Cine y Televisión

JUMANJI: EL SIGUIENTE NIVEL (Crítica y reseña)



JUMANJI: EL SIGUIENTE NIVEL (Crítica y reseña) - Cine y Televisión

Cuando Sony desempolvó su película «Jumanji» hace 22 años  para realizar una secuela en 2017, a algunos les pareció que Hollywood había tocado fondo en términos de sabotear sus propias invenciones. De hecho, «Jumanji: Bienvenidos a la jungla» demostró ser ese reboot raro basado en el concepto inicial, un juego de mesa con temas de la jungla que se apodera de la sala de estar de una familia, con un nuevo e inteligente giro en el que cuatro adolescentes muy diferentes, son absorbidos por una antigua consola de videojuegos, y les son asignados avatares que no se parecen en nada a sus personalidades en el mundo real.

La mayoría de las veces, los éxitos de taquilla impulsados ​​por sus efectos especiales se vuelven más tontos a medida que avanzan las entregas, pero «Jumanji: El siguiente nivel» (Jumanji: The Next Level) incorpora algunas ideas divertidas y frescas para mantener la franquicia en buen nivel.

Su director, Jake Kasdan, tuvo que tomar una decisión importante: o conjurar una nueva mezcla de personajes para continuar en un safari virtual, o traer de vuelta a los jugadores originales y cambiar los alter egos con los que están emparejados en el mundo de los videojuegos. Kasdan decidió hacer ambas cosas. Colaborando con los coautores que regresan Jeff Pinkner y Scott Rosenberg, decide reunir a los cuatro improbables amigos de vuelta en casa para las vacaciones. En lugar de detenerse allí, el guión también presenta a un par de novatos en forma de Danny DeVito y Danny Glover, interpretando a los ex compañeros de negocios Eddie y Milo, perdidos hace 15 años, que están en la casa cuando ese cartucho maldito lleva a todos a su peligrosa realidad paralela.

Pero antes de que eso suceda, nos enteramos de que el romance entre el asmático Spencer (Alex Wolff), quien llegó a ser «The Rock» la última vez, y Madison, la chica tímida (Morgan Turner) no sobrevivió al primer año de la universidad; mientras que Fridge, el jugador de fútbol americano (Ser’Darius Blain) y la obsesionada con las redes sociales, Bethany (Madison Iseman), parecen prosperar en sus respectivas actividades posteriores a la escuela secundaria. Los cineastas tuvieron que encontrar alguna razón para que volvieran a entrar al juego, decidiéndose por la idea de que Spencer, sintiéndose como un debilucho inútil, quería pasar más tiempo como el fuerte, rápido e intrépido Dr. Smolder Bravestone.

El juego tiene otros planes, que es mejor no desvelar aquí, aunque podría haber sido bueno para la película explorar un poco más la psicología de Spencer. Las últimas dos entregas de «Jumanji» apelan a una nostalgia cultural colectiva por los videojuegos de la década del 90, burlándose de las limitaciones técnicas y los aspectos cliché de esa experiencia (mala exposición, personajes secundarios mediocres, situaciones tontas). Lo que ignoran es la forma casi adictiva en que los sucesores más sofisticados de estos juegos han llegado a dominar la vida de quienes los juegan.

¿Qué pasaría si Spencer, en lugar de encender el peligroso y viejo juego por capricho, lo hubiera estado jugando solo todo este tiempo, a tal punto que los demás tuvieran que organizar una intervención yendo detrás de él? No hay lugar para nada muy serio en «Jumanji: El siguiente nivel», que en cambio quiere divertirnos con la posibilidad de que sus personajes puedan ser asignados a diferentes avatares, brindando a las estrellas de cine que los interpretan la oportunidad de canalizar diferentes (y en algunos casos, múltiples) personalidades.

Lo mejor de «Bienvenidos a la jungla» fue ver a Johnson burlarse de su propia personalidad al pretender ser un niño manso de repente bendecido con un cuerpo de estrella de cine. Aquí, a través de una casualidad del sistema que pasa por alto la etapa de selección de personajes, es el abuelo de Spencer, Eddie (DeVito) quien aterriza en los zapatos de Bravestone, mientras que el viejo y lento compañero de conversación, Milo (Glover) se convierte en Franklin «Mouse» Finbar (Kevin Hart)

Dwayne Johnson es por lejos la estrella de acción más rentable en Hollywood en este momento, pero tiene un rango increíblemente estrecho, y pedirle que haga una interpretación de Danny DeVito tiene resultados involuntariamente hilarantes. A veces, parece estar haciendo un acento británico; otras, suena como una mezcla entre Barbra Streisand y Elaine Stritch. Esto aturde: ¿Johnson realmente pasó tiempo con DeVito desarrollando el personaje? ¿Toda su actuación se basó en otro actor?

Hart hace un mejor trabajo al convencernos de que su personaje (un zoólogo sabelotodo) ha sido poseído por un viejo loco, mientras que Black exagera la frustración de que un atleta negro como Fridge se sienta atrapado en un tipo blanco fuera de forma. De alguna manera, Madison logra volver al mismo avatar que tenía antes, aunque otro giro un poco más adelante en la historia permitirá a los jugadores intercambiar avatares. La secuela también tiene un par de personajes nuevos, incluido un ladrón de gatos llamado Ming, interpretado por Awkwafina, quien demuestra ser el más entretenido en sus múltiples reinterpretaciones del personaje.

Claramente, «El siguiente nivel» puede ser confuso para cualquiera que no haya visto el original (las referencias a la torta como una de las debilidades de Mouse sirven como una broma interna para los espectadores que regresan), aunque ayuda que Milo y Eddie no entiendan qué les sucede, permitiendo que los demás griten las reglas a medida que avanzan. Si alguna vez has intentado jugar un videojuego con alguien de la generación de tus abuelos, apreciarás la exasperación que sienten los jugadores por estos intercambios absurdos.

A pesar de que su concepto central parece cada vez más tenso esta vez, ‘Jumanji: El siguiente nivel (2019)’ es tan buena como su predecesora. De hecho, por momentos es incluso mejor. Básicamente, la película es simplemente divertida. Los nuevos jugadores son probablemente su mayor atractivo; algunos de ellos se adaptan perfectamente e incluso enriquecen la cinta a pesar de tener solo un breve momento de pantalla. La película no es particularmente profunda ni memorable, pero no es necesario que lo sea. Logra que pases un buen momento (123 minutos) en el cine; ¿Qué más necesitas? Obviamente, algo mejor y, quizás, un poco de matiz no estaría mal, pero no es ese tipo de película para eso.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.80 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Stormer

4 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información