Literatura

#Irene#



#Irene# - Literatura

#Irene#

El otro día,en un bar mi hermano conoció a una chica,morena de ojos azules, guapisima.
Estaba encantado que por fin encontró una persona de sentimientos,no superficial,no común.
Sé pasaron más de medio día en aquel bar, hablando y conociéndose.
Su vida era de lo más interesante que había escuchado hasta entonces,simple y compleja a la vez, demasiado parecida a la mía.
Mi hermano realmente no tenía casi nada en común con ella y conmigo menos todavía.
La gente que nos conocía siempre nos decían que no entienden cómo podemos ser hermanos por nuestra forma de ser,tan distinta.
Aún así,era la única persona de mi familia a la que quería de verdad.
Irene, la chica que conoció empezó a venir a casa casi diariamente, llenándonos con su alegría y su forma de ver la vida que era tan,tan parecida a la mía que no lo podía creer.
Vivíamos los dos en un piso muy bonito que estaba en un precioso sitio tranquilo,a las afueras de la ciudad.
Cuando nuestros padres murieron en un terrible accidente de coche,el piso pasó a los nombres de los dos y mi hermano sé quedó cómo el mayor de la familia, cuidándome y hacerse cargo de todos los gastos.
Sabía que de su sueldo no era posible tener la vida que teníamos,no nos faltaba nada, siempre me compraba todo lo que le pedía y cada tres meses íbamos de vacaciones, recoriendo pueblos pequeños, haciendo fotos que era lo que a mi me encantaba.
Más de una vez le pregunté cómo hace para tener ese dinero, porque yo estaba estudiando y eso también tenía sus costes, pero nunca me respondió con la verdad y yo lo sabía.
También sabía que lo que más odió en este mundo es la mentira y aún así, seguía haciéndolo y yo haciendo que lo creya.
Irene se sentía muy bien en su compañía y mi hermano aún más, porque era la primera chica en su vida que no hacía preguntas y se amoldaba a su forma de ser.
La verdad, hacían bonita pareja.
Salían mucho y llegaban tarde, Irene empezó a quedarse cada vez más amenudo en nuestra casa y eso me encantaba.
Por las noches les escuchaba haciendo el amor y por primera vez en mi vida me sentí cómo si tuviera algo dentro de mí que no podía controlar, que no sabía lo que es ni cómo describirlo.
Iba a estudiar y nada más llegar, estaba deseando volver a casa para poder ver a Irene, hablar con ella o simplemente mirarla.
La pedí que sé mudará con nosotros y mi hermano estaba feliz de que yo encajaba tanto con su novia.
Mis días eran diferentes,cada uno de ellos me hacían sentirme más viva y con más deseos de estar cerca de ella.
Cuando no estaba mi hermano, ella se sentaba a mi lado,me acariciaba el pelo, la cara, los labios y me hacía temblar sólo con su presencia.
Me daba mucha confianza y me contaba todo sobré ella,sobre sus pensamientos y yo sobre los míos,me hacía hablar de todo lo que me pasaba por la mente sin darme cuenta.
Por fin, podría ser yo misma sin tener que ocultar lo que realmente pienso,me sentía escuchada y comprendida y eso me hizo quererla cada vez más.
Siempre íbamos de vacaciones los tres, pero una vez yo no pude ir por los estudios y fue la peor semana de mi vida,no sabía decir que es lo que me faltaba,si mi hermano o Irene.
Me llamaba cada día y me contaba los sitios que han visitado,lo que han fotografiado y lo mucho que me echa de menos.
Yo en todo este tiempo pensé que lo que siento por ella,es un cariño cómo de hermana, la que me hubiera gustado tener desde siempre y sé lo contaba, porque de ella aprendí a hablar de mis sentimientos, decir todo sin temor a la crítica o al rechazo.
Un día de estos en los que me abría ante ella, diciendo lo mucho que la quiero y que me hace sentir muy viva y muy yo, me contestó que ojalá mi cariño no fuera de hermana.
No entendí por donde iba, pero me sentí diferente ,no sentía lo mismo que por mi hermano y en mi inocencia la pregunté porque me siento así, porque siento un cariño cómo de una hermana, pero que al mismo tiempo es muy diferente al cariño que siento por mi hermano.
No me contestó, simplemente me besó en los labios y me dió un abrazo.
Yo estuve con varios chicos y los quise a cada uno de ellos,de forma más o menos intensa, nos besamos, hicimos el amor, pero jamás sentí lo que el beso de Irene hizo que sintiera .
