Negocios

Inversión Y Crecimiento En El Cono Sur

Inversión Y Crecimiento En El Cono Sur - Negocios

Potenciar la llegada de inversiones, y mantener el nivel elevado durante un período prolongado, es una condición esencial para recuperar el crecimiento sostenido. Una de las consecuencias más severas que dejó el período de estancamiento que sufrió la economía entre 2012 y 2016 es que la tasa de inversión se ubicó en niveles muy bajos.

El crecimiento de 2017 trajo una buena noticia: la inversión se recuperó en forma significativa y, luego de cuatro años de haber estado en un nivel de 20 por ciento, llegó a 22,8 por ciento. Los primeros meses de 2018 mostraron una tendencia positiva, pero eso podría demorarse debido a las turbulencias recientes. No obstante, sorteadas las tensiones, los ajustes en el déficit fiscal y externo podrían generar mejores condiciones macroeconómicas para el crecimiento y la inversión.

Un tipo de cambio real más competitivo estimula la inversión en bienes transables, les da protección natural a los sectores sensibles y desincentiva la salida de recursos por turismo y formación de activos externos. El panorama toma mejor color a partir de la aprobación de la Ley de Financiamiento Productivo (conocida como la ley de mercado de capitales) y de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que lleva tranquilidad a los tomadores de decisión y garantiza la continuidad del rumbo.

Parámetro.

Para crecer de manera sostenida, la tasa de inversión debe ser de por lo menos el 25 por ciento del producto bruto interno (PBI). Más allá de que tenemos que apuntar a la convergencia con las economías desarrolladas, debemos hacerlo, antes que nada, para generar empleo suficiente y de calidad. Promover la llegada de inversiones implica dar grandes pasos. Otro punto primordial es que el tipo de cambio real no debe ubicarse por debajo de su nivel de equilibrio, ya que la inversión tiene un gran componente importado y además, en la economía, los dólares los aportan, en especial, las exportaciones.

Lazos.

Durante años, se ha permanecido al margen del proceso de robotización y automatización que atraviesa el mundo desarrollado e incluso buena parte de los emergentes. Una gran cantidad de empresas ya está trabajando e invirtiendo en desarrollar estrategias pro eficiencia para adaptarse a esta nueva etapa, liderando el proceso. Las ganancias de competitividad no sólo provienen  de la incorporación de tecnología en la producción; son líneas de acción integrales que contemplan el rediseño de la estrategia de valor, el desarrollo de proveedores y una reducción de costos que permita dar sustentabilidad a los negocios en un contexto de mayor competencia.

La inversión es la única receta de éxito para el crecimiento y la generación de empleo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Imanol Villa

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información