Sociedad

Jornada laboral o seguimos siendo esclavos



Jornada laboral o seguimos siendo esclavos - Sociedad

Recordaba un poco de historia que a todos alguna vez nos comentaron o fue un tema de estudio, cuando nos narraban como un 1 de mayo de 1886, un grupo de sindicalistas ofrendaron sus vidas por exigir la reducción de la jornada de trabajo de 12 o 16 horas a 8 horas, dejado con su sacrificio el legado que se lo recuerda como el «Día del Trabajador».

Comúnmente la sociedad tiende a mejorar y minimizar los procedimientos. ¿Pero qué podrían pensar nuestros antecesores?; como es posible un sacrificio en vano, si actualmente las jornadas de trabajo solo están escritas y nadie las respeta; sufrimos la incoherencia de las políticas de ciertos directivos.

Las empresas; sea públicas o privadas exigen a sus colaboradores trabajar en horario extendido que en muchos casos duplican la jornada de 8 horas, y no son reconocidas en la remuneración; pero si existe la política interna de segregación o separación de la institución a quienes exigen el respeto a la jornada; atención mínima que presta el nivel directivo y lo consideran un acto de deslealtad o de falta de compromiso, sin detenernos a pensar que toda persona se debe a un hogar el mismo que es su motivación.

Somos las empresas responsables de romper el vinculo familiar y luego nos quejamos de los niveles de ausentismo, de los bajos niveles de producción; cuando nunca incluimos en nuestras políticas el respeto y el interés hace nuestros colaboradores, y mas bien impulsamos normas y políticas sancionadoras y de reducción de beneficios, con el mal concepto de presionar al personal, esperando que el miedo motive al rendimiento, eliminando el sentido de pertenencia que debemos buscar de nuestros colaboradores.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Marco Benalcazar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.