Política

Jóvenes Vietnamitas Se Entrenan Para Evitar El Trabajo Esclavo Y La Trata De Personas

Jóvenes Vietnamitas Se Entrenan Para Evitar El Trabajo Esclavo Y La Trata De Personas - Política

Y Hanh, una niña de la etnia Xodrah que abandonó la escuela, tiene que trabajar en las granjas de su familia todos los días para mantener a su familia de ocho miembros, que regularmente sólo puede comer una vez al día.

Hanh necesita dinero para seguir estudiando y mantenerse, pero no tiene formación profesional y no es consciente de los riesgos que corren las mujeres jóvenes de ser forzadas a la esclavitud o vendidas en burdeles.

Sin embargo, la niña de 17 años que acaba de terminar el noveno grado ha encontrado recientemente la oportunidad de aprender habilidades vocacionales y evitar aceptar ofertas de trabajo falsas que podrían acabar poniéndola en situaciones peligrosas.

“Debo aprender una habilidad profesional y valores personales para conseguir un trabajo adecuado para poder escapar de la pobreza de manera legal y segura”, dijo Hanh. “Es peligroso para mí aceptar una oferta de trabajo ahora.”

Hanh fue una de las 250 jóvenes de etnia que asistieron a una reunión celebrada a finales de agosto por las Hijas de la Caridad de las Hermanas de San Vicente de Paúl en la Iglesia Kon Trang en el distrito de Dak Ha de la provincia de Kon Tum, en las tierras altas centrales de Vietnam.

La Hna. Pascale Le Thi Triu, organizadora, dijo que el objetivo de la reunión era crear conciencia sobre los riesgos de la trata de personas, la esclavitud, la explotación sexual y otros malos tratos de las trabajadoras no calificadas, especialmente las mujeres de minorías étnicas vulnerables.

 

Triu dijo que la mayoría de los grupos étnicos minoritarios viven en zonas remotas y montañosas y están terriblemente desfavorecidos debido a la falta de acceso a la educación, la información, el transporte, la atención de la salud y otros servicios. Los habitantes de las aldeas étnicas viven en la pobreza extrema, por lo que necesitan trabajo y hacen oídos sordos a los peligros potenciales.

La provincia de Kon Tum es el hogar de 28 grupos étnicos con 268.548 personas, más de la mitad de las cuales viven con un dólar al día, según las estadísticas del gobierno de 2014.

El P. Paul Nguyen Duc Huu, párroco de la Parroquia Kon Trang, dijo que la parroquia tiene 6.432 católicos de la etnia Ro Ngao, y 1.756 de la mayoría Kinh. En promedio, las familias étnicas tienen de seis a siete hijos cada una, algunas tienen hasta 12.

Dijo que la mayoría de los niños sólo terminan la escuela primaria o secundaria y a menudo abandonan la escuela porque no pueden ir a pie a una escuela secundaria a kilómetros de sus aldeas.

Huu dijo que las mujeres locales generalmente se casan temprano, tienen muchos hijos y trabajan en granjas para ganarse la vida.

El sacerdote dijo que personas de otras parroquias cerca de Kon Trang han sido enviadas ilegalmente a trabajar como esclavos en Malasia y no tienen dinero para enviar a sus familias.

Durante la primera reunión celebrada en el distrito de Dak Ha, los participantes vieron videoclips que mostraban casos de trabajadoras migrantes de zonas rurales que eran obligadas a prostituirse e infectadas por el VIH, o enviadas a trabajar como esclavas en fábricas o granjas o a casarse con extranjeros de China, Malasia y Corea del Sur, o, en casos más raros, vendidas en el extranjero para que sus órganos fueran extraídos.

El Ministerio de Seguridad Pública informó que, de 2011 a 2015, se registraron más de 2.200 casos de trata de personas con casi 4.500 víctimas, lo que representa un aumento del 11,6 por ciento en el total de casos en comparación con el período de cuatro años anterior.

Las víctimas de la trata de seres humanos son en su mayoría personas procedentes de zonas rurales, montañosas, remotas y aisladas. La mayoría de ellos se enfrentan a dificultades económicas y carecen de oportunidades de empleo y educación.

Otras trabajadoras domésticas venden alimentos en las calles y trabajan para otras personas de manera informal. Esto significa que carecen de protección social, contratos de trabajo, seguro de desempleo, seguro de accidentes de trabajo o acceso a los servicios de salud. Los ingresos bajos e inestables y la falta de protección social los hacen particularmente vulnerables al abuso y la explotación.

Triu dijo a las jóvenes: “Estas víctimas carecen de comprensión de sus derechos y de oportunidades para desarrollar su carácter y sus habilidades profesionales”. También les advirtió que no aceptaran ofertas de trabajo lucrativas de los mediadores para trabajar ilegalmente en otros lugares.

Les aconsejó que tomaran cursos de formación profesional, estudiaran más, aprendieran a manejar sus vidas y consiguieran trabajos estables antes de casarse. “No deberías dejar tu vida al azar y a otras personas”, dijo.

Triu presentó a las participantes el Programa de capacitación para empleadas domésticas para mujeres jóvenes desfavorecidas. Su congregación ha llevado a cabo cursos de un año de duración en el Phuoc Loc Vocational Training Center en la provincia de Ba Ria Vung Tau, en el sur de Vietnam, desde 2006. El programa también prepara a las mujeres jóvenes para defenderse de los traficantes y de los nefastos empleadores.

Los cursos enseñan a los estudiantes cómo hacer las tareas domésticas, incluyendo cocinar y servir comida. Estudian inglés y aprenden a manejar el tiempo, a llevar registros financieros y a ahorrar agua y separar la basura para reciclar o compostar. También se les enseñan habilidades para resolver problemas y valores morales, como la honestidad, el respeto por sí mismos y el buen comportamiento hacia otras personas.

Triu dijo que cientos de empleadas domésticas tienen trabajos bien remunerados, con tiempo para disfrutar de la vida, terminar la escuela secundaria e ingresar a la universidad, construir casas y comprar granjas para sus familias.

Algunas empleadas domésticas compartieron sus historias con los participantes en la reunión.

Pham Thi Tham, una sirvienta que terminó el curso en 2013, dijo que ahora trabaja para una familia en Ho Chi Minh City con un salario de 8,4 millones de dong (370 dólares al mes) más alojamiento. Acababa de graduarse de la escuela secundaria y estaba lista para entrar a la universidad el otoño pasado.

“Estoy orgullosa de mi trabajo que ayuda a cambiar mi vida”, dijo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

DavidFedz

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información