Cine y Televisión

Joker…»sí, quiero esos 30 minutos»



Joker…»sí, quiero esos 30 minutos» - Cine y Televisión

Dentro de la cocina del Guasón, durante el proceso de tallado y pulido del anillo delicioso, Todd Phillips tuvo que aliviar «treinta minutos», cortar el exquisito y duro «trozo de diamante», quitarnos media hora de sometimiento genuino, ¿ una brutalidad cinematográfica acaso? o un «Joker con escenas nunca vistas» en el horizonte para aquellos que ya queremos verla.

Aplaudo su ojo preciso, clínico, no obstante cuando algo te gusta en demasía, siempre uno quiere seguir probando, aunque quede satisfecho.

En este blog pido la total alineación de los planetas para que sigamos deleitándonos con esta obra de arte sin ediciones, más cruda y quizá no tan comercial.

La duración exacta de este film antológico es de 122 minutos, 2 horas y 2 minutos con créditos incluídos, este tiempo rompe el “sistema establecido” que se venía utilizando, ya que otras películas de este género rondaron los 140 minutos en promedio.

Las primeras horneadas arrojaron una cinta de 2 horas y 35 minutos, finalmente decidieron cortar media hora estos artesanos del séptimo arte.

Todd Phillips y su gente rompieron el molde en todo, patearon el tablero, dieron el golpe en la mesa, escupieron sobre un símbolo sagrado, en otras palabras, se arriesgaron y ganaron, la gloria los abraza, pero por qué escribo y afirmo tan categóricamente esto:

De entrada no se basaron en los cómics para crear «los inicios del genio de la anarquía», hecho que suponían los creativos haría enfurecer a los fanáticos.

Esta causa provocó la mejor consecuencia: “una historia original e independiente que no se ha visto antes en la gran pantalla. La exploración de Arthur Fleck, un hombre ignorado por la sociedad, no es solo un estudio de carácter arenoso. Es también un amplio cuento con moraleja“. Sinopsis oficial del Joker.

En la película no vemos las clásicas peleas, destrucciones y explosiones a diestra y siniestra, todo pasa por la intensidad de la interpretación Joaquin Phoenix, la transformación de un frustrado Standapero a un monstruo que se cultivó de sus miserias personales y por la exclusión social que sufrió hasta que alguien le acercó una pistola, «no le des una arma a quién tiene excusas para usarla».

Finalizo con el mayor deseo de que podamos pronto, ver esos treinta minutos de un tanque arrollador, que fenómeno martillazo psicótico es este Joker.

 

Disfruta, comparte, acompáñame con una «seguida», «una estrellada».

Cariños formales! 

Alfredo Nicolás Avila

[email protected]

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alfredo Nicolás Avila

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información