derecha crece otra, pero habrá que esperar 13 o 15 estados del alma para verla. Todo mi ser es yo y ni me atrevo a asomarme a ese estanque de vidrio a ver los rasgos puntiagudos de las horas. La duración se congela en luz y el Sol habla en sangre pacífica. Si Dios tuviera ahora mismo mi corazón, buscaría el sueño para esconderse del ritmo.

El movimiento ahora persigue a la duración y no son contemporáneos. El movimiento está alcanzando a la duración y pronto serán contemporáneos. Abrazo el corazón muerto de toda la extensión de los siglos y se derriten en llantos que devuelven mundos, refrescando el alma al pasar su curso líquido por mi conciencia. Es dicha este tiempo cruzado de brazos en ocioso arrebol… esta luz parece desvestida de su ganga ecuatorial por el aire frío, y Venus aumenta su vista en el cristal de este enero. ¡Vivo y duro un sólo día aunque no basten a medirme billones de desdichas! Mi pecho tiene la amplitud de mi memoria… y ya se está rompiendo esta cancelación perfecta de infinitos pares, que sabe a leche de madre increada… el día se achica en radios de infancia circular y se me va esta certeza de una nada infinita.

Comento: Admito que a muchos parecerá repulsiva esta gramática demente que insiste con cierta senilidad en evadirse del tiempo. Admito que el tiempo es desgarro porque sólo en la angustia hay tiempo…. pero tuvo que ser un desgarro de hombres remotos e iguales que hicieron su experta contribución al calendario, gimiendo siempre, sufriendo mucho, hasta que el dolor se limitó a reloj y se estancó en número. Es cierto entonces aquello de Blake que decía “el arado de la modernidad avanza por entre los huesos de los muertos”. Se refiere a linajes que ya son transitables años, y a vidas que ahora son minutos que viven ignorantes de la conciencia lúcida.

Viví, (lo siento por los repugnados y ofendidos), la simultánea posesión de todos los contenidos de la memoria. De un tajo, de un sólo golpe por obra de una generosa tarde, abarqué la cantidad de todos los individuos que construyen anónimos el pasado en que la pobre identidad personal descansa. ¡Qué bien, qué bien dicho aquello de “Soy feliz porque lo he sido todo: Soy infeliz porque lo he perdido todo!” ¡Qué exactitud, qué parentesco con el que dijo eso!..¡Como si nunca hubiera sido un yo que no me hiciera ser él!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Amilcar Hamilton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.