No quise dar importancia,era un simple beso en los labios, adoraba a Irene y no pensaba que lo que sentí fuera otra cosa que el cariño que la tengo.
Mi hermano empezó a notar cómo Irene tenía más interés en hablar, estar, reír,caminar conmigo que con él y me preguntó que es lo que yo siento hacia ella.
Le dije que un gran cariño fraternal pero distinto a lo nuestro,sin explicar más profundo lo que realmente llegó a sentir cuando estoy en su compañía.
Pasaban los días y yo estaba muy feliz ,era la primera de mí clase en todas las materias,mis días se me hacían cada vez más cortos y menos aburridos.
Irene ya estaba oficialmente viviendo en nuestra casa y para mí era la primera vez que no hacía en falta a mis padres.
Mi hermano, empezó a faltar alguna noche teniendo como escusa el trabajo que tanto yo como Irene sabíamos que no es cierto, pero ella no le reprochó nada, sólo me dijo que la próxima noche que falté si es posible dormir conmigo porque sé siente sola sino está el.
No tardo nada en que mi hermano vuelva a faltar y Irene me pidió que vaya a dormir con ella y me fui.
Me metí en su cama, la dije buenas noches y me di la vuelta , cuando sentí como sus brazos me rodean y como su cuerpo tiembla, la pregunté si tiene frío y me dijo que no, luego me quedé dormida acucurada en sus brazos.
Fue la primera noche en que pude quedarme dormida tan rápido, nunca conseguía dormirme fácilmente desde el accidente de mis padres.
Al despertar, la comenté a Irene cómo me siento, cómo logró que me dormiera en sus brazos, la protección que sentí y la tranquilidad que me transmitió y vi cómo su cara de ángel se ilumina , sé pone colorada y tierna.
Me dió un abrazo y volvió a plantarme un beso en la boca, está vez muy largo y yo no quería que sé terminé, aún así me asusté un poco y la dije que no creo que es lo más indicado abrazo que me pueda dar y su respuesta fue preguntándome si me sentó mal,si quiero que nunca lo repita o si me faltó el respeto.
Yo estaba un poco petrificada pero no por sentirme mal,sino todo lo contrario por lo que sentí cuando sus labios se juntaron con los míos tan apasionante, por cómo mi cuerpo se quedó sin vida por un momento, cómo si todo se hubiera parado por aquellos instantes y no pude responder nada más que no me sentó mal y que no me importa si se vuelve a repetir.
No supe que responder y menos que está pasando conmigo, jamás he pensado en una chica,ni he sentido tanto por nadie,no sabía explicar lo que siento en palabras, solamente que viene de lo más profundo de mi y no puedo controlar.
Pasaron semanas desde aquel entonces y una madrugada llamó a la puerta la policía diciéndole a Irene que mi hermano a fallecido en un trágico accidente de coche.
Al oír el grito aterrador en la puerta del piso, salí y mi vida dejó de tener sentido en aquel momento,no era justo lo que el universo tenía preparado para mí,no era justo lo que mi corazón pudo sentir por la segunda vez,no cabía tanta tristeza y decepción con la vida,me desmayé y cuando desperté, estaba en un cama del hospital sin saber que me ha pasado.
Vi a Irene,sentada en un sillón al lado mío,vi aquella expresión en su mirada,en su cara,en sus ojos… cómo si hubiera renacido.
Empezó a llorar y ha contarme que estuve en coma tres semanas y todo lo que ha pasado.
La abracé tan fuerte y la susurré al oído que es lo único que me mantiene viva y la única razón por la que pudiera seguir adelante.
Sin parar de llorar,me respondió que soy su amor,su todo y que nunca me dejaría.
Nos volvimos a casa,me llevó al cementerio donde estaba enterado mi hermano junto a las tumbas de mis padres y sé sentó delante mía de rodillas jurandome amor eterno y me volvió a besar, está ves un beso de verdad,un beso de amor entre dos personas,dos almas perdidas.
Aquel fue el principio de un amor verdadero y lo más profundo que existe y que alguien puede llegar a sentir.
Por fin me di cuenta que lo que sentía por ella era eso…amor puro y profundo y fui capaz de reconocerlo.
Perdí todo lo que quería, toda mi familia, pero gané un amor eterno de los más bonitos que existen y por eso no pude estar enfadada con el universo, todo lo contrario, viví agradecida el resto de mi vida, feliz y plena!!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rockera 79

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información