Viajes y ocio

Impresiones sobre Londres de una millenial triste



Impresiones sobre Londres de una millenial triste - Viajes y ocio

En la esquina del túnel de la estación de Vauxhall siempre olía a carne humana quemada. En algún semisótano cercano de ladrillo oscuro un cirujano sin licencia funde piel y grasa bisturí eléctrico en mano. Sweeney Todd ha vuelto a las andadas ahogando en la sangre y las cenizas de otros sus penas de amor contrahecho.

Las aceras de cemento rojo oscuro (… -como la sangre).

Londres entristece e inquieta, porque es una bestia enorme construida con retazos de todo, y por tanto, es inclasificable, y esas son las peores bestias, las de esencia desconocida.

Londres no podía ser otra que Amy, y Amy no pudo venir de otro sitio que no fuese Londres, porque las dos funcionan de la misma forma, a pesar de sí mismas, las dos son.

Londres no es la modernidad chick de la Middleton porque mientras que Amy es una lasciva (adjetivo) encantadora (sustantivo), Kate es encantadora (adjetivo) a secas, y una ciudad así se habría roto hace ya mucho tiempo.

He aquí una dama esencialmente inglesa, la ciudad hecha carne. Descuidada, un poco sucia, hecha de partículas individualistas y beligerantes, desorientadas y caóticas. Amy Winehouse es triste y Londres también, pero esa es una cualidad que favorece a las mujeres y envilece a las urbes.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

wasp304

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.