Medio Ambiente

Impacto De Las Actividades Extractivas En La Vida De Las Mujeres



Impacto De Las Actividades Extractivas En La Vida De Las Mujeres - Medio Ambiente

Para casi todas y todos es una obviedad que actividades económicas como la extracción de petróleo o de minerales estratégicos trae consigo daños considerables en la salud de los ecosistemas. Sin embargo, un aspecto menos evidente, e igualmente importante, es el entramado de reconfiguraciones y cambios de orden político, social, económico y cultural que suelen ocasionar en una determinada comunidad. Y en el marco de esos cambios, las consecuencias directas de las actividades extractivas sobre la vida de las mujeres y niñas suelen pasar desapercibidas.

En aras de solventar esa invisibilidad, la organización feminista “Fondo de Acción Urgente para América Latina y el Caribe” (FAU-AL) publicó en septiembre de 2016 el libro Extractivismo en América Latina. Impacto en la vida de las mujeres y propuestas de defensa del territorio. La coordinación editorial estuvo a cargo de Tatiana Cordero Velásquez, directora ejecutiva de la organización, siendo Laura María Carvajal la autora del texto.

La publicación consta de tres partes: 1) el modelo extractivista en América Latina; 2) impacto en la vida y los derechos de las mujeres; y 3) propuestas de defensa del territorio desde las mujeres en América Latina.

Desde sus primeras páginas puede leerse que el extractivismo es un “modelo económico y político basado en la mercantilización y explotación desenfrenada” de grandes volúmenes de naturaleza. Entre sus principales rasgos destacan: a) ser una actividad llevada a cabo principalmente por empresas privadas transnacionales o asociaciones público-privadas; b) requiere de un alto abastecimiento de energía y agua; c) produce daños irreversibles en los ecosistemas; d) viola los derechos humanos de las comunidades afectadas; e) la cantidad de mano de obra que requieren es reducida, temporal o intensiva, precaria y masculina; f) condena a las economías latinoamericanas a su “papel” de exportadora de naturalezas y divisas en el marco de la división internacional del trabajo; y g) la volatilidad de los precios de las llamadas commodities (los “recursos naturales” extraídos y cotizados en las bolsas de valores) conduce a una alta vulnerabilidad fiscal, y al incremento y agudización de la deuda externa.

Aunado a estas características, todas centradas en aspectos económicos y/o económico-ecológicos, hay otro tipo de impactos, que afectan a las mujeres que habitan en las comunidades donde se instalan proyectos estratégicos de (mal)desarrollo. En palabras de la autora, la semejanza entre la explotación de las naturalezas y las mujeres no responde a particularidades esenciales de una u otra, sino a una forma de pensamiento dicotómica –definida como occidental, colonial, moderna y patriarcal- que “establece dicotomías jerárquicas entre sociedad/naturaleza, producción/reproducción, público/privado, razón/emoción y masculino/femenino, donde la segunda categoría del binomio es desvalorizada”.

En tal sentido, los ámbitos donde la vida de las mujeres se ve afectada directamente son los siguientes: la precarización del trabajo de cuidado, la pérdida de autonomía económica, la vulneración de sus derechos a la alimentación, a la salud, a la propiedad de sus tierras y a su participación en asuntos relativos al medio ambiente; el ciclo de violencia intrafamiliar y sexual, con la respectiva creación de redes de prostitución y esclavitud sexual; la pérdida de su identidad cultural y la criminalización de sus acciones en defensa de los territorios y cuerpos que habitan. Citando datos del Registro Mesoamericano de Agresiones a Defensoras de Derechos Humanos, entre 2012 y 2014 se contabilizaron 525 ataques perpetrados a mujeres defensoras. Aunado a ello, entre 1994 y 2016, se ha registrado el asesinato de al menos 22 activistas mujeres.

Sin embargo, pese a lo trágico de estas estadísticas que confirman que el extractivismo lejos de traer “progreso” y “bienestar”, proporciona “caos” y “muertes”, las mujeres siguen en pie de lucha por la defensa de la red de vida de las cuales ellas forman parte importante. Las feministas comunitarias maya-xinka de Guatemala esa convicción al decirnos que “si nos tocan la sangre nos tocan la tierra, si nos tocan la tierra nos tocan la sangre”. Esa mutua complementariedad es lo que el ecofeminismo latinoamericano sintetiza en el concepto de los territorios-cuerpos.

Aura Lolita Chávez, una lideresa Maya K’iche’, tiene una aproximación similar a la de sus coterráneas: “las mujeres decimos que defendemos la Madre Tierra, no porque nos pertenezca, sino porque somos parte de ella”. Esto es lo que la filósofa ecologista estadounidense Joanna Macy llamaría el flujo continuo de la vida.

Desde esta convicción, entre las principales formas organizativas que construyen las mujeres para la defensa de los mundos humanos y más-que-humanos encontramos las articulaciones sectoriales de mujeres de carácter nacional, organizaciones autónomas de mujeres a nivel local, redes de organizaciones de mujeres a escala regional, movimientos y procesos de resistencia comunitaria, organizaciones no gubernamentales (como el grupo FAU-AL) o colectivos ambientalistas (como Conspirando, organización chilena dedicada a la teología ecofeminista), grupos de carácter étnico, interétnico e intersectorial.

Esta hermosa contribución puede descargarse directamente desde la página de la organización editora: https://fondoaccionurgente.org.co/. Un texto de este tenor merece ser difundido en todos los espacios, y a través de todos los medios. Tal y como se encuentra plasmado en una imagen que contiene los rostros de todas las defensoras ambientalistas que han sido asesinadas en su lucha por lo justo, “que su legado NO quede en el olvido”.

  [La imagen de la entrada es la portada del libro reseñado que, a su vez, es el logo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE)]

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.78 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ma-jokaraisa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información