Ciencia

Influencia Mental Control Mental

Influencia Mental Control Mental - Ciencia

Cuando queremos transmitir un mensaje a otra persona el procedimiento es el siguiente
(este es el mejor método que hemos experimentado): Relájese la persona que desea transmitir, cierre los ojos e imagínese a la persona destinataria con el máximo detalle, como si estuviera justamente delante de nosotros. Con el pensamiento nos dirigimos a ella tal como si realmente le estuviéramos hablando directamente, como si verdaderamente estuviera allí presente
Si la concentración y la imaginación son intensas el destinatario recibe siempre el mensaje. Otra cosa es que lo reciba conscientemente. Pero aún cuando esta recepción sea totalmente inconsciente, el mensaje llega e, inevitablemente la persona tiene algún pensamiento sobre nosotros (si nos conoce) o sobre el tema del mensaje. ¿Cuantas veces os ha venido el pensamiento de algún conocido que no veíais hace tiempo y al poco os lo habéis encontrado, recibido carta o una llamada de teléfono?
Dejadme que os explique un pequeño secreto para triunfar en algunos aspectos de vuestra vida. ¿Queréis tener más oportunidades en vuestras entrevistas de trabajo o de otro tema?, ¿Deseáis modificar la predisposición hacia vosotros de alguna persona?:
Relajaos y concentraos en ella tal como os he explicado anteriormente. Explicadle entonces a esa persona las ventajas que tendría el que os escogiera a vosotros para el trabajo, o explicadle vuestras verdaderas buenas intenciones, o lo que mejor os parezca. Una hora de buena concentración e imaginación son suficientes para variar radicalmente la dirección de los acontecimientos.
ADVERTENCIA NECESARIA: No utilicéis nunca este sistema para intentar obligar a nadie, ni asustar ni coaccionar. Creedme, finalmente los perjudicados acabareis siendo vosotros. Sólo debe ser usado para razonar o explicar sin perturbar la libertad de elección de ninguna persona. O sea que si Manolita no quiere saber nada de nosotros porque está enamorada de Pepito (y nosotros no somos Pepito)… francamente, lo mejor que podremos hacer en la vida es respetar el libre albedrío ajeno. No es un consejo gratuito: al final los verdaderamente perjudicados seremos nosotros.
¿Ese profesor realmente quiere perjudicaros?, ¿Os tiene manía? (y no es sólo una excusa para justificar nuestra ineptitud), ¿Alguien tiene el deseo obsesivo de hundiros en la miseria? Pues aquí viene el arma secreta:
Bien relajaditos imaginaros un retrato vuestro (o sea, vosotros mismos) pero un retrato amoroso, lleno de buena voluntad, de amor hacia todos vuestros semejantes. Debéis imaginaros ese retrato vuestro lleno de amor y comprensión hacia ese supuesto enemigo. Y no se trata sólo de un amor fingido… si queréis usar esta arma estratégica deberéis llegar a sentir amor y compasión hacia esa persona que desea vuestro mal. Luego imaginaros a ese “enemigo” e introducid ese retrato vuestro en su corazón. Contadle que no deseáis su mal sino que comprendéis lo que sufre y que no es vuestra intención perjudicarlo. Incluso dadle un abrazo y deseadle lo mejor.
¿Comprendéis lo que quiero decir? No pasará mucho tiempo antes de que esa persona pierda su negativo interés hacia vosotros. Entonces olvidadla. No volváis a citarla siquiera, ni para bien ni para mal. Dejad que viva su vida y vosotros vivid la vuestra. Si vivís criticando a otras personas acabareis perjudicándoos a vosotros mismos.
También podéis realizar un bonito entrenamiento entre amigos, de la siguiente manera:
Quedad a una hora determinada con una persona amiga. Uno se encargará de enviar un mensaje y otro de recibirlo. Empezad usando imágenes muy simples pero muy claras: un cuadrado, un triángulo, una línea ondulada, un círculo, una línea recta horizontal o vertical, una cruz, una espiral. Elegid una sola imagen. Cuando sea la hora elegida y durante al menos media hora (al principio, luego es todo más sencillo) imaginad a [email protected] [email protected] como si estuviera delante de vosotros e imaginad el símbolo elegido. Dibujadlo mentalmente, explicádselo, redibujadlo, imaginad que lo pintáis en un papel y se lo enseñáis e incluso explicadle acerca de cosas que tienen esa forma. En fin, todo lo que se os ocurra. A esa misma hora [email protected] [email protected] tratará de captar la idea o la figura.
Para captar una idea o imagen transmitida hace falta estar relajados, tranquilos… imaginar a [email protected] [email protected] transmisor delante de vosotros y, sin desear nada, tranquilamente esperar a que os venga alguna idea o imagen… o que la figura imaginada del emisor os devele su pensamiento. Si no viene nada no os alteréis, en otra ocasión será. Lo que realmente resulta imprescindible es aprender a no proyectar uno mismo, simplemente estar tranquilamente receptivos y aceptar lo primero que venga, con la seguridad de que nosotros no hemos tenido la intención de inventar algo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tsun1

2 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